May 26, 2012

Hunger games? Pfffft!



Se acaba de terminar un proyecto gigantesco, de un semestre de duración, que consumió mi alma, la envenenó, me envejeció un par de años más rápido y me convirtió en fumadora compulsiva de la noche a la mañana. Porque obviamente, siendo la control-freak que soy, un proyecto que no dependía entera y exclusivamente de mí, que se podía interponer entre mi graduación y yo: me ponía los pelitos de punta. Y no nada más los de la cabeza.

Lo irónico de todo es, que después de semanas de no dormir pensando en eso, llego el esperado final. Y como si hubiese sido todo un chiste, vino a pasar que el desenvolvimiento de la entrega o la clausura del proyecto, no fue ni remotamente caótica, como la catástrofe de tener que armarlo con ocho personas a las que jamás había visto en mi vida y con quienes lo único que tenía en común aparte de pertenecer a la misma especie, era que tomábamos clases en el mismo edificio.

Bueno, vamos aclarando algo antes de continuar con la verborrea: siempre me ha resultado relativamente sencillo el trabajar con personas nuevas, estoy acostumbrada a ello por mi puesto actual y por los que he tenido a lo largo de mi vida, en distintos empleos, pero ésto... era un caso especial. Éstas no eran personas ordinarias. Lo juro.

Estás gentes, por así llamarles, juran que el Internet es útil sólo para ver vídeos en YouTube o para poner fotos de sus gatos o de sus carros en Facebook, que cualquier compra-venta realizada mediante el mismo (Internet) es un fraude en el 100% de los casos pues todo lo que esta en línea es mentira, que no existe un futuro más allá de la escuela que no sea el matrimonio (en el caso de las mujeres), que un producto que contenga la leyenda de "Compre ______ y se cura el cáncer" es rentable (y super legal), y que si puedes colgarte de alguien para vivir o para comer, ya tienes tu vida hecha. True story.

Luego, vinieron los contrastes, no sólo de ideologías, sino de experiencias y modos de vida. Yo he trabajado desde que salí de prepa, estoy acostumbrada a mi dinero y mis cuentas; esto, se incrementa desde que mi nivel de responsabilidades en el trabajo creció en un 300%. Ser la mini jefa de 30 personas, todas mucho más grandes en edad y en curriculum que tu, te hace sacar los colmillos que pensaste jamás desarrollar. Te enseña a delegar responsabilidades y a esperar resultados. Y te hace exigente. Un chingo, la neta. Aprendes a pedir y a dar, pero también, pierdes la paciencia cuando alguien con 24 horas disponibles te dice "no tengo tiempo". Para mis pulgas y mi suerte, la única persona del equipo aparte de mi que tenía un trabajo fijo, entregaba volantes en un módulo de información, podía faltar si quería y su nivel de compromiso era tan elevado como el de Peña Nieto con el bienestar del mexicano. (Lo siento, no me pude aguantar) Pero bueno, lo anterior no viene a ser ni la octava parte de todos los choques que tuvimos. Si me pusiera a escribir todos los problemas o cosas que viví, la biblia se haría cortita en comparación con las babosadas que pasaron.

Por si fuera poco, todo lo relacionado al proyecto parecía estar maldito. Entre que no llegaron los uniformes en tiempo, que tuvimos que improvisar la publicidad, que se quemó el radiador de mi carro el día de la entrega en forma (cuando yo traía la carpeta con las 135 hojas), etc. TODO SALÍA MAL. Mi pan de cada día era un café y un cigarro; una hora de terapia con mi gerenteque me daba consejos y me revisaba partes del proyecto a fin de que saliera bien. Cada vez que le enseñaba cosas que me habían mandado, sólo me preguntaba que si ya no hacían psicométricos para entrar a la universidad o que si estaba llevando una materia con muchachos de primer semestre. Literal, hasta me dio dos días de vacaciones y me condonó ocho mil llegadas tarde con tal de que durmiera más de cuatro horas y sacara las cosas bien. Todavía, me compró boletos para el estreno de The Avengers y me dio una palmadita en la espalda. ¿Que si lo amo? Obvio.

Previo a la entrega final, trabajamos tres días sin parar hasta muy tarde (donde usé los dos días de vacaciones que me habían dado, gracias), para llegar ése día en la mañana, desvelados, abatidos y esperando que los evaluadores nos hicieran trizas en la primer vuelta. Al final, cuando creímos que todo se iría al carajo, que pasaríamos una vergüenza espantosa y que probablemente nos veríamos nuestras horribles caras de nuevo el siguiente semestre... terminamos saliendo en el periódico local, con felicitaciones al por mayor. WHAT THE FUCK. Mindblown?
Totalmente.


Hoy, duermo como bebé con un fantástico y super bienvenido 95 de calificación. Y, esta es, ahora si, con ojeras, una camiseta polo de hombre que sirvió como uniforme improvisado y kilos de cansancio... mi cara de felicidad.



May 24, 2012

Baby, it's going to be ok.

Tears stream down on your face
When you lose something you can't replace





I know things have been getting weird for you. I know it's been hard. I know it's been painful. You're torn in the middle of a war that's not yours to fight, you have no weapons and no need to use them, still, you're standing ground at the edge of something that's about to burn you down. I know things may be a bit rough right now; everything is coming out of place and it's understandable you feel like nothing makes sense at times. It's ok. There are moments when it's ok to feel like that. There are moments when it's OK to just sit down and breathe slowly. Regaining balance after a huge crash takes a while. You need your ears to stop screeching and your head to stop spinning, then, your legs will feel solid enough for you to stand up again with out throwing up. It's ok, just breathe. Slowly. Steadily. Breathe.

But, in all and all, with everything and nothing... you mustn't let the weight placed upon your shoulders drag you down. You can't let problems that aren't not yours, drown you in their pool of shit. You have enough issues of your own to fix, stop trying to solve other people's problems. Stop fighting a war that's not yours. Be bold. Be smart. Be neutral.

You are a star in the sky of many. You are the love in the eyes of one. Believe in yourself. Believe that everything will come to pass. Believe in happy endings and work for them. Work to be happy. We can talk when you feel like doing so, once your journey is finished and all your pending things have been completed. I'll wait for you at the end of the yellow road.


You will be alright. Have faith.
I have it all in you.




Lights will guide you home.
And ignite your bones
And I will try to fix you

May 16, 2012

Me proyecto bien cabrón.

Se rompieron el corazón de mutuo acuerdo. No pueden estar juntos. No quieren estar juntos, porque si en verdad lo quisieran lo intentarían todo, pero no. Ambos son sensatos, realistas y demasiado románticos como para arriesgarse a perder todo “sólo” por intentarlo.

May 10, 2012

Once upon a time, before we go to bed.



It's unlike to me to get so caught up in things,
But I won't quit, I won't quit...



I will be the one you say goodnight to.

May 5, 2012

Saturday Thoughts.



I get up in the evening, and I ain't got nothing to say
I come home in the morning, I go to bed feeling the same way
I ain't nothing but tired, man I'm just tired and bored with myself
Hey there baby, I could use just a little help

May 2, 2012

Garden therapy for two.


Sometimes shit gets rough and you feel all crappy, like everything is just going randomly wrong. I’ve had some of those days as of lately. Hell, I’ve had some of those weeks as of lately! To tell the truth, it’s been all but weird spiral-like chaos around here; up to a point where I ended up smoking again and stopped eating out of a lost appetite that never really came back. I've lost a couple of pounds, which I don't complain of, to tell the truth, but I notice them missing as I slip my jeans on.

And well, going back to the point, just when I was going all crazy thinking I couldn’t get any more down in the dumps, you decide to give my life one more spin, by taking a freaking plane, flying two hours or so, get a ride to meet me (to which you had to track me down obviously, because I didn't tell you where I was... Stalker) appear in the middle of my day, like out of no where; AND, as if that weren't enough: you're carrying a blanket, a basket with home-made food you took the time to cook yourself (which tasted like glory), two little candles and a bottle of wine. There you are, standing outside the door, carrying all those things, still with enough calm to say I look pretty and the go ask me out for a dinner picnic in the park. Just like that. Bam.

Honestly, I think my mind can’t be more blown than what it is right now. This is probably the sweetest and nicest dinner I've had, in the most non romantic/romantic way. And, even though I'm sure you're never reading this, since you always brag about how personal blogs are and how much you dislike digging into people's private stuff, I want you to know this. I want you to know that you grabbed a handful of crap and turned into a beautiful bouquet of flowers just by standing there all goofy dressed and smiling.

You made my day, my night and my whole week.

I fucking love you.
Thank you.