November 7, 2010

Out among the stars I sail...


Commemoration of Charles Williams, Spiritual Writer, 1945


It may be possible for each of us to think too much of his own potential glory hereafter; it is hardly possible for him to think too often or too deeply about that of his neighbour. The load, or weight, or burden, of my neighbour's glory should be laid daily on my back, a load so heavy that only humility can carry it, and the backs of the proud will be broken. It is a serious thing to live in a society of possible gods and goddesses, to remember that the dullest and most uninteresting person you talk to may one day be a creature which, if you saw it now, you would be strongly tempted to worship --or else a horror and a corruption such as you now meet, if at all, only in a nightmare. All day long we are, in some degree, helping each other to one or other of these destinations. It is in the light of these overwhelming possibilities, it is with the awe and the circumspection proper to them, that we should conduct all our dealings with one another, all friendships, all loves, all play, all politics. There are no ordinary people.

~C. S. Lewis~

October 13, 2010

Intertwined


Love is a temporary madness.
It erupts like an earthquake and then subsides. And when it subsides you have to make a decision. You have to work out whether your roots have become so entwined together that it is inconceivable that you should ever part. Because this is what love is. Love is not breathlessness, it is not excitement, it is not the promulgation of promises of eternal passion. That is just being "in love" which any of us can convince ourselves we are.

Love itself is what is left over when being in love has burned away, and this is both an art and a fortunate accident.
~Captain Corelli's Mandolin

September 26, 2010

We are all made of stars.



Every atom in your body came from a star that exploded. And, the atoms in your left hand probably came from a different star than your right hand. It really is the most poetic thing I know about physics: You are all stardust. You couldn’t be here if stars hadn’t exploded, because the elements - the carbon, nitrogen, oxygen, iron, all the things that matter for evolution and for life - weren’t created at the beginning of time. They were created in the nuclear furnaces of stars, and the only way for them to get into your body was because those stars were kind enough to explode.

So, forget Jesus.
The stars died so that you could be here today.
















No batteries nor religious flaming included.

September 17, 2010

Wake me when it's spring time in heaven...

So bury me deep, cover me with snow
Wrap me in sleep, blanket of ghosts



'¡La nieve! No sabía que iba a nevar. ¿Te puedo preguntar algo? ¿Qué sucederá si se derrite la nieve?', me pregunta con una sonrisa en el rostro. ¿Acaso se está burlando de mi? Pero su expresión es tan tranquila y serena, me hace querer sonreír también. Vuelve a mirar el cielo por el cristal, sé que está esperando una respuesta. 'Pues va a ser agua, ¿no? Respondo sin mucho rodeo, mis ojos fijos en el volante. El silencio invade el carro, que me está mirando, siento su mirada en mi; vuelvo mi rostro hacia ella cuando llego a la señal de alto, su rostro serio contrasta con el brillo en sus ojos. 'Nop,' dice mientras las orillas de sus labios se curvan en una sonrisa nostálgica, 'Va a ser primavera. Me encanta la primavera'.'

Es fácil que cambien los sentimientos, pero para mí, ella era "la primavera". Yo estaba encerrado, enclaustrado en un mundo de obligaciones y prioridades. Si yo fuera la nieve, ella sería la primavera. Y, como si fuera inevitable o una obra del destino, la amé, sin sentido ni remedio ni medida. Porque me descubrió en plena tormenta.

'Tenías miedo, no querías que me enterara.' Decía al tiempo que tomaba mi mano en la suya, poniendo mi palma en su rostro. Su sonrisa siempre presente, ésa mirada amorosa y calmada mientras la tristeza se esconde en sus palabras. Ella sabía mi situación y la entendía en lugar de juzgarla. Podía sonreír cuando todo caía encima y aún así, tomar mi mano para caminar. 'Con razón pones esa distancia con la gente, con el mundo. Pero, no tengas miedo, porque me dio gusto conocerte y estoy feliz de haberlo hecho, no importa lo que pase o haya pasado. Gracias por esto, gracias por hoy.' Y me salieron las lágrimas. Sentía como si por primera vez me perdonara algo, cómo si la nieve se derritiera y ya no hubiera razones para entristecer el corazón. Ella decía siempre que nos llenábamos de felicidad, como si fueran años aquellos que habíamos compartido, a pesar de que apenas era primavera.

Esa sonrisa de pronto, atravesó mi corazón. Y sin pensarlo, como un firme golpe, el fin del sueño llegó. Cualquier cosa que le decía o hacía, lloraba. Era como un hechizo, ella lloraba sin parar. 'Ella sufre por tus recuerdos, por ti. En realidad quiere liberarse de todo, de ti. Quiere olvidarte, que ya no existas en su mundo ni en sus memorias. Es tu culpa que ella llore'. El corazón me dolía de sobremanera, no entendía las cosas, las situaciones, los momentos... ¿Porqué? '¿Eso desea? ¿No habernos conocido? ¿Desea olvidarse de todo esto? ¿Tanto daño le he hecho? ¿Qué castigo es este? Perder mis memorias mas queridas, ¿ es acaso mi castigo?, ser un desconocido en la vida de la persona más amada, ¿quién querría eso?'

Nos vimos frente al parque al que le gustaba ir, siempre decía que por allí le gustaría vivir. Ella era un nudo, su sonrisa ya no existía y sus ojos hacía mucho tiempo se habían apagado. Me miraba sin mirar, nunca hilando más de media frase, sus respuestas todas monosilábicas. 'Discúlpame, por favor.' dijo de pronto, al tiempo que levantaba esa mirada vacía. 'Discúlpame porque no pude protegerte. Me dio mucho gusto conocerte. Perdón.' Nos miramos una última vez, antes que emprendiera camino. No la detuve, ni siquiera lo intenté. No tenía cabeza para nada. El que debía haber pedido perdón ese día, era yo. Yo tenía que protegerla, pero siempre, hasta el último momento, pensé en mí. Tantos problemas por haberme enamorado de una sonrisa como la suya, por haber pensado en mi propia felicidad. Tal era su sentimiento, que enfermó por mi; no existe cosa más triste, que ver una flor consumirse entre las llamas.
Ese día no llegó a casa y yo la busqué como un loco.
Recorrí toda la ciudad, cada lugar donde podría estar, cada camino que solía tomar, pero no había rastro de ella. Cuando por fin la encontré, su carro no era más que cristales rotos en concreto sucio. Había sangre por todos lados. Jamás volverá mi voz a escucharse tan alto y tan lejos, como el grito que desgarro mi garganta ése día. La sangre no se lavaba, la imagen no se iba de mi mente...


Finalmente, despertó varias semanas después, sin recuerdos de quién era ella o quién era yo. Él día que salió del hospital me miró sin mirarme mientras pasaba de largo, apoyando su frágil figura en el brazo de su madre. La vida es tan breve y graciosa, a menudo sus situaciones parecieran ironías. Ella obtuvo aquello que tanto deseaba, por que no fui tras ella, todo porque no supe como decir lo siento. Jamás podré decirle cuánto lo lamenté, o cuánto aún lo hago. Jamás podrás saber cuánto pienso en ti.

Hoy, soy un extraño, aquel al que le diste los buenos días en la calle sin pensarlo, regalándome una vez más tu sonrisa sincera, viéndote partir una vez más. Por fin olvidaste, por fin sonríes como cuando te conocí. El tiempo pasa lento, pero seguro.
'¿Qué sucederá si la nieve se derrite?'

Llegará la primavera.
La nieve siempre se derrite. Algún día, sin duda.
Pero no hoy. Hoy quiero quedarme un rato más aquí, entre lo blanco del suelo con el frío bajo la espalda, es la prueba de que aún no olvido.







Wake me when it's spring time in heaven
When the tears are all white from my face
Wake me when it's spring time in heaven
When I'm strong enough to walk in that place...
Blanket of Ghosts - Dustin Kensrue
*Parte de un texto original de NatsukiTakaya.

September 10, 2010

Péndulo.

Una vez, no hace mucho, salí para reencontrarme con una amiga en el café al que me gusta ir, ése mismo donde se hizo el cráter en la tierra tragándose un carro que circulaba incauto bajo la lluvia. Sobra decirlo, con los lagos entre las calles, mi carro que nunca llegó y la distancia, acabé llegando tarde, como siempre; preocupada de que se hubiera ido o que estuviera por hacerlo, me bajé corriendo del carro, no sin antes agradecerle a una amiga por irme a aventar hasta allá y me metí despavorida al café. Entrando, me recibió ella con una sonrisa al tiempo que la descubría oculta tras una mampara con su siempre fiel Macbook en la mesita. Tras el abrazo vino el gritillo de "wu-juu" por vernos y de la nada, la veo que saca de entre sus tiliches un regalo que, debo decirlo, esta precioso: es un cuadernito hand-made con sus respectivas plumas con tintas de colores. De ahí, lo que iba a ser una tarde de plática se convirtió en toda una madrugada de risas, de lagrimitas apretadas, de confesiones ya sabidas y de anécdotas no tan olvidadas. Me sentí mal porque no llevé ningún regalo, y sigo pensando en que le daré la próxima vez que la vea, que espero sea realmente pronto, porque, tengo que decirlo, la extraño un chingo.

Amiga, sé que tal vez no leas esto pronto, pero, quisiera decirte que hoy te necesito muchísimo. Hay piedras que no creí volver a tener en los bolsillos y cuyo peso me cansa al caminar; situaciones que se repiten y me sofocan. Si tienes oportunidad, te pido que me dejes ahora a mi invitarte un café. Que buena falta nos hace.

Te extraño.

September 8, 2010

De alcohol y confesiones.


So you trying to do what they did
Your friends that turn to liquid
And got lost in the sea
And now you’re drowning me



Hay cosas que se atoran en la garganta, como el trago amargo que no puedes pasar y que escose por dentro. Sensaciones que se arremolinan, que se rebelan; pensamientos que te acechan, que te invaden... Momentos donde te desesperas de tanto caminar cuesta arriba. Ya no quiero, ya no puedo.

Crecer duele.
Madurar, la neta, puede llegar a dolerte un chingo.
En alguna parte leí, realmente no recuerdo en dónde, que todo es parte de acabar con la magia de la "primera vez". Es decir, la primera vez que te caíste, la primera vez que perdiste un familiar, la primera vez que reprobaste una materia, que probaste un cigarro o, ésa primera vez que te rompieron el corazón. El autor decía que, conforme la vida avanza, se van acabando esas primeras veces que marcan tanto, esos momentos dónde tal vez aún creías en amistades duraderas, en promesas de eternidades, en que podías volar o en que la familia era para siempre... Las personas vamos cambiando conforme el paso del tiempo, vamos "aprendiendo" por así decirlo, a vivir en base a experiencias previas. Tratando de entender qué pasó antes, buscando no repetirlo o intentando desesperadamente volver a conseguir aquello que ya se fue.

Hay muchas barreras difíciles de cruzar.
Cosas que tal vez para muchos no son nada, pero para otros son todo; limitaciones propias de cada individuo, de cada pequeño mundo. Sólo el que carga el saco sabe lo que contiene, dicen.
Hay sentimientos difíciles de dejar atrás, cosas que no decimos pero que se reflejan en la mirada. Miedo. Tristeza. Soledad. Cuando pesan demasiado las sonrisas y dejamos de hacerlo. Depresión. Cicatrices que acumulas con el tiempo y la experiencia. Hay quienes pasan su vida sin conocerlos y hay quienes viven toda la vida huyendo de ellos. De los momentos que aparecen cuando no debieran, de los recuerdos oprimidos. Abuso. Coraje. Abandono. Librando a diario una batalla permanente con uno mismo, intentando convencerse que se es mejor que lo que hay atrás; que el pasado no marcará el futuro. Que no importan las cosas, siempre habrá un mañana hacia el cual caminar.

Con cada día que pasa, las cosas toman un sentido distinto, comienzas a notar cosas que no solías hacer antes. He estado en situaciones en las que no quisiera haber estado jamás y he pasado momentos que realmente nunca le desearé a persona alguna. He sentido cosas que nunca imaginé y he perdido a personas en el camino que jamás volverán, porque nuestras manos se soltaron al caminar o porque su tiempo en ésta tierra se terminó antes que el mío. He encontrado felicidad en las cosas más simples y sentido el más profundo amor en las situaciones más complicadas. Todo esto se escucha tan confuso
Alguien me dijo una vez, que vivir era en realidad eso, una recolección de momentos y vivencias ocurridas en diferentes periodos de tiempo que van formando a cada persona. Una serie de aprendizajes que de una u otra manera definen quién eres dentro de este circo abstracto que llamamos vida. Al día de hoy, puedo decir, con el pecho tal vez no tan en alto, que efectivamente, he aprendido y he vivido muchas cosas a mis escasos veintiún años. He ganado y he perdido cosas en el camino. He dejado pedazos de mi y he tomado pedazos de los demás al caminar; algunos los porto con orgullo al caminar y otros los cargo con pesadez sobre los hombros. Cada persona, cada experiencia, única en su clase, cada momento único en su esencia, todo esto prueba evidente del pasar ineludible de los años.

Con el tiempo -porque todo en esta vida requiere tiempo- lo único que permanece de eso es el escozor que vuelve a veces, en momentos de tensión o de remembranza. Cuando las rodillas te tiemblan de repente al percibir el destello de un recuerdo apretado en alguna parte de tu subconsciente. Cuando dudas por un segundo antes de saltar.


Oh I wish my arms were wider
I wish that I could hide you
So you can rest and repair
Without the blanket of sorrow


Es fácil vivir con miedo.
Todos tenemos miedo de algo, de alguien, de todo y de nada. Sensaciones arraigadas que se pasean por los rincones obscuros de tu mente y que guardas para ti. Cosas que no quisieras contarle al resto de la gente, por que existen cosas difíciles de explicar; porque si no lo hablas, no existe... Pero existe. Claro que lo hace. Esta presente todo el tiempo. Te sonríe mientras te cepillas el cabello frente al espejo y te da las buenas noches cuando se acurruca contigo en la cama. El miedo te acompaña a todas partes, porque así lo permites. Yo también los tengo, igual que todos, también soy recelosa con ellos y también finjo que no existen a veces. ¿Para qué?
¿Por qué gastó tanto tiempo en ellos? Esa energía nunca va a volver. Me miras a los ojos mientras intentas leerme, quieres saber que me duele, dices que así me entenderás mejor pero muy en el fondo, no quieres oír por qué estoy rota. Porque te ocultas de tu enfermedad bajo mis faldas. Porque no quieres razones para mirarme diferente. Esperas que sea perfecta y que mi sonrisa cristalizada dure para siempre.
Pero no sucederá así, porque al igual que tú, también estoy rota. Ya lo sabes de antemano, porque me has leído mejor que muchas otras personas. Sin embargo, a veces parece que crees que soy inmune a todo eso; cuando me dejas las cosas en las manos porque dices "no poder con ellas", como si no existieran ya en mi suficientes trabas.
Cómo si no tuviera ya suficientes miedos...

No me gusta estar en mi casa mucho tiempo cuando hay más personas en ella, pero tampoco me gusta estar sola varios días. No me gustan los lugares vacíos pero a veces me come la soledad cuando paseo entre multitudes. Tengo miedo al cambio y tengo miedo a la muerte. Me desgarran las separaciones difíciles y vivo buscando eternamente a alguien con quien sentarme a platicar toda una vida, hasta que se acabe el aliento o el mundo. Me amanece viendo por la ventana o sentada en una banqueta con un cigarrillo entre los labios, mientras escondo las cenizas en los rincones. A veces siento mucha impotencia cuando veo sufrimiento y no resisto mucho una mirada fría. Tengo terror al abandono y a la soledad, pero, muchas veces siento que apenas sola puedo ser yo misma, sin las gruesas capas de velos con los que cubro mis defectos o mis miedos ante el mundo. He amado mucho a personas que me han hecho muchísimo daño, y, más de una vez, ha sido la persona en la que más confíe la que me hundió más en una situación difícil. Hubiera preferido no ser un ser racional sino un crédulo cualquiera; envidio de sobremanera a aquellos que viven enfrascados en una fantasía de ignorancia y felicidad sencilla, sin percatarse en realidad de las situaciones a su alrededor. Tal vez así no podría discernir entre aquellas conductas buenas o malas, definiendo poco a poco que es lo que me orilla cada vez mas a un colapso nervioso o a una adicción desmesurada por alguna sustancia enervante que facilite el rápido alivio de una depresión eterna y constante.

Amo a mis padres, a ambos sin diferencia; son las personas más importantes en mi vida, son las bases de todo lo que siempre digo que soy. Por lo que me enseñaron, por la persona en que siempre digo me convirtieron... Pero, la realidad es que no son ellos en sí quienes me impulsan a buscar vivir en mejora continua, sino, el miedo a convertirme en ellos, lo que me hace buscar ser siempre diferente. Ser más abierta, ser más afectuosa, ser mas honesta... No puedo ser ellos. No puedo jamás convertirme en nada remoto a lo que ellos se permitieron ser. No quiero despertar sola un día, en una cama demasiado grande para mi, con hijas a las que no conozco, ahogada en deudas y guerras internas; lidiando diario batallas contra demonios con los que, a media tarde, tomo el té en el jardín de una mente brillante pero asfixiada. No quiero ser el desconocido que recibe a dos jovencitas en los cumpleaños y que cada navidad les deja un mensaje en una computadora diciendo que son "alguien importante."
Chale. No sé ni siquiera si me gustaría tener hijos, porque tengo un miedo inconmensurable de algún día ver a mi hijo tal como yo me veo a mi misma. Tengo veintidos años y me aterra vivir en eterna guerra con la psicosis de una madre aferrada a una idea retrógrada de inferioridad pero con una soberbia tan grande como su psicosis misma. No puedo vivir escuchando como dice que soy menos, que no tengo nada, que no llegaré lejos, que no puedo comprarme una bolsa nueva, porque la posición social a la que la crisis familiar nos llevo tal vez no me lo permita. No quiero seguir pensando en cómo hacer para decir o hacer algo enfrente de ella porque me aterra que su psicosis brote de la nada. Porque no puedo simplemente no temer que las cosas se salgan de control. Estoy cansada de ser la extraña que vive en la misma casa, de estar a la expectativa diaria de que algún día vuelva a descubrirme vagando de madrugada por las calles desiertas, de nuevo, buscando un lugar para dormir tan sólo un par de horas. No quiero cargar mas piedras en los bolsillos. Nunca más.
No quiero dormir en las calles de nuevo.
Miedo. Puro y crudo miedo.



So you thought that getting sober
Would mean your life was over
I don’t think it’s that bad
I don’t think it’s that sad


No espero que lo entiendas, por que no pienso explicarlo a fondo. No tiene nada de caso.
Lo único que intento, con ésta burda exhibición pública, es que entiendas que todos estamos enfermos de algo. La tuya, te ha carcomido el cuerpo y la mía el espíritu. Tal vez, la sola diferencia radica en que se ha hecho con éste conocimiento. La confianza se deposita en aquellos que son dignos de merecerla. Los miedos que se platican en la cama se consideran sagrados. Porque todo lo que se cose con el hilo de la piel se lleva a profundidad, se ata al alma con recelo y dedicación. Se mantiene entre dos; esos mismos dos que duermen en la cama, cómplices desde ese momento de un secreto a miradas. Pero, si al descoserse la bastilla, no se arregla en tiempo, se termina por pisar la tela y se convierte en inservible. Igual, cuando se juega el juego de la sinceridad, siempre hay que jugarlo bien.

Espero que todo salga siempre bien. Que todo tenga forma y sentido.
Yo sé que es difícil, pero confío en ti para hacerlo. A partir de hoy, tu cama esta sola.
Ánimo, y buena suerte.



That old blanket of sorrow
Could be feathers and down

August 29, 2010

Poopy.



Sadly enough, it sounds vaguely familiar.
Psycho Love ftw.



Or not.

July 30, 2010

Sincronización

La armonía de la vida, cada elemento en su lugar y en su momento; todo cómo debe ser, las cosas como deben pasar. Un detalle puede cambiar tantas cosas, eso es la sincronía que nos mueve a todos. Aquí está, resumida en un pequeño video, como giran las espirales...

July 28, 2010

Amenazas Electrónicas.

Justo cuando me siento a escribir un post real por primera vez en mucho tiempo (cosa que no había podido hacer por cuestiones personales), vuelve a presentarse una situación que si bien en su momento fue recurrente y más allá de desagradable, tenía ya mucho tiempo sin suceder. Ya hasta sentía que por fin había llegado a su fin el incesante hostigamiento y fastidio que me ocasionaba la misma. Pero cuál sería mi sorpresa al encontrar esto en mi bandeja de entrada:


Resulta que para poder asistir a reuniones con tus amistades, a un evento social comunal, necesitas pedir permiso a uno de los presentes. Osea, si confirmas asistencia sin su permiso previo, hay que tolerarle las groserías, al punto de amenazas absurdas por correo.
Basta
. Basta ya de todo esto, basta ya de mi silencio "pacifista", de mi idolatría por no participar en conflictos y de mi sonrisa amable para contigo y tus pendejadas. Ya basta de no ponerte un hasta aquí por civilidad. ¿Querías que te contestara el correo? ¿Querías que por fin rompiera el silencio? ¿Esperabas una reacción de mi parte? Pues aquí la tienes.

Disfrutala.


Buenas también,

En primera, no necesito tu aprobación para nada de lo que decida hacer. Somos dos personas independientes, dueñas completas de sus actos y de sus facultades, capaces de tomar decisiones propias sin necesidad de considerar qué van a pensar o decir los demás. Así funciona la magia de madurar.
En segunda, no me interesa ir a saludarte y no me interesas tu, eso que te quede claro. Me resultas completamente indiferente en cualquier plano social, ni me enojo ni me entristezco porque existes, simplemente me vale. Pero, si hay algo que no soporto, es el hostigamiento. Además, al igual que tú, conozco a ésas personas y considero que puedo asistir a donde quiera y se me invite cordialmente, porque estña dentro de mis capacidades hacerlo. Y no es descaro, no es valemadrismo, simplemente es aceptar que compartimos conocidos y, como soy una adulta, como ya crecí, puedo estar en el mismo lugar que tú sin sentir que el mundo se me viene abajo o sentirme avergonzada o incómoda. No espero que los demás tomen partido, o aprueben el que vaya o no vaya a equis lugar, lo hago porque yo quiero hacerlo; porque hay gente que si me interesa, aunque tu no seas uno de ellos desde hace mucho. Tampoco necesito hacer un circo de mis problemas e involucrar a todos para sentir que validan mi postura en base a algo; ya va siendo hora de que crezcas y te des cuenta que el mundo NO gira a tu alrededor, y que realmente lo que te pase o no te pase depende solamente de ti y de tus acciones.

Cualesquiera que haya sido la razón original para todo el circo que has hecho a lo largo de un año, en base a algo que supuestamente te pasó o te está pasando, ya no existe, si es que alguna vez lo hizo. No hay un justificante real para nada de esto, por lo menos uno que sea tangible para quien sea que ve las cosas fuera de tus ojos y de tus zapatos. Hasta hoy, no has tenido tampoco los pantalones, ni los tuviste ni los tendrás, para hablar conmigo CARA A CARA, para decir qué era lo que considerabas no estaba bien o te molestaba y, en base a mi reacción al respecto, entonces si, tomar alguna actitud como la actual. Porque repito, somos adultos y personas civilizadas que, en teoría, resuelven de esa manera cualquier tipo de conflicto. Pero esta de más esto...

Ya basta de tu actitud de víctima, no eres una. Hazte a la idea.
Ya basta de llorarle a todo el mundo lo trágico de tu situación, porque no hay tal. Las dos sabemos bien, que las cosas que has dicho desde ése problema, no son las primeras que dices de mí. No fue la primera vez que hacías algo parecido, sólo que en menor escala, lo que facilito que yo nunca me diera cuenta de que estaba pasando.
Lástima por mí, que base muchas decisiones importantes en "consejos" tuyos, confiando ciegamente en una amistad vacía que resulto más contraproducente que cualquier otra relación en mi vida.

Hasta la fecha, no puedes soltar lo que sea que te molesta tanto, ni entender que, hay conexiones entre nosotros aunque no nos guste a ninguna de las dos, tenemos amigos en común y está de más decir que nos vamos a topar alguna vez. Es simplemente lógica.
Sin embargo dime, ¿realmente crees que tengo interés alguno en verte la cara? ¿realmente piensas que yo no tuve ganas o intenciones de contestar alguna de tus majaderías o de literalmente, voltearte la cara de una cachetada por mentirosa? ¿Por esparcir cosas, situaciones y vivencias personales, que te conté a ti en secreto de amigas, completamente adulteradas y con el único propósito de lastimar? Piezas de información que obtuviste en base a confianza que realmente no merecías. Si crees que no, eres muy ingenua. O piensas que soy demasiado pasiva.
Hiciste cosas que no van, y caíste demasiado bajo, tanto como para meterte con cuestionas más allá de tu comprensión o control, perjudicando no sólo a mi, sino a terceros e incluso cuartos. Todo con el estandarte de buena persona, de alma caritativa que informa sobre los potenciales peligros de tener a alguien como yo en sus vidas.
Blasfemia. Sucia, sucia blasfemia.
Sabemos todos que es un simple celo descontrolado y estúpido el que te mueve. Nadie quiere quitarte nada, nadie quiere hacerte menos. El mundo no te odia, yo no te odio. Entiende de una vez. Pero bueno, tal vez es mi culpa que sigas jodiendo, porque no había dicho nada, no había hecho nada para defenderme hasta hoy; porque creía que entenderías en algún momento, y al final, el daño esta ya estaba hecho. No eras amiga. Ni lo fuiste, ni lo serás nunca más.
Ya te lloré, ya me sentí mal, ya pasé eso.
Ya es hora de avanzar.

Hasta hoy, no había dicho nada a nadie respecto a esto, ni había abierto la boca para decir nada de ti, y mira que no por falta de cosas con que defenderme, sino porque no tenía interés en propagandear mis problemas. Tampoco había permitido que nadie más lo hiciera en mi presencia, que nadie hablase mal de ti frente a mi, porque en alguna parte de mi vida fuiste una persona a la que le tuve mucho aprecio, pero también, porque al final de cuentas, es un conflicto entre TU Y YO. Dos personas. Punto.
Nadie más.
No tengo que decirle a la gente que te deje de hablar ni tengo que llorar por los rincones explicándole a todos el porqué de mi pseudo miseria. Porque no decido por los demás ni mucho me impongo mi opinión sobre la de nadie más. Porque gracias a muchas cosas, mi vida no se basa en lo que tu o alguien más piensa o no. Porque puedo respetar que las demás personas tomen decisiones propias y hagan sus propios juicios. Lo que me pase a mi, me pasa solamente a mi. Cada uno es dueño de sus circunstancias, ya te lo dije. Tu eres dueña completa de las tuyas como yo de las mías. Aprende a lidiar con eso.

Al final, sólo te diré que gracias por compartir tus ideas conmigo y que no te preocupes por mi, peores cosas he recibido de mejor gente que tú; por favor, podrías abstenerte de llenar mi bandeja de entrada con tus amenazas, ya recibo suficiente spam sin ellas. Que estés bien y que tengas buen día, nos vemos en el evento.


July 26, 2010

Do I believe in fate?


Perhaps.






Photobucket





The good, the bad, the wrong and the right.
It all makes sense when you put it in a glass of water,
and the only thing that floats is you.
I fucking love you.

July 16, 2010

UCM

Straight and through.




Hoy quiero decirte algo, y ahora si, ya lo he decidido. Pero... ¿Cómo empezar? ¿cómo ordeno las ideas que caen, una tras otra, llenando mi vaso con su líquido viscoso? Me cuesta trabajo hablar de mis sentimientos, me da un poco de miedo tal vez, pensar en que pasará una vez que lo leas, si es que en realidad lo haces. Es complicado, supongo, plasmar en palabras aquellas cosas que se me atoran en el pecho en momentos de confrontación, en esas situaciones donde se supone debo hablar, pero no puedo y sólo guardo silencio, regalándote una sonrisa avergonzada, oculta bajo cabellos obscuros. Tal vez no encuentro cómo abordar el tema, cómo llegar y decir aquellas palabras que se me atoran en la garganta al pasar saliva. Podría, quizás, comenzar desde el principio, desde el día que te fuiste; ya sabes, mi día favorito, cuando me chocaron.
Así es, el día de tu cumpleaños.

¿Qué mejor regalo te pude dar, que una llamada a lágrima suelta con manos temblorosas, diciéndote que estaba bien, pero mi carro ya no; disculpándome porque tal vez no podría ir a decirte feliz cumpleaños? Ya sé, no fue nada gracioso. Lo escuché en tu voz y lo vi en tus ojos cuando llegaste, ibas asustado. Fue extraña la manera cómo llegaste, no me sostenías la mirada mucho tiempo, dabas vueltas alrededor del carro, hablabas por el radio sin parar y yo sentía que estabas furioso conmigo por echar a perder tu pastel. Qué estúpida me sentí en la madrugada, cuando frente a mi te derrumbaste de repente, hundiendo la cabeza entre las manos, llorando angustiado. Estabas preocupado, nervioso... Me dolió el corazón, porque no lo supe notar. No noté las cosas que traías encima, iba tan perdida en lo del choque, tan enfrascada en seguir sonriendo para no arruinar la despedida, mentalizada a no decir nada al respecto, que no me detuve un segundo a pensar qué podrías estar sintiendo . Los dos sabíamos que el tiempo no siempre pasaría tan rápido o tan lento como quisiéramos, sólo quedaba la confianza en el hasta pronto que nos regalábamos en ése momento.
Casi amanecía y yo no me quería ir, a pesar de estar toda golpeada, no quería llegar a casa todavía. Pocas veces te despides sabiendo que va a pasar mucho tiempo antes de que se vuelvan a ver y es difícil dejar ir el momento; es difícil soltarse las manos. Cuando desperté, encontré el mensajito en la ventanita parpadeante y tus palabras resonaron en mi cabeza 'no me quiero dormir'. Finalmente lo entendía, no querías perderte ni un segundo de tiempo, ni un fragmento de momento. Vivimos en una época de tecnología, de redes de comunicación globales y aún así, aún estando dentro del mismo país, estaríamos incomunicados el 85% del tiempo, que puta ironía.

Pasaron los días, que poco a poco, se convirtieron en semanas. Uno tras otro, apilándose en el calendario; mientras nosotros acumulábamos correo ilegal, pláticas incompletas y llamadas furtivas. No importa la distancia cuando se extraña diría mi abuela. Tus papás me hablaban constantemente; si me dolía la garganta, venía tu papá en su papel de médico a revisarme a pesar de mis constantes negativas mientras tu mamá decía que tu les habías encargado que estuvieran al pendiente. Eres un exagerado, no choco todos los días, ¡eh!
Así pasó el tiempo, con mi mamá insistiendo siempre en que te llamara, tus papás con sus visitas, tu banda preguntándome todo el tiempo por su baterista estrella, quejándose de la falta de rock en sus vidas y mis amigas azoradas por mi completa seguridad, insistiendo en que era increíble que yo estuviera tan calmada. Creo que es difícil para muchas personas aceptar una separación tan larga y sentirse seguros con su pareja al respecto. Yo estoy contenta de que así haya sucedido con nosotros, bueno, aunque ya platiqué contigo al respecto, no hablaré en plural; voy a hacerlo sólo por mí. Esta vez si voy a decir que siento, aunque no sea de la manera más adecuada, por el momento, es la única que tengo.


Es extraño pero, no sé cuando pasó.
No sé cuando me di cuenta que esto era diferente, realmente no sé, ni lo entiendo. Aún que, la verdad es, que no quiero hacerlo. No quiero ponerle un nombre, ni tratar de definirlo. Estoy contenta con ello, estoy contenta de haberte conocido. Y eso es suficiente. Sabes, yo no quiero un felices para siempre, ya no. No quiero ése final mágico y de cuento, no quiero una vida fantástica juntos, ni un hasta que la muerte nos separe. Quiero ser feliz hoy. Quiero trabajar para que las cosas estén bien hoy. Poder sonreír o llorar, sólo por hoy. No quiero preocuparme de qué vamos a hacer mañana o la semana próxima o en mi cumpleaños; no quiero una agenda llena de planes ni un calendario marcado en mi pared. No quiero pensar hacia dónde vamos a llegar ni quiero medir el tiempo juntos en meses o días o años; quiero hacerlo en sonrisas y esfuerzos, en confianza y en apoyo. No quiero vivir planeando, sino viviendo.

Seis semanas pasaron ya desde el día que te fuiste; no te voy a mentir, te extrañé un chingo. Sin embargo, nunca fue un sentimiento de asfixia, no fue un desasosiego o una sensación de vacío; no me retorcí en el suelo porque no estabas, ni lloré, ni patalee, ni nada. Por que no baso mi vida en ti, porque no me voy a morir si no estás, sin embargo quisiera que estuvieras mucho tiempo; no por qué yo te digo, no por qué te necesito o me necesitas, sino porque quieres y quiero, porque lo que soy o no soy es suficiente, ya que, sin importar las cosas, vamos a buscar estar siempre bien como individuos, para después intentar estar bien como pareja. No es una relación de compañía, lo sabes. No estamos juntos porque no hay nadie más, no estamos aquí por temor a la soledad; sino porque, eres tú y soy yo, haciéndonos felices un momento a la vez.
Viviendo el hoy de la mejor manera.
Antes de que te fueras, hice un compromiso contigo, de apoyarte en todo lo que conlleva tu enfermedad pero quiero que sepas que no es porque me sienta obligada, ni porque espero algo a cambio; sino porque antes de cualquier interés romántico, me interesas como persona, como ser humano y, si hay algo, lo que sea, que puedo hacer por ti, lo voy a hacer. Sin pensar.
Por que, repito, yo decido hacerlo.
Porque te quiero. Por que me importas. Porque me nace.

La verdad es que no tengo ni idea de que va a pasar mañana o en el momento en que llegues. Mentiría si te dijera que no he pensado que las cosas entre nosotros puedan cambiar, pero pienso que, si no puedo confiar en lo que siento y en lo que sientes, soy una tonta desde ahorita.
Y mi mamá no educó a ninguna tonta.


Te extrañé.
Bienvenido de vuelta.






Time to lay down my bets,
Oh, I put all my money on you.
Pistol - Dustin Kensrue

July 13, 2010

Divina Elocuencia

Shine the headlight, straight into my eyes.
Like the roadkill, I'm paralysed.

You see through my disguise



Otra vez estoy delirando, sofocando mis pensamientos con cuestiones que podría decir son intrascendentes, pero que en éste momento, se sienten tan pinche trascendentales que no sé ni que hacer al respecto. Si, estoy redundando, ya sé. Suelo hacer eso mucho cuando no encuentro como plasmar mis ideas. Creo que estoy cansada de lo mismo, frustrada si quieren ponerlo así, de llenar huecos en personas, que no puedo llenar realmente. No tiene sentido, ya lo sé. Es extraño, escribir algo sin saber a ciencia cierta qué es lo que intento decir, intentando explicar algo que tal vez no tiene ni caso. Me duele la cabeza de pensar en cómo explicar las cosas, qué tontería... Creo que yo soy la extraña.

A veces hablo por hablar por que no tolero el silencio, tal vez es porque me asusta un poco, me siento de cierta manera sola, a la deriva podría decirse, entre un mar de gente conocida. Cuando escribo pasa lo mismo, a veces no sé ni de que estoy hablando, a veces escribo por escribir. Porque tengo todas esas ideas dando vueltas, porque no sé que hacer con ellas, porque no les encuentro forma.... Realmente, nunca sé como va a terminar el texto en el que trabajo, nunca sé a qué voy a llegar. Siempre voy descubriendo el desenlace poco a poco, conforme las piezas se acomodan en mi cerebro, conforme caen una tras otra, como en un juego interminable de Tetris. Así me siento ahorita, esperando que las cosas tomen un sentido por si solas, mientras vomito palabras continuas en una pantalla blanca. Culpando al calor, a mi dolor de espalda, a las pláticas inesperadas, a los estragos del estrés... a todo y a todos, de mi aparente incapacidad para escribir...

Tengo tantas cosas que decir.
Pero no sé ni cómo hacerlo... Maldita sea.



One fluid gesture, like stepping back in time.
Trapped in amber, petrified.
I'm still not satisfied
Teenage Angst - Placebo

July 3, 2010

Let's make minutes last.




Put your hand on a hot stove for a minute, and
it seems like an hour. Sit with a pretty girl for an hour, and it
seems like a minute. THAT'S relativity. ~Albert Einstein

July 1, 2010

Summer Days.

I’ve got to stop smiling,
it gives the wrong impression



'Te vez bien contenta.'

¿Cómo no he de estarlo?
No esperes que no sonría contenta, si es verano y estoy en éste lugar, que tanto amo, que tanta paz me regala. Si escucho las risas a lo lejos, los gritos distantes de los jóvenes, las voces cercanas de los niños, el repicar constante del agua, la efervescencia de la espuma, la campana del señor de las nieves, el susurro del viento y tu respiración calmada. Si siento el sol en el rostro, la tibieza de la arena bajo mi cuerpo, la brisa que me besa la piel despacito, la mano que juega con mis cabellos y tu corazón que palpita en mi oído.

No me preguntes por que sonrío, si sabes que, a pesar de mis ojos cerrados, a pesar de que mi cabeza se hunde en la comisura de tus brazos, puedo ver la sonrisa que se curva en tu rostro. Si al final de todo, al final del mundo, entre un sueño y otro, estamos aquí ahorita; en ésta playa, en éste instante... juntos.


El verano es lo mejor.



I love you all the same
You Stole The Sun From My Heart - Maniac Street Preachers.

June 26, 2010

I am so high, I can hear heaven...



Todos podemos ser héroes.
Sólo hay que querer hacerlo.

Vamos. Te invito.




They say a hero could save us,
I'm not gonna stand here and wait...
Hero - Nickelback.

June 22, 2010

Hoppípolla

Por que se nos pasa el tiempo sin sentir, por que llegan los años sin avisar. Porque hoy estamos aquí y tal vez mañana no. Porque no quiero envejecer, porque tal vez algún día lo haga.
Espero, cuando eso suceda, ser así también.

Regalemos sonrisas a puños llenos. Recordemos a quienes nos las regalaron antes. Crezcamos juntos, envejeciendo sin hacerlo en realidad. Un día a la vez.

June 19, 2010

She's Only Happy in The Sun




Otra vez estoy haciendo una maleta, porque otra vez, estoy agarrando camino para ir a ponerme lentes de sol, sandalias y la mejor de mis sonrisas: Me voy a la playa. Muchas veces he dicho que me encanta ése lugar, a cualquier hora, en cualquier día, es una ley universal que si voy a la playa estoy feliz; pasé lo que pasé, vaya con quien vaya. Ya sé que siempre lo repito, pero es que tiene un no sé que, que me hace siempre estar contenta y relajada. Sentir el sol en la piel, la brisa en el cabello, me provoca sensaciones indescriptibles... Es una especie de nirvana, una inyección de felicidad instantánea; sólo me basta con oler el mar para que la sonrisa boba me invada el rostro. Tal vez, la única diferencia entre éste viaje y los demás, es que ésta vez lo hago con aquellas que por a o b, he elegido como mis amigas.

Este fin de semana, después de pasar por entre choques, exámenes finales, rupturas, accidentes y proyectos, decidimos todas tomarnos un descanso del mundo real, y, escaparnos rápidito a la playita a tomar el sol y beber hasta caer rendidas entre la arena, perdiendo la consciencia como las guerreras pequeñitas que somos o fingimos ser a veces. Es un roadtrip totalmente punkillo, totalmente valemadrista. Vamos con lo que tenemos en los bolsillos y lo que uno que otro cristiano (te adoro jolines), ha decidido cooperar para la causa, como si fuera beneficencia pública y nosotras un montón de vagabundas quejosas y hambrientas.
Probablemente, nos acompañen en la tomadera, un poco de rock n' roll, punk y tal vez, digo, ¿porque no?, dirty, filthy pop. Probablemente una de nosotras terminé demasiado ebria, probablemente haya despotricadero contra cuanto nefasto adefesio ha cruzado la vida de cada una y tenido la osadía de abandonarla, probablemente también, haya exceso de sol y falta de sueño. Pero punk rock, mi vida esta bien.

Creo que nunca he dicho que, entre mis amigas más allegadas, hemos varias que podemos caer en la categoría de mujeres batillo, léase mujeres que parecen a veces tener más testosterona que la normal, sin caer en el absurdo papel social de "machorras". Para ilustrar mejor el concepto, sirvanse de leer esto y educarse al respecto. Pues hoy, todos las wanna bes niños, se van a divertir bajo el sol. No sé ni donde nos hospedaremos, no sé ni a que hora nos vamos, y mucho menos tengo una maleta lista. No he dormido nada y probablemente maneje en alguna parte del camino, no sé y, la verdad, me vale madre.

Sin embargo, de algo estoy segura, ésta vez, me voy a divertir aún más.
Because, girls just wanna have fun...


Y nuestra rola para el trip.
Just for the fun of it.






But if the sun sets you free,
You'll be free indeed.
She's Only Happy in The Sun - Jack Johnson

June 18, 2010

Ten Seconds Grace.


Canciones que hablan de esto, melodías que me recuerdan a ti. Lágrimas derramadas. La nostalgia en miradas, la resignación tras vallas metálicas y la fuerza escondida entre esfuerzos y esperanzas de futuros mejores. La mandíbula apretada, la vergüenza y la añoranza. El te extraño sin palabras ni miradas. Las pláticas interrumpidas y cuidadosamente pensadas. Esos tres segundos de alegría al saber que te pienso y me piensas. El miedo al cambio y al rechazo; la seguridad en corazón y pensamiento. La sonrisa que no puedes ver pero que no dejo de dibujar, la dosis de realidad, el tiempo transcurrido, el aún no es tiempo; pero siempre es tiempo al mismo tiempo. La redundancia en mis palabras, el alcohol en mi sistema. El sueño que me vence, los sueños que me llegan...

La calidez que provoca tan sólo un instante.
Ese momento que permanece grabado en mi mente, por favor, no quiero dormir.






I need you to remember me, Kate.
Keep it with you no matter what happens,
otherwise none of this will matter.
~Family Man








I won't forget...

June 16, 2010

Happy Wednesday



The best things in life are unseen.
That's why we close our eyes when we kiss, sleep, and dream.

So kiss me hard baby, and please, let me savor the moment.
Let's make this last forever.




Image from here.

June 10, 2010

Anthology of a Myth.

I won't regret saying this
This thing
That I'm saying

Is it better than,
Keeping my mouth shut?
That goes without saying





A veces doy demasiadas explicaciones, hay aquellas que se necesitan, algunas completamente innecesarias, algunas completamente inútiles y algunas otras son sólo saliva desperdiciada, excusas que no debería de tener que entregarle a alguien que no tendría porque pedirlas. No soy alguien que hace las cosas torcidas, no soy alguien que oculta intenciones bajo la manga. No puedo, no quiero, no me gusta. No te ofrezco mi mano esperando la tuya de regreso. No te pido nada que no quieras darme ni espero nada de ti, más que calidad humana y de vez en vez, sentido común. No espero ser tu mejor amiga, no espero ser tu sueño fantástico, sólo quiero compartir el camino que tenemos en frente y sonreír con alguien ante las cosas por venir.

Así soy yo.

Busco tener para compartir, doy a puños llenos, siempre más de lo que guardo para mi, buscando repartirlo en cantidades iguales, aunque haya quienes se molesten por la igualdad; aunque haya quienes quieran una estatua de oro en lugar de una simple sonrisa. Por que no puedo darle a alguien para quitarle a alguien más. Me siento mal por eso. Cuando era una enanita imberbe, apenas divisando el kinder en mis horizontes, solía dormir con peluches en mi cama. Jamás pude escoger sólo a uno, tenía que llevarlos a todos conmigo. Pasaba casi 10 minutos diarios, antes de dormir, acomodando los casi 20 y tantos muñecos en mi cama, asegurándome de dejar un hueco en medio para mi. Para que durmiéramos juntos todos, por que todos eran mis muñecos, por que sentía que, si escogía uno solo, los demás se sentirían mal. Insisto, así soy yo.

Más de una vez he perdido a una persona en el camino porque espera más de mi que aquello que humanamente puedo hacer, porque lo que hago o lo que doy no es suficiente, porque no leyó los letreros de precaución que venían con la etiqueta. No soy mágica ni fantástica, no soy un ser mítico que va a arreglar con un simple ademán todo lo malo que hay en tu vida. No tengo un super poder para hacer sentir bien a la gente. Sólo tengo una sonrisa y dos manos que te puedo prestar en el momento en que ocupes. No vine aquí a salvar a nadie de nada, mucho menos si no puedo a veces ni siquiera salvarme a mi misma de mis propios fantasmas. No quiero ser la solución de nada, no quiero ser la vida de nadie y no quiero que basen sus esperanzas o sueños en la sensación de calidez que viene acompañada de mi mano en un hombro cuando todo sale mal. Es cierto, soy bien pinche empática, eso no lo discuto; creo que eso ha quedado más que claro con cada post nena que he subido a ésta vomitadera de experiencias, mi bitácora personal de encuentros e ideas, su siempre-fiel Mundito Feliz.

Pero ya estuvo bueno, ya me cansé de perder personas. Ya estoy harta de los ciclos viciosos y decadentes en los que me envuelvo por tratar de salvaguardar algo que ya dio o demostró todo de lo que es capaz. Ya me fastidiaron las máscaras, las promesas vacías, las muecas de decepción, los mensajes llenos de mierda, las malas vibras escondidas en las palabras secas, las manos sudorosas que se aferran a las mías al punto de lastimarme, de los hipócritas y de la fantasía mágica de la "amistad". Ya estuvo bueno de yo entendí esto, aunque tu realmente dijiste esto otro. Ya no quiero más, es que me haces sentir bien, es que das a manos llenas, es que eres el sol en mi cielo, es que me dijiste que siempre estarías aquí y te quiero como algo más así que quédate...

Ya basta.
Ya.
Ya.
YA.

No soy el pinche sol de nadie. No soy una estrella en el cielo ni nada por el estilo. Soy una persona normal, bueno no creo en un concepto de normalidad así que dejemoslo en, a veces; soy una mujer que respira y grita y come y hace popo igual que TODAS LAS DEMÁS.


No me gustan los rodeos cuando hay que decir algo que debe ser dicho; sí, así, con todo y pleonasmo. Ya estuvo bueno.




There's a chance
I'll start to wonder
If this was the thing to do





Call, break it off
Call It Off - Tegan and Sara

June 3, 2010

The Artist in The Ambulance

Late night, brakes lock, hear the tires squeal
Red light, can't stop so I spin the wheel


Hace una hora venia saliendo de la escuela, festejando mis buenas calificaciones y el haber presentado mi ultimo examen final. Di la vuelta en el bulevar, hice mi luz roja, pensando que ya casi llegaba a casa, a bañarme y por fin ir a la despedida de alguien que por salud, ya no estará con nosotros, por lo menos en algunas semanas. Sonreí. Los cumpleaños me gustan, opaca el hecho de que es también despedida. Cambio la luz. Avanzo con el tráfico. Se detiene el carro de enfrente, un pick up grande, me detengo tras de él. De repente, siento el golpe. Mis músculos se tensan. Cierro los ojos esperando el impacto. Cuando los abro, la mitad de mi carro esta bajo la caja del pickup. Me duele el cuello un poco y me siento extraña. Volteo. El muchacho de atrás no ha frenado su carro a tiempo. Por unos segundos, siento todo tan familiar, tan extrañamente familiar. Me bajo del carro, las personas nos observan a los alrededores. El señor de enfrente se baja también, y le sigue tras de mí el muchacho que ocasiono todo. Me mira con miedo, el señor me mira de la misma manera. "¿Estas bien?" Me preguntan. Mi carro es una lámina pateada, por enfrente y la parte trasera también. Sigo sin responder. "¿Muchacha, estás bien?" Los miro y siento las lágrimas en los ojos. Estoy bien. El señor le dice al muchacho que debe pagarme, el muchacho se me acerca y me pide disculpas, yo sólo sonrío. Me ayudan a mover los restos de mi carro y mientras lo hacen, veo los pedazos que se desprenden y ruedan por el piso.

No tengo celular, se descompuso hace dos días, no sé a quien llamar de todas formas. Me duele la cabeza y me siento mareada. El muchacho me ofrece agua y su teléfono al tiempo que se vuelve a disculpar con voz temblorosa. Le vuelvo a sonreír.
Llamó a mi casa y me siento en la banqueta caliente a esperar, mirando mi carro destruido, escuchando los carros pasar. Hace medio minuto estaba feliz por terminar el semestre. Ahorita me duele caminar. Otro instante para la colección.

Dos horas después ya estoy en casa. Me duele caminar. Me duele la cadera, la columna y el cuello. La cabeza me da vueltas y mi mamá no deja de decirme que esta contenta que esté bien.


Hoy, por primera vez en años, se bajó mi mamá del carro corriendo para darme un beso y decirme que todo estaba bien.


And I open bloodshot eyes into fluorescent white
They flip the siren, hit the lights, close the doors and I am gone
The Artist In The Ambulance - Thrice

May 30, 2010

What is love?

And I have a question.*



¿Amor?
Es muy simple.
Amor es aquello que hacemos cada noche antes de ir a dormir. Es ésa mirada que me lanzas mientras me lavo la cara toda dormida. Es la sonrisa que te arranco mientras juego con los niños. Es el abrazo que le das a tu madre cada vez que la ves. Es el gracias que te da la señora a la que ayudas con las bolsas. Es la risa que le arrancas a los niños cuando llegas de trabajar. Es el olor del perro que se penetra en las cobijas de tanto que duerme con nosotros. Son las lágrimas que derramo cuando no te entiendo. Es tu llamada tras el accidente. Es el miedo que te recorre cuando temes perderme. Es la furia que me envuelve cuando alguien te lastima. Es la palmada en la espalda que te da tu padre cuando lo visitas en el consultorio. Es el bienvenido que te susurro al oído cada que regresas a casa. Es la sensación de mi piel erizada bajo las sábanas. Es el perdón que pido cuando digo las cosas mal. Es tu comida favorita en la mesa. Es el suspiro que exhalo al recostarme en la cama cada noche. Son las llamadas a media madrugada porque tengo ganas de escuchar tu voz. Son los mensajes a medio día mientras voy por los niños. Son las preguntas difíciles de responderle a tu hijo. Es la emoción de verlos crecer y el orgullo con el que los miras hacerlo. Es cada capricho que hago cuando vas manejando y quiero besarte en cada alto. Es cada vez que compartimos comidas. Es el tiempo que dedicas a acariciar mi cabello por las mañanas. Es el amanecer que vemos cada día al platicar hasta el alba. Es el cigarro que fumas conmigo a media noche. Es el escalofrío que me recorre cuando me preocupo demasiado. Es tu mano en mi cintura al bailar. Es la bienvenida en el aeropuerto cuando te vi por primera vez. Es cada vez que discutimos opiniones. Es la película que me hace llorar. Es cada vez que me regañas por no hacer las cosas. Son los ojos tristes al despedirnos. Es cada vez que me tomas la mano mientras manejas. Es cada vez que cierro el puño de coraje porque no me entiendes. Es cada animalito que me ayudas a rescatar de las calles. Es ver el mensajito parpadeante en la pantalla de mi celular. Es el estar tan lejos pero tan cerca.

Es todo esto y todo aquello. Eres tu y soy yo.
Es el mundo. Es todo.


Love does not consist in gazing at each other
but in looking outward together in the same direction.
Antoine de Saint-Exupéry

*Vía Ana Medina.

May 20, 2010

Furry Perfection.




Mundito Feliz al servicio de la comunidad.



Un perro o un gato o cualquier animal, solamente requieren de cuidados y cariños. No ocupan que los llames o les publiques estatus en facebook o que le escribas posts llenos de amor en tu blog. Sólo necesitan que les dediques sonrisas al día, les des de comer e inviertas un poco de tiempo en ponerles atención. Los animales son criaturas extremadamente nobles, aprendamos poquito de ellos.

Vamos, adopten uno.
No paguen por ellos. Son seres vivos, no productos.

May 18, 2010

Nuit Blanche


La vida es un instante.
Es un segundo que vives, ese momento dónde te quedas sin aliento, esa sonrisa que hace que tu corazón se acelere de pronto. El golpe del viento en tu rostro, el beso del rocío por las mañanas. Una estrella fugaz al amanecer. Cada pequeño detalle de cada gran momento, cada destello de luz en el arco iris de colores que es esta grandiosa coincidencia que llamamos vida. La vida son esos matices que dibuja el sol en el cielo antes de irse a dormir. Es el beso que sigue en tus labios a pesar de los años. Es el perfume que vuelve a tu mente en las noches de lluvia. Es el segundo que dura esa mirada, donde tu corazón se detiene una fracción de segundo, antes de volver a latir. Somos tu y yo. En éste momento. Mientras me lees. Mientras escribo. . .

La vida es un instante. Por eso hay que vivir cada uno, como si fuera el último suspiro que darás sobre la tierra. Tal vez no haya un mañana, tal vez no haya un lo siento, tal vez no haya un remedio... Por eso, hoy tienes que decir te amo con todas tus fuerzas, tienes que decir lo siento con el corazón, tienes que vivir tus sueños, tienes que disfrutar cada segundo y tienes que sentir cada momento. Porque éste es tu instante.

Por que esto es lo único que hay antes de que caiga la cortina blanca.
Vive. Sonríe. Disfruta.
Hoy.




Then we kissed.
And time seemed to move faster and then slower,
Until it finally stopped.And, as Chronos glanced down below, he gracefully smiled.
For he too, was enjoying the moment.
Our moment.

May 15, 2010

Bloodstained Fur.



Esta semana me desaparecí del mapa por unos días, escapando a mi lugar favorito en el estado y uno de los lugares más significativos (por demasiadas razones), sin avisarle a nadie ni nada. Sólo me subí al carro, con mi maletita bajo el brazo y agarré carretera con rumbo fijo en mente, imaginándome en la playita al caer el sol. Ya me vi, ya me vi. Por varias horas, observé el paisaje a mi alrededor mientras disfrutaba de la compañía serena de quien se ha convertido en un excelente amigo y compañero de aventuras. Estaba por atardecer y, aunque suene exageradamente cursi, se veía tan bonito el cielo que de verdad, creí que todo, absolutamente todo, iba a estar bien.

A media hora de llegar a nuestro destino se divisó a lo lejos un perro tirado a media carretera; creo que nunca lo he dicho, pero, no puedo ver animales muertos en carretera o en calles, si digan lo que quieran, pero simplemente no puedo. Me da coraje que los pobres animales no tienen conciencia real de qué es una carretera y terminen aplastados en el camino, o lesionados para todo lo que duren sus cortitas vidas. Me da mucha tristeza, de verdad, me dan muchas ganas de llorar cuando pienso en que realmente ni siquiera tienen oportunidad a veces de reaccionar antes de morir de manera espantosa. Todavía más coraje es cuando escucho personas que dicen, sólo son animales. Con todo respeto, si, sólo son animales, como tu sólo eres un imbécil. Al divisar al animal, bajé la cabeza, el clásico escalofrío que me recorre cuando veo animales muertos llegó y sentí el coraje en mi estómago. La carretera era muy amplia, había suficiente espacio como para esquivar al animal sin tener necesariamente que lastimarlo o ocasionar un accidente. Me quedé mirándolo mientras nos acercábamos; estaba muy bonito el perro, era negro afelpado, el torso se le veía cubierto de lo que parecía ser sangre. Antes de pasar al animal, de pronto soltó un gemido y comenzó a moverse, intentado levantarse. No estaba muerto. Ante mi grito de sorpresa, mi amigo bajo la velocidad y se orilló, sin detener el carro por completo. Yo no sabía que hacer, si bajarme del carro y correr, ¿me dejaría subir al perro al carro? ¿A donde lo llevaríamos?. Le supliqué que se detuviera, vamos a ayudar al perro, pobrecito, esta sufriendo, por favor Chris para el carro, pareció pensarlo un momento, pero, al final no quiso detenerse. Dijo que llegaríamos de noche, que podía morderme, que probablemente ya no tenía caso, que no podía acercarme por los carros sin exponer mi vida. Y su respuesta fue definitiva. No importaron mis alegatos o mis opiniones.

No nos detendríamos.

Me dio tanto coraje y tanta tristeza, mientras miraba hacia atrás al pobre animal en el piso, escuchando a lo lejos sus gemidos. No tienen idea. Llegué enojada, la playa puede irse a chingar a su madre, pensé. Hoy no quiero ver el mar. Hoy no quiero hacer otra cosa, hoy no quiero decir pobre perrito muerto o hay que triste. Hoy quiero tratar de saber por que se permite eso.

No entiendo a las personas, no entiendo como no pueden entender que la fragilidad de la vida de un animalito es casi la misma a aquella de un niño, ninguno de los dos tiene conciencia completa de que hay afuera o a qué se expone colocándose frente a un carro en movimiento. ¿Cómo es que si les afecta ver niños lastimados pero no sienten tristeza al ver a un perrito cojear en la calle? ¿Cómo no pueden sentir coraje al ver animales muertos? ¿Al saber que hay ocho mil imbéciles allá afuera que consideran que matar o torturar animales es divertido? ¿Cómo no se preguntan que hace un perro o un gato o cualquier animal en la calle para comer? ¿Acaso no tienen conciencia moral o real? ¿No sienten o algo así? ¿Qué tan difícil es cuidar de ellos como ellos cuidan de nosotros? ¿Qué tan pinche difícil es atender a otro ser vivo que DEPENDE de ti?

Chale.
La verdad es que ya me enojé otra vez.
Hablemos de cosas más agradables o de verdad me pondré a despotricar. Me tocó manejar de regreso, fue lo mejor. Yo amo la carretera, ésa carretera en particular tiene un lugarsito en mi corazón de pollito rostizado. Así que, sobra decirlo, manejarla todo el camino de regreso, con el beat de NOFX como fondo musical, fue lo mejor de todo el viaje. Una palomita más a mi to-do list. Roadtrip, checked.

Les dejo el video.
video