July 11, 2012

Para amanecer mejor...


"Las mujeres están para consentirlas, no para criticarlas."

Así que vamos dejando de hablar y empieza a echarme a perder.
Puedes empezar por despertarme a besos en la mañana, pero no muy temprano porque no me gusta, y menos en domingo, espera a que sean las nueve o diez. No me digas que soy floja o que duermo mucho; considera que toda la semana trabajo muy duro y me levanto muy temprano, hago muchas cosas y doy muchas vueltas, además, me desvelé en la noche, déjame dormir un día tranquila, sin presiones. Patalearé poquito, me hundiré en las cobijas un poco cuando me quieras despertar, pero más besos me despiertan más rápido y fresca como lechuga, me levanto sin chistar.

De ahí, puede seguir que te pongas a hacer de desayunar mientras me quedo quietesita leyendo el periódico. No te preocupes, no necesito vestirme. Así me da menos calor. Yo puedo poner la mesa cuando ya esté listo todo y lavar los platos cuando terminemos de comer, pero hagamos sobremesa, porque me gusta mucho platicar contigo mientras comemos. No te quedes callado, cuéntame que quieres hacer ese día o platícame como te fue en tu salida en la noche, pero no me regañes si quiero tomar una copa de vino en el desayuno, a veces me gusta acompañar mi comida con eso. Terminando de lavar platos, acuéstate conmigo a reposar la comida y veamos documentales, no me importa si están traducidos con la voz latina esa chistosa o si están en inglés, sólo hazte bolita conmigo y lo demás viene solo...