February 21, 2010

If you want rainbows...

You gotta put up with the rain.



Estos últimos días han sido muy buenos. A pesar de haber estado en un evento tan catastrófico.
El viernes pasado fue un buen día, que importa si ya en la noche el alcohol estuvo unas tres (o tal vez cuatro) rayitas arriba del nivel médicamente permitido dado mi "condición", que mi primer comida del día fue a las... emmm creo que ¿ocho de la noche? No lo recuerdo la verdad, pero no importa; fuera de todo eso y la mega dosis de realidad para llevar envuelta para regalo que me dieron en la tarde, todo estuvo muuuy bien. Vi a un amigo que, por situaciones incómodas, tenía varios meses sin ver. Ni siquiera había hablado con él y planeaba no volverlo a hacer nunca. Pero es gracioso como pasan las cosas, un día no quiero volverlo a ver, y al otro, estoy escuchándolo mientras pide disculpas, viendo el arrepentimiento en sus ojos y escuchando el remordimiento en sus palabras.
Ese día tuve muy buen karma, y para los que no creen en eso, pues mucha suerte si quieren ponerlo así. Aunque no creo en la suerte, creo en la consecuencia de aquello que uno hace. Acción y reacción o causa y efecto, como más les guste. No importa mucho tampoco.

Luego, ya por fin vi a mi beibi. La reacción a eso fue: felicidad.
No, mi beibi no es ni mi novio ni ningún hijo ni nada por el estilo. Es nada más y nada menos que: mi mejor amiga, a quien por cierto, tenía más de tres meses sin ver y ya lloraba para que volviera. Maldigo la hora en que se fue a estudiar a otra parte. Si, soy egoísta, lo sé. Pero no es justo. Casi no la veo ya, no puedo hablarle cuando quiera para lo que se me ocurra y tengo que hacer cita en su agenda cada que viene porque todos la quieren ir a visitar. Encima, tengo que compartirla con su novio, que comete la insolencia de caerme más que bien dificultando así eso de ser amiga celosa. Chale, que difícil es la vida.

En la escuela todo va bien. Estoy enamorada de mis materias, aunque era de esperarse, siempre he estado enamorada con la idea de aprender. Es parte de mi ñoñez innata supongo. También de mi soberbia y, ¿porqué no? de mi ambición, porque siempre quiero saberlo todo. Lo único perdurable al final es el conocimiento y experiencias que adquieres a lo largo de tu vida, y ya ni siquiera eso es para siempre, porque tu memoria con los años (y los golpes...) deja de ser la misma. Perdón, suelo salirme del tema a veces; volvamos a lo de escuela: Parece que soy la jefa de grupo. Aunque no entiendo cómo me vino a tocar a mi, si soy la que menos nombres se aprende y a la que le dan igual la mitad de las cosas que pasan en la escuela; osease, no me interesan ni los rallys, ni los eventos, ni nada. Pero ahí estoy, sonriendo a medias a la maestra mientras apunto su teléfono en mi celular, preguntándome si estaré metiéndome en más broncas de las que necesito o de si al final no terminaré masacrada por una marabunta furiosita de estudiantes porque no les avisé cuando sería el siguiente día libre.
Pero bueno, ya me salí del tema otra vez, a lo que iba es que creo que éste semestre es el primero dónde me gustan mas que una materia o si acaso dos. Éste semestre siento, que si bien sigue sin ser la educación o el reto que esperé al entrar a la universidad, si va a ser un poco distinto a lo que estaba acostumbrada. Tal vez porque también ya no soy la misma persona que entró hace casi cuatro años a la escuela, porque igual y ya no espero nada de nadie o porque bien, realmente las cosas son diferentes. No sé, y no creo querer saber. Con el sólo hecho de estar ahí es más que suficiente. Que lo bueno venga y lo demás también. Yo puedo con todo, porque no hay nada que me pueda pasar (y no empiecen a dar ejemplos que son innecesarios) que esté mas (con su excelentísimo perdón) culero que lo que ya ha pasado. Académicamente hablando claro esta (ajá...).


Ha comenzado a llover de nuevo. Me encanta la lluvia.
Con su permiso, me voy afuera a mojarme.

2 comments:

[.fîllэ đэ ła иuît .] said...

es increíble como a pesar de días oscuros o de momentos aterradores, aún así uno se siente ... feliz... (aunque a veces uno mismo no quiera aceptarlo), y creo que en cierta medida, la lluvia ayuda ¿no crees?.. ¡ah, tan hermosa ella!.... y tan refrescante (en todos los sentidos!)

saludos mojados.

Anonymous said...

no te apures beibi para todos tengo :P
shio tamb te extraniaba a ti y nuestras platicas, ya sea de emergencia, tontadas o memorias ...


ja estaba leyendo esto y me identifico kontigo en lo castrastofico.. me paso algo parececidon .. deveritas ke komo hay gente loka en esta mundo.
a diferencia de ke yo corri kon la suerte de ke io ia no vivo aia . .