January 22, 2010

Tales of the End.

Enero/22
4:53 pm



Words are flowing out like endless rain into a paper cup.


Dicen que el mundo se va a acabar.
Ayer, según el Yahoo Wheather Forecast, un tornado vendría a pegarnos por acá, junto con todas las zonas aledañas. En la noche me quedé despierta esperando ver las cosas salir volando, esperando que el techo de mi casa fuera arrancado de la nada para poder exhalar mi último suspiro y sonreír ante el inminente fin. Pero nunca pasó nada. Sólo la lluvia que no para.
Una semana lleva ya lloviendo. A veces como que se detiene, sólo para descansar un minuto y luego, vuelve a comenzar. Algunos leves temblores acompañan al agua, nada tipo Haití ni cerquita. Aunque, si han pasado derrumbes, hace unos días se abrió la tierra y se tragó un carro que pasaba justo en ese momento, con dos muchachas más asustadas que nada adentro. Justo a una cuadra del café al que me gusta ir. De hecho, al que voy a ir en... dejen checo el reloj... 35 minutos; espero al suelo no le de hambre otra vez. Por lo menos no hasta que salga del café. Voy a ver a una amiga que no he visto en más de un año, y que me ha hecho muchísima falta. Voy a hablar de cosas efímeras, de sensaciones perdidas y a dar abrazos pendientes.

Mi madre se asusta, diciendo que a mi carro se lo va a comer la tierra. Yo le digo que se calme, que si me toca, entonces era mi tiempo. Todo tiene un tiempo.
Es normal que no lo entienda. Es normal que nadie lo entienda. ¿Quién quiere pensar en finales? ¿Quién quiere hablar de partir? Nadie.
Porque todos tienen su lista de cosas por hacer. Su Wish List que esperan cada año poder tachar uno. Cumpliendo un propósito a la vez. Yo también tenía una. Probablemente todavía la tengo por ahí, rezagada junto con aquellas cosas que comienzan a dejar de ser importantes. Porque ya hay cosas que preocupan más que eso. Porque ya taché el que estaba hasta arriba. Porque me quedé en otro plano. Porque quiero otras cosas.

Si se acabase el mundo mañana, me iría sonriendo.
Tal vez mis ojos no vieron todo lo que hay. Tal vez mis oídos no escucharon todo lo que existe. Tal vez mi cerebro no conoce grandes fronteras pero mi imaginación nunca las tuvo. Tal vez mi vida es vacía, pero mi corazón se va lleno. Se va en calma.
Y yo me voy sonriente mirando el cielo.



Sounds of laughter, shades of earth are ringing
Through my open ears inciting and inviting me
Limitless undying love which shines around me like a
million suns and calls me on and on
Across the Universe.
Across the universe - Fiona Apple

6 comments:

Putrick said...

Si hubiera llegado el tornado, fácil, sigues el camino amarillo.

A mí también me gusta el ocho y medio.

La Diabla said...

Numero 1.- Como pudiste creer que nos atacaria un tornado!? jejeje
Numero 2.- Aguas con los bachesitos jejeje
Numero 3.- No asustes a tu mamá jeje
Numero 4.- No creo que te mueras...not yet...
Numero 5.- No creo que necesites una lista...ve viviendo a ritmo y agustoooooo
Numero 6.- Cuidese pequeña Pancake!!!

[.fîllэ đэ la иuît.] said...

también tengo una lista sin tachar... tal vez algún día, y si no hay "vida" ya no importa... sólo espero que cuando "me vaya", pueda cerrar mis ojos con serenidad sin importar la cicunstancia...

saludos a la distancia...

Pancake said...

Putrick: Y uso mis zapatillas rojas para volver a casa.

D: Pues no lo creí, sin embargo hay muchas cosas que no creo y pasan. Los baches y mi mamá son inevitables. Tampoco creo morir. Y eso hago, aunque a veces pierda el "flow".

S Boleyn Ayres said...

Esa es la cosa con morir, que uno nunca lo cree, pero saber que de pasar, te irías en paz, le da un sentido diferente a las cosas.

Besos =)

Robote said...

Jai guru deva om...
Nothing's gonna change my world...
El 8 y 1/2 esta cura para despejarse y salir con los amigos; sabra cuando se acabara el mundo, de por si ya como va todo, a seguir viviendo y cuidarnos de que no nos trague la tierra.