April 4, 2010

Tus bolsillos están llenos de...

Mentiras.
Pero es normal. Realmente, nadie esperaba otra cosa.


Te entiendo, créeme.
Yo sé que parece que no, yo sé que piensas que no... pero lo hago.
En el fondo, sé perfectamente porqué haces las cosas. Porqué dices algo y haces otra cosa, porque me miras a los ojos pero no me miras al mismo tiempo. Porque miras hacia abajo a las demás personas mientras finges la sonrisa y les dices que te interesan, pero en realidad no lo hacen. No quieres tenerles cerca, no puedes soportar su presencia, no te interesan en lo mas mínimo. Pero ahí estás, sonriente, saludando a la gente como si fueras la reina del pueblo; haciendo promesas a diestra y siniestra que no pretendes si quiera pensar en cumplir. Poniendo personas en tus bolsillos para cuando los llegues a necesitar, añadiendo a tu colección de "amigos" a cuanto pobre iluso consideres útil para algún punto de tu apretada vida; para cuando no haya nadie más a quien llamar. Es entonces que sacas la lista, buscas algún nombre y bajo el estandarte de una frugal amistad, sales a reclamar un lugar que jamás te ha importado. Una posición que desocuparas en cuanto llegué una mejor oferta, alguien más que se desviva por pedacitos de ti, pedacitos que realmente no le das a nadie pero tu haces como que sí, porque no te interesa compartir nada con nadie, pero no tienes otra manera de retener a nadie contigo. Porque le temes a la soledad y al abandono. Temes no trascender más allá de tus propias fronteras.

Y lo entiendo.
Incluso he llegado al punto donde lo respeto. Debo decirlo, es una manera muy inteligente de moverte entre la gente, de hacer de ti mismo la compañía perfecta. Es más allá de lo que cualquier mortal pudiera hacer con buenas intenciones, por que si creo en las buenas intenciones, aunque no necesariamente en las tuyas. Eso si no. Te conozco o bueno, eso creo o eso creía, ya ni sé, no es como que importe mucho; soy sólo yo pensando en voz alta. Al fin y al cabo, alguna vez también tu fuiste un nombre más en una lista. En mi lista. Y, aunque no te guste, toda tu vida, serás un nombre más en la lista de muchas personas, incluida la mía.

8 comments:

Alethia MS said...

Todos tenemos una lista, creo. Pero algunos tenemos LA lista, la que sí importa, sí interesa, no es por conveniencia. A fin de cuentas, ésa es la importante.

Créeme, yo sé lo *mucho* que duele estar en la lista de mil personas sólo porque les soy útil para esto o aquello... mi trabajo me ha costado entender que, ni modo, así es la gente, y no hay de otra, porque el mundo es, a lo mucho, perfectible. Fuera de ahí... sin llorar.

Hermes said...

verse en un espejo no es bonito... tk care, baee

Anonymous said...

You ok sunny? I called you and messaged you. Went over to your house but didn't find you. You ok? Everythings as good as it can be right now?

marta said...

Todos, de algún modo u otro, somos nombres en la lista de otros. Pero por suerte, existe algo que no entiende de nombres superficiales ni de posiciones, algo llamado amistad.
Un beso MUYGRANDE :)

Guffo Caballero said...

Acabo de llegar de viaje y me acabo de enterar del terremoto...
Estoy impactado...
Espero estés bien, Pancake.

S Boleyn Ayres said...

Pancake el terremoto =S estás bien?? tu familia está bien???

Anonymous said...

que increible es toparse con cosas con las que uno se identifique tanto, buscaba leer algo sobre esto y me tope con tu POST, genial!.. segui leyendo y luego vi fragmentos de canciones que me gustan un buen. Desde hoy tienes una fan/lectora nueva, FELICIDADES por este espacio tan NATURAL...

Tristan Silenoz said...
This comment has been removed by the author.