December 30, 2012

December 27, 2012

Canción de la Semana




Give me love like never before,

'cause lately I've been craving more,
And it's been a while but I still feel the same,
Maybe I should let you go,
You know I'll fight my corner,
And that tonight I'll call ya,
After my blood is drowning in alcohol,
No, I just wanna hold you.

Creo que tengo un musical crush.

Happy holidays




I've searched the world,
but I keep coming back to you...

December 21, 2012

Go on, you said...




So to the South now with our hearts alive,
And our heads free of worry that our lives provide,
Off far in the distance almost out of sight
Goodbye to city days, so long to city nights


He tenido muchos días malos, he estado estresada, he trabajado cientos de horas extras, he cambiado de posición, he mejorado, he aprendido, he llorado... Semanas de tensión por la temporada y los embarques, semanas de tensión por los movimientos... pero ya llegaron mis vacaciones. Hoy se acaba el mundo, y hoy me vale. Pasaré navidad con mi familia, juntas y revueltas, lejos de todo lo malo, lejos de todo el trabajo. 

A tomar el avión y volar lejos.
Extrañame mucho.



A smile stretched from my ears to yours,

There's nothing a bit of fresh breeze won't cure

December 19, 2012

Factoids #46



“Writing is the hardest way of earning a living, with the possible exception of wrestling alligators.”

Olin Miller

December 17, 2012

December 15, 2012

Eco.

 Dicen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores; uno con el que te casas o vives para siempre, puede que el padre o la madre de tus hijos... Esa persona con la que consigues la compenetración máxima para estar el resto de tu vida junto a ella... Y dicen que hay un segundo gran amor, una persona que perderás para siempre. Alguien con quien naciste conectado, tan conectado que las fuerzas de la química escapan a la razón y les impedirán, siempre, alcanzar un final feliz. Hasta que cierto día dejarás de intentarlo…Te rendirás y buscarás a esa otra persona que acabarás encontrando. Pero te aseguro que no pasarás una sola noche, sin necesitar otro beso suyo, o tan siquiera discutir una vez más... Todos saben de qué estoy hablando, porque mientras estaban leyendo esto, les ha venido su nombre a la cabeza. Te librarás de él o de ella, dejarás de sufrir,conseguirás encontrar la paz (le sustituirás por la calma), pero te aseguro que no pasará un día en que desees que estuviera aquí para perturbarte. Porque, a veces, se desprende más energía discutiendo con alguien a quien amas, que haciendo el amor con alguien a quien aprecias.

El Zahir, Coelho.

December 14, 2012

Crisis existenciales del joven adulto promedio pt. 1

And at the end of all your knees fall down to kneel
Yeah it’s something in you always yearns for someone real





Siempre que veo este vídeo,  tengo un serio caso de proyecciones varias. Me proyecto con el muchacho, con el "rival", el peón del villano en cuestión. Cuando llega a su casa a tener problemas por cosas más allá de su control, cuando es rechazado por no poder cumplir con una tarea con la cual no se sentía seguro. Muchas veces no me siento segura de muchas cosas, pero las hago o las callo, porque forman parte de lo que tengo que hacer. O no estoy segura de por qué digo o hago ciertas cosas, cuando me doy cuenta que las cosas van tomando un rumbo completamente distinto al que a mi me interesa alcanzar o cuando las conversaciones ya se salieron demasiado del contexto inicial. Y, en la mayoría de esos casos, término siendo una persona que en realidad no soy, pero que ya no sé como dejar atrás. 

Seamos sinceros, es bien sencillo que te encasillen en un rol que no te gusta, pero del cual no te sabes salir; de la misma manera que es bien sencillo decir que te mantendrás apegada a tus ideales y sentimientos cuando al final, todo sale disparado hacia otra dirección, cuando todo el mundo te jala en otro sentido. Cuando tu quieres negro, pero todos van de blanco, y te catalogan bajo una etiqueta distinta sólo porque tu sientes que el negro es mejor para ti, sin que eso represente un desprecio o un rechazo necesario al color elegido por la mayoría.

Ya sé. No tiene sentido nada de lo anterior. Es una de esas cosas que me resultan algo difíciles de explicar, o más bien, es difícil de aterrizar... Por que ni yo estoy segura de lo que trato de decir.

A veces, son los roles que te toca jugar, lo que te lleva a sentirte encasillado. Lo que te hace sentir que no puedes salir de ahí, por que tus decisiones o tus circunstancias, te llevaron a ése punto. No digo que todo sea culpa de uno, pero tampoco podemos decir que "todos están mal, menos yo". Uno tiene que analizarse también, entender que has hecho para mantenerte en esa casilla y qué es lo que te impide salir de ahí. Y, creo, eso es lo más difícil de todo. 


Y ya no sé de que estoy hablando.




And I am a war of flesh and heart that’s left undone
Between the person that I was and have become

December 13, 2012

You should know this...

The loneliest you’ll ever be, is when you’re with the wrong person for you…

December 9, 2012

Epifanías del fin del mundo...

We spent some time together walking,
Spent some time just talking,
about who we were...







El pasado es un espejo de quienes somos, o eso leí alguna vez. Dicen que todas las cosas tienen un tiempo y un lugar, también dicen que las oportunidades son únicas al igual que los momentos mágicos. Creo que durante mucho tiempo yo compartí ése pensamiento, e incluso, sentí varios momentos "perdidos" en el ir y venir de la vida diaria. Llegué a pensar que eran decisiones mal tomadas, instantes mal aprovechados o titubeos, los que me habían hecho perderme ésa grandiosa "oportunidad"; realmente, no me pasó por la cabeza jamás que pudiera ser que no me equivoqué, que simplemente era un "no estoy lista para ello". Nunca pensé en "no sé hacerlo aún, pero aprenderé". Nunca pensé en no estar preparada para nada, y éso, probablemente sí es culpa de algo, en éste caso, mi soberbia, mi juventud inexperta o, ya en el peor de los casos, mi innata estupidez humana.

He estado pensando mucho en todo lo que ha pasado antes, por primera vez, sin los velos de sentimientos encontrados, con la cabeza fría y el corazón calmado. Te analizo y me analizo, nos veo como hemos cambiado, como hemos ido y venido en estos últimos años, una y otra vez, parados afuera de la puerta del otro, unidos por un delicado e invisible hilo que nos ata las puntas de los dedos.

¿Hace cuánto te conozco? Ni siquiera lo sé con exactitud. Tengo tantas memorias recientes contigo, tantos sentimientos encontrados, que siento como si las viejas se hubiesen disipado o escondido en alguna parte de mi memoria, a la que no consigo entrar. Estoy tocando puertas en mi cerebro, pero los recuerdos salen como espantados, a chorros que no consigo atrapar completos y que se me pierden entre los dedos. Quiero poner de nuevo las piezas separadas, para poder armarlas con cautela y entender, cómo es que llegamos a este punto de nuestras vidas, donde nos alcanza la madrugada, tratando de entendernos uno al otro, sin las lágrimas extrañas o el sentimiento apechugado del abandono.



As our hearts started

beating faster

I recalled your laughter

from long ago



Es chistoso, y a veces, muy deprimente; pero los dos sabemos que, en mi universo, no existen constantes. Menos personas, y mucho menos hombres. Sin sonar feminista, castrada o aprehensiva. Sin recelos ni resentimientos ni canciones de Paquita la que no tiene barrio, sólo con la sinceridad bruta que me caracteriza: Desde mi adolescencia hasta hoy, no he conocido un hombre que permanezca constante en mi vida, ni mi padre, ni mis tíos o hermanos, ni mis parejas, ni mis amigos; a los cuales justifico repetidamente con la frase "la vida da muchas vueltas y la gente se aleja, es normal". Quienes me han leído desde el inicio, o quienes me conocen más allá de sólo letras en un monitor, sabrán que por mi camino han pasado personas, cuya luz me ha acompañado un tiempo, pero a quienes término por abandonar a causa de conflictos o desengaños dolorosos. No soy alguien que soporte por mucho tiempo el conflicto, y mi tendencia a huir despavorida cual gacela asustada, no ayuda mucho a que me quede con gente que me da problemas. Mis amigos insisten en que tengo alguna fascinación extraña por hombres con perfiles de obsesivos compulsivos o mentirosos patológicos. Bueno, seamos sinceros, en realidad, tú eres el único que lo dice; con justa razón supongo, tu eres el que se dedica a analizar personas como forma de vida.

Pero bueno, de verdad estoy buscando llegar a algo con todo esto. 
Volvamos al tema, y déjame atar un punto con el otro: ¿Sabes? Yo estaba casada con ésa idea. Estaba casada con la idea de que no tenía alguien en quien pudiera confiar al cien por ciento, en todas situaciones, en cualquier momento. Alguien que al igual que yo, podría sobreponer situaciones personales para ofrecer una mano o un apoyo en un momento dónde se ocupara. Esto claro, porque hasta cierto punto, me sentía segura de que nadie lo haría, simple y sencillamente, porque nadie había podido hacerlo conmigo antes.


O eso pensaba.
Ahora que he estado analizando tanto, que he estado resquebrajando mis memorias buscando alcanzar aquéllas ya olvidadas, he tenido la más grande epifanía de mi vida. De pronto, voy cayendo en cuenta de tantísimas cosas, que probablemente, tú tampoco has tomado en cuenta o has pensado jamás.

Nunca me has dejado sola. Jamas has tomado un camino separado, sin una razón válida o sin una explicación acompañada de una sincera disculpa mientras me miras a los ojos y tratas de arreglarlo de alguna manera, de la única manera que sabes hacerlo. Y no, no es nuevo. Desde que me escuchaste la primera vez, en un carro, de madrugada, por obligación y accidente; hasta el día de hoy, que recibo tus mensajes a distancia y pienso en qué estarás haciendo. Siempre has estado a una llamada de distancia. Me han robado partes del carro, he tenido accidentes, he tenido malos días, he perdido el piso, he tenido crisis de identidad crisis familiares, problemas en el trabajo, relaciones tormentosas, o simplemente malos ratos... Y siempre has estado aquí. Siempre.


Basta. No me vengas con que si me has fallado. Yo tampoco te pedí ayuda. No puedes quedarme mal si no sabías que te ocupaba.



We spent some time
together crying

Spent some time just trying

to let each other go


No sólo eres apoyo: Eres maestro, enfermero y a veces, hasta mecánico.
Me enseñaste a manejar estándar, cuidaste de mí cuando me chocaron, le llevaste flores a mi mamá cuando no estaba cerca para dárselas yo misma... ¡me llevaste a una lluvia de estrellas a medio desierto aunque tenías un esguince en el pie, sólo porque nunca había visto una! Fuiste al funeral de mi abuela, aunque tu odias los panteones y todo sus menesteres; me diste la mano y supiste callarte todas tus quejas, no sólo por el evento, sino por las personas que me acompañaban. Cargaste el féretro, fuiste el primero en tomarlo cuando ni siquiera era tu familia. Sereno y estoico, observaste todo, sin mostrar en ningún momento, molestia alguna. 

Cada vez que me han robado algo del carro, has ido a sacarme de ahí, aunque estuvieras ocupado, aunque estuviera ahí alguien que te hacía incomodar, arreglaste mi carro, me pusiste la batería nueva las dos veces después de dejarme usar la tuya por días hasta que pude comprar otra.  Me llevas al cine aunque odies la película y no te quejas. Me haces de comer, revisas mis cortadas, te aseguras que traigo gasolina, te aseguras que mi carro ande bien, que ya llegué a mi casa. Cuidas mis finanzas, cuidas mi sueño, cuidas mi cuerpo: con comida sana, con ejercicio, con medicinas cuando me enfermo. No me involucras en situaciones problemáticas y aunque yo ya me haya dado cuenta de todo, lo arreglas tu mismo, buscando no darme problemas que dices no necesito. Jamás me has faltado al respeto, aunque yo lo haya hecho sin querer o sin pensar. Jamás has perdido los estribos, aunque las cosas, las personas o inclusive yo, te haya dado motivos. Bailas conmigo a media noche en la calle mientras tomamos vino, just for the fun. Siempre tienes una frase bonita que decirme cuando me ves, ya sea sobre mi apariencia, sobre mi comentario o sobre mi misma. Si llegas a olvidarlo, siempre te detienes de repente y pides disculpas por no haberme dicho que me veo "muy bien", mientras me pones la mano en el hombro como diciéndome "excelente trabajo". Aunque, en realidad, ni hice nada. Aunque estoy verde de enferma, recién vomitada y en pijamas. O borracha. O dormida. O en algún otro estado horrible e innecesario de mencionar.

Te he escrito textos tras textos, te he hecho fiestas en un carro y me he prometido a mi misma tatuarme el rayo mentado si alguna vez ganas la apuesta (Obvio que estoy segura que jamás pasará). Puedo hacer todo mal. Puedo no valorar nada en mi vida. Puedo dar por sentado muchas cosas... Pero a ti: Jamás

Así que, contéstame tu a mi, que para variar hablo más de lo que te escucho a ti, antes de que se acabe el mundo, antes de que lleguen los mayas con sus starships a esclavizarnos a todos: ¿Qué hemos estado haciendo todo este tiempo, lejos, uno del otro?

Por favor, hoy en mi entrada #300 (sí, tampoco puedo creer que sigo aquí), quiero pedirte que ya basta. Ya no te vayas nunca más. 

Pero sé que es imposible...







There’s nothing like you and I

So why do I even try?

Canción de la Semana




"And they scream

The worst things in life come free to us"