May 28, 2013

BLOGGER MÓVIL te odio poquito

Ay, acabó de darme cuenta que la aplicación móvil de Blogger para el Iphone pública las entradas en la fecha en la que comencé a escribirlas, ósea que, me he aventado posts que dios sabe cuando empecé y que no aparecen publicados en su fecha real.

Todo esto por que no he llevado a arreglar mi laptop, y según yo, podía hacer todo desde el celular ¡Gracias por nada!

Tendré que revisar todo lo que he publicado recientemente para ver dónde terminó. Ya por favor Google, no te pelees y saca una aplicación que no me haga quedar en ridículo todo el tiempo, publicando fotos fuera del cuadro y moviendo las entradas a donde se le da su gana. Siempre doy feedback de eso cuando hago updates, YA POR EL AMOR DE BEBE JESÚS.





Sinceramente, 
Una usuaria inconforme.

May 9, 2013

Del ruedo al campo...

Pues, ya tengo depa. Y ya vivo sola. Y estoy súper pobre... Pero increíblemente, estoy bien feliz. Sobreviví a la crisis familiar y sobreviví a la crisis propia, sin zozobrar la balsa, he mantenido mi mente y mi espíritu a flote, sin considerar un minuto el tirarme a morir.

No he estado sola, es verdad; las personas que menos esperas pero que al mismo tiempo son las que más agradeces, han estado aquí para darme la mano y me he sentido bien protegida por muchos abrazos cálidos en este tiempo de tormenta. No termino de agradecerles a quienes han sabido ser apoyos, por las sonrisas que me regalan a manos llenas.

Aunque, estoy consciente también, por primera vez en mucho tiempo, que el abrazo no viene sólo de afuera, sino de mi misma. No le he regalado un solo minuto a mi ansiedad, aunque, hay que admitirlo, si le he regalado unas gomitas y tal vez también un gansito. ¿Qué le voy a hacer? Pero no me hundí en una caja de cigarros ni me ahogué en un mar de lágrimas. De hecho, decidí no darle ni un solo día a mi tristeza siquiera para asomarse. Muchos años he pasado ya enojada con mucha gente, para todavía buscar más razones para sentirme mal. La vida es tan cortita que no quiero pasarla siendo miserable. No hay más, que seguir chambeando y seguirle echando ganas. Sin llorar.

No soy la primera, ni seré la última, que haya tenido que tomar decisiones difíciles de manera inesperada... Además, nadie se ha muerto, y nada esta escrito. Puede que esta prueba, sea sólo un paso más, para la vida, una etapa pequeña que me había faltado concluir.

Hoy se que ya no soy la mujer débil que era cuando me sucedió la última vez, en 2009. Hoy tomo al toro por los cuernos y le digo, cálmate, que no hay nadie con espadas. Hoy le abro la puerta a mi toro, para que se vaya a correr a donde plazca. ¿Qué necesidad de acorrarlarlo para enfrentarnos? El no dejará de ser toro y yo no dejare de ser yo. Vamos llevando esta fiesta en paz.


Ya tengo sueño, disculpen los desvariéis. Sólo sepan que, estoy tranquila. Estoy bien.


Ánimo.

May 4, 2013

Adiós al nido.

Hay líneas que no deben cruzarse, hay bordes que no deben jamás llegarse a raspar. Hoy se rompe un esquema y se acaba una historia. Después de mucho intentar, uno se da cuenta que en realidad no amanece más temprano, y que las cosas son y seguirán siendo como han sido ya, durante tantos ayeres.

Hoy le dije adiós al nido. Me he quedado de nueva cuenta a la deriva, buscando encontrarme a mi misma desde la pequeña habitación de hotel que hoy me servirá de morada en lo que paso a migrar a un mañana nuevo.

Tengo miedo, un poco de ansiedad y también algo de tristeza, bueno, tal vez más que algo. Es como un deja vu extraño de un año que ya se había acabado hace algunos otros. Se siente como un mayo que ya viví, en ése, mi periodo más obscuro: 2009. Sólo que esta vez, el detonante no fue un hombrecillo de mediana edad a quien mi madre jamás ha podido dejar de aborrecer. Esta vez fueron las líneas que se fueron borrando y los pesos que ya cansan de tanto arrastrar.

Quisiera decir que sé que va a pasar mañana o que estoy escribiendo estas líneas en absoluta serenidad. Pero no es enteramente cierto, sin embargo, confió en la madurez que los años me han brindado y en la siempre presente terquedad que tanto me caracteriza.

Todo va a estar bien; sólo tengo que respirar muy profundo.