October 26, 2009

Dream the dream.


Is this the place we used to love?
Is this the place that I've been dreaming of?



Yo tuve un amigo alguna vez, a quien perdí y, como las cosas que recuerdas al descubrirlas guardadas en un cajón, apareció de nuevo mientras rebuscaba nada en ninguna parte.

Yo llegué a sus vidas cuando todos eran conocidos, cuando ya existian los mejores amigos y los apodos; llegué siendo la niña del acento gracioso y el peinado de hongo que no entendía los chistes ni las bromas, y por alguna razón que no consigo recordar, se hizo mi amigo. En aquellos ayeres, él era pequeñito de tamaño pero grande de sonrisa, fácil de palabra y al igual que yo, hablaba hasta por los codos. Me platicaba de su gata siamesa viejita, decía que su mamá no siempre era el panesito dulce que nosotros conocíamos, tiraba mis polly pockets en vasos llenos de coca cola y duraba horas nadando conmigo en la alberca de su casa o de la mía. Fue cómplice del niño gordito que intento conquistar mi corazón imberbe, recorrimos la azotea cercada de su edificio y alimentó durante mi infancia la pequeña sombra de lo que bien pudo haber sido mi primer ilusión amorosa.
Pero, como llegó se fue.
La clásica despedida incomoda, la sensación de alguna vez nos veremos de nuevo y la incertidumbre de si pasaría o no, mientras decía "me voy a México" y yo aguantaba las lagrimitas agarrando el alambrado de esa misma azotea donde habiamos correteado antes; todo adornado con una playita hermosa que nos abrigo durante los juegos y las aventuras.

Hoy no existen fotos ni videos de aquellos días, los únicos retratos de esos días son esos que se almacenan en mi memoria y la suya, que con cada año que pasa se hacen distantes y borrosos, perdiéndose entre la maraña de pensamientos que se arremolinan día con día. Hoy somos amigos de nuevo, hoy hablamos a menudo a pesar de la distancia y los años, hoy me conoce y me escucha como alguna vez lo hizo hace ya tanto. Ha escuchado mis tristezas y ha compartido mis alegrías, nos hemos reído del tiempo y la distancia, apoyados en una camarita y un micrófono que hacen posible lo alguna vez imposible y permiten que le chille cada que siento que se me viene el mundito abajo.

Gracias Ro, por todo y por nada.
Por ser amigo ayer y ser amigo hoy. Por las sonrisas con amor y las que no lo tienen, por la invitación y por tu ma que se acuerda de mi a pesar de que no me ha visto en años. Gracias por darme un lugar en tu corazoncillo y ocupar uno en el mío.

Tienes algo.
Que no sé que es, que no puedo definir. Y te lo digo por aquí, igual que te lo dije por allá.
Ya llegará la playita, ya llegará el abrazo prometido y ya llegará Chiapas.
Entonces te lo diré de nuevo, despacito y a cucharaditas.
Para que no se te olvide nunca.



So if you have a minute why don't we go,
Somewhere only we know.

The ground shakes, but my feet stay put.

I wander through fiction to look for the truth
Buried beneath all the lies.


Estoy entera, estoy feliz. Eso te dije.
Me levanto y hago mis cosas, me siento feliz, me siento llena… pero, ¿de verdad lo hago? De verdad me puedo sentar en la noche y decir que siento que mi vida esta completa, que tengo y hago las cosas que quisiera, que no me arrepiento de alguna decisión del día, de alguna acción que tome… ¿puedo acaso?
La respuesta es simple.
No.
No puedo.

Vivo sumergida en un eterno complot propio, saboteándome las expectativas y los sueños sola, llenando mi mente de distractores y bañándome en mis propios miedos una y otra y otra vez, dejando que las oportunidades y los sueños se me vayan de las manos, porque no puedo levantarme y tomar las riendas de una vida que siento como si no fuera mía. Porque vivo sumergida en una fantasía eterna, donde despierto pensando que si imagino las cosas, puedo tergiversar la realidad un poco y comprarme mi propia idea de un mundito feliz, donde las cosas salen si les pones el corazón, donde das y pides perdón sinceramente, donde las personas no crean cadenas de daño, lastimando a otros solamente porque los han lastimado a ellos, donde no vivimos bajo el disfraz social que más nos convenga, donde las personas son auténticas y las amistades reales. Porque el mundo allá afuera me asusta tanto, que prefiero volver a meter los piececillos en una burbuja que no existe y que no me protege de nada, ni siquiera de mi misma. Porque soy ingenua, soy confiada, soy amistosa y siempre doy más de lo que guardo para mí, porque siempre justifico a las personas, porque quiero creer que en el fondo son buenas personas y que todos merecemos una segunda oportunidad… Pero me canso cuando llega la tercera o la cuarta, y sigo lastimándome por permitirles a otros que me lastimen.

Sigo molestándome conmigo misma por hacer todas esas estupideces que sé que no me hacen feliz, pero que me sirven de distractores por unas cuantas horas; sigo dándome palmadillas en las manos sola cuando cruzo líneas que no debería, impulsada más por mi necesidad de sentirme que no soy la única, que por un sentimiento real o una confianza firme. Me siento estúpida en esos momentos que digo, maldita sea ¿porque de nuevo?, me cansa saber que 2 de cada 3 personas que se me acercan esperan algo de mi, algo que tal vez no quiero ni puedo darles; porque no tengo defensas que me protejan de nada, porque no tengo la capacidad de distinguir entre las ovejas a los lobos, porque (de nuevo) soy demasiado confiada.

Pero no soy victima de nadie. Soy causa y soy efecto. Por que me rehúso a cambiar, me rehúso a ver a las personas desde ojos fríos, me rehúso a abandonar la idea de que allá afuera, hay quienes como yo, se preocupan de la frivolidad que nos esta envolviendo; de cómo nos hemos desconectado de aquello que importa para sumirnos en una conducta autodestructiva. Sin embargo, me canso, me tiro al piso y digo ya por favor, basta; quiero rendirme y quiero dejar de ser yo. Convertirme en eso que odio y ser uno más, otra persona fría y defensiva, que se protege y esconde bajo marcas y actitudes diseñadas por otros. Quiero doblar las rodillas y que mis brazos no tengan la fuerza para agarrarse de nada, porque estoy cansada de cuerpo y de espíritu. Por que no quiero más noches donde en plena fiesta, con mi copita de tinto en la mano, me sienta más en soledad que cuando de verdad estoy sola; porque las pláticas y las personas son burdas, porque comen mas carne humana que nada, porque no llenan el huequito que cada año se hace un poco más grande… Y que no le veo el final.

Vomité vino como ahorita vomito desilusiones, porque me senté sola a beber hasta morir, porque me desconecté de la plática al saberme sola rodeada de personas; dos botellas y una caja de delirium blacks después, me di cuenta que estaba en casa, sentada en un sillón, vomitando frustraciones, siendo parte del problema. Entonces me levanto y digo, voy a hacer las cosas bien, voy a creer, voy a cambiar… y salgo al mundo.

Y me aterra.


And the risk that might break you
Is the one that would save,
A life you don’t live is still lost.


Pero no puedo dejarme caer, no puedo dejar que las cosas me rompan... Porque si no creo yo, si no puedo yo… ¿quien te tomará de la mano cuando tu te derrumbes? ¿Quién te dará fe ahora que no tienes nada? Porque creo que mereces un mundo mejor. Porque creo que mereces una vida mejor. Y quiero que la tengas, quiero que puedas salir al mundo sin miedo ni desconfianza, quiero que no tengas razones para sentirte herido nunca y que las situaciones que te estresen se reduzcan a no saber que hacer con tu tiempo. Por eso tengo que seguir creyendo, tengo que trabajar por hacer que las personas encuentren razones para creer. Porque creo en las cadenas de cambio, tanto buenas como malas, y si puedo dejar una impresión positiva en alguien, tal vez ése alguien también puede hacerlo con alguien más. Por eso tengo que romper la burbuja, para salir al mundo y darlo todo. Porque hoy quiero estar bien, al igual que ayer.

Aunque en el camino me haga pedazos, aunque en el camino me rasgue la piel; quiero que tengas un camino seguro que caminar. Quiero que encuentres la fuerza y las ganas para caminar por el camino amarillo, porque el mundo es precioso y las personas podemos serlo también. Podemos aprender de los errores y podemos mejorar.
Quiero que tú vuelvas a creer en todo, porque no puedes perder más días de vida encerrado en tu caparazón de tortuga, así nunca llegaremos al zoológico y no podré ver a las jirafas…

Escríbeme algo más seguido, me gusta leerte.
Y si, estaba nerviosa.



So live like you mean it,
And love ‘til you feel it
It’s all that we need in our lives.




October 23, 2009

Rants

La gente nunca termina de sorprenderme, ya sé, ya lo dije antes.
Pero no deja de pasar. Un día crees que entiendes algo, crees que sabes algo... y al otro, pff... ya no está. Y no tiene sentido.

Las cosas deberían venir con manual. Life for dummies.
A lo mejor así, todo sería más sencillo.

Sigh.

October 20, 2009

Early Winter


Esto iba a ser el comment para el post pre-invierno de la gomita, pero se convirtió en una cadenota de ideas.

El invierno me trae dos cadenas a la mente, ambas relacionas de alguna manera y ninguna de las dos se puede clasificar entre mala o buena. Simplemente son cosas que están ahí, pendulando entre mis recuerdos y acrecentando su presencia conforme se acercan los días grises y la temperatura baja.

La primera:
El frío me encanta, los días fríos hacen que quiera refundirme bajo las cobijas y no salir de allí, hacen que me den ganas de comer pollo rostizado, jugar baraja y ver Dr. House. De tomar baños de agua calientita y sentir el escalofrío que recorre mi cuerpo cuando el agua me toca por primera vez. Pienso en tomar vino y comer ensalada, de comprar pepperamis en una ley y rebuscar entre las latas aquella que se vea más exótica y poblada de enfermedades tercermundistas, sólo porque me intriga su mágico contenido. Me da por buscar un suéter verde con un numero dos en la espalda, que siempre huele bien aunque lleve meses encerrado en una caja, y que por una razón incomprensible, no aparece en mi armario ya. Me da por pensar en carretera, en escuchar Belanova y comer en Mcdonalds.

La segunda:
El 24 de Diciembre, y todo lo que engloba. Que ya viene de nuevo y los que ya pasaron. El escaloncito, los mensajes madrugadores, el árbol de navidad, la sonrisa a media noche, al pobre leproso que no sé como se encuentre, la banquita en el parque, mi cajita feliz, películas en el auditorio... y la más importante: El tiempo pasa.
Shit happens.
Life's like that. Sometimes it rocks your world
And sometimes it breaks your knees.



Just like that.

October 17, 2009

Le Désert De Mon Coeur

A veces me siento descosida y a veces me siento muy pequeña.
Cuando las cosas y los tiempos me van arrancando pedacitos o jalando los hilos que unen mis pequeñas partes, quisiera encontrar el momento y el lugar para sentarme entre las flores para coserme de nuevo, para juntar mis pedacitos e intentar colocarlos de nuevo en su lugar. A veces no encuentro el lugar adecuado y mis piezas caen en cualquier parte, a veces no alcanzo a juntar todas las que se caen o a coser bien los cortes que dejan las ramas de la vereda en que camino en la tela que me envuelve y me voy así, incompleta y rasgada. Hay momentos donde me canso y caigo al piso, impaciente, desesperada... pidiendo que las cosas no le hagan más daño a mi pobre vieja tela.

Como mis muñecas viejas, quisiera que alguien también se sentara a repararme, para que pueda jugar contigo una vez más sin tener miedo de romperme de nuevo. Como un rompecabezas incompleto, espero el día que mi pieza faltante aparezca bajo el sillón para que el estampado que muestro vuelva a ser el paisaje azul.

Amanece, y yo sigo esperando.




Son las seis a eme. Tengo examen de francés en dos horas.
No me siento nada segura...

Soupir.

Oh mon amour, mon âme soeur
Je compte les jours je compte les heures
Je voudrais te dessiner dans un désert
Le désert de mon coeur

October 15, 2009

I've seen diamonds cut through harder men...

Ayer me dieron una noticia muy triste.
Una persona a quien estimo y respeto muchísimo, se vio involucrada en problemas laborales que tristemente no le tocaban, lo sé porque trabajamos juntas. Es feo cuando ves canalladas así a alguien que le ha dedicado tiempo y esfuerzo a la empresa o institución, que hace las cosas derechas y que todavía se da el espacio para ayudar a otros en su trabajo. Fue ella quien me llamó para trabajar de nuevo en el Colegio donde no dan clases, y es por ella por quien no tiré las cosas a la chingada cuando nos acusaron a cobranza y a mí de no poder manejar el trabajo. Por que me recomendó, porque creyó en mi capacidad.

Es por eso que me encabrona, cuando la veo hecha trizas, sentada sola en el jardín trasero; cuando me acerco y pregunto que pasa, cuando me desvía la mirada y dice nada. Es por eso que me encabrona cuando por fin accede, salimos a comer y me da la noticia: Se va.
Y se va por la mala. Se va por no aceptar irregularidades en manejo de flujo, se va por no tomar partido en que las cosas se hagan por cualesquier método. Le digo que se sienta orgullosa de saber que por sus principios no pueden con ella, le digo que se relaje por que es injustificado y porque el Consejo no ha aprobado su salida. Le digo que no se estrese, ella sabe que en el momento que pise el suelo desempleada, ya tiene quien la contrate en la puerta, porque su trabajo habla por ella.
Me sonríe. Lo sabe.

Yo también voy ya de salida, porque mi trabajo temporal terminó, y si antes sentía feo de ya no trabajar, ahorita digo venga... porque no quiero trabajar en donde las cosas se hacen como sea y donde tapan los malos manejos con diamantina y eventos grandes, para desviar la atención de los problemas internos. Porque NO creo que las cosas funcionan así. Porque NO creo que se necesite conservar a los malos elementos. Porque NO creo en la cultura de tranzar para avanzar.

Que lástima pero adiós.

October 13, 2009

Que diablos.
Quien fuera un excelente amigo, acaba de romper vínculos por razones que sólo él parece conocer. Y sólo puedo pensar, ¿que chingados...?

En serio.
No entiendo nada. Todo felicidad un día, y al otro, tómala... Ya no me hables.
La gente es tan extraña.
Manejan su ira y sus frustraciones de manera que pareciera que quien maneja son las pasiones y no ellos. Especialmente cuando en una amistad, confunden amistad con sentimientos propios de otro rubro.

Supongo que si entiendo un poco, pero sólo un poco. Sin embargo, no es justificación para explotar. Nadie tiene derecho a faltarte al respeto porque confunden las situaciones y las personas. Menos a intentar cruzar una linea tan delicada como esa, asi a la brava.
Es triste, pero ni modo. No quiero gente que te papalotea alrededor con otros motivos, mientras se manejan con una imagen de amigo bien intencionado.
Que se quede con su amistad.

Que se la quede toda.
Prefiero el solo.

October 12, 2009

La journée

Este fue un fin de semana tan pesado... pero bueno al final de cuentas.
Por fin pasó el evento estatal gubernamental para el que estuve trabajando desde agosto, lo que significa que mi trabajo se ha terminado y que vuelvo a las largas filas del desempleo, pero también significa que llegó la hora de evaluar los frutos de varios meses de esfuerzo y ganas.

Llegó el viernes y, después de la semana más larga de todas y de un total de 4 horas dormidas por día, empezó el evento. Entre mis tacones y el uniforme (léase vestido entallado que escogieron las muchachas de la oficina), andaba bailando entre cientos de gentes, correteando registros, constancias, expositores en aeropuertos tanto locales como foráneos, con el celular en una mano, el radio de la oficina en otra, colgando el gafete del cuello más la larga lista de preguntas que iba contestando a cada paso que daba. No podía avanzar sin que ya tuviera otra cosa que añadir a mi To do list. En algún punto dije, ¡me quiero volver chango!, pero controlé mi estrés y mis ganas de apuñalar expositores por cambiar el plan de vuelo una quinta vez, respiré hondo y profundo, puse mi mejor sonrisa y salí de nuevo, a hacer exactamente la larga lista ya descrita antes, de nuevo.
Todavía para repetirse una vez más, el sábado.

Hubo de todo.
Malas caras de parte de los dos tristes edecanes que nos prestó la Universidad, señores que te hacían sentir acosada con sus miradas llenas de sabroseo denso y desagradable, señoras llenas de alcurnia que exigían pusiéramos de pi a pa sus largos y suntuosos apellidos, viejitos simpáticos que te daban gracias cuando los orientabas a la cafetería, estrés de las muchachas, estrés del jefe, fallo en las luces, una placa de reconocimiento con el nombre mal, cd's con la información mal, señores que no querían el boleto que les tocaba y otros que se quejaban de que no podían disfrutar de las conferencias porque su silla no les dejaba descansar su trasero a gusto.

Un circote.

Pero al final, cuando el evento finalizó, fue bien padre que se acercara la mesa directiva a felicitarme por el trabajo hecho, a disculparse alguno que otro por la falta de respeto o el exceso de trabajo y el presidente del Colegio diciendo que no podía haber echo las cosas mejor sin el equipo de trabajo. Es bonito cuando le dedicas tiempo y esfuerzo a algo y lo ves surtir efecto.
Tuvo también sus anécdotas bonitas. Que los expositores preguntarán por mi al llegar antes que por su hotel, que te agradezcan las atenciones y te traigan detalles significa que causaste impresión y me hizo sentir que mi trabajo estuvo bien hecho. Que los asistentes foráneos se acerquen a tu jefa para preguntarle por ti y felicitarte por tu trabajo, también es algo que me hizo decir, todo valió la pena. Incluso el comentario de un fulanote sobre si podría tomarse una foto con mis piernas (lo sé, lo sé, esa misma cara puse yo), paso ya a segundo plano con tanta felicitación.

Sentí rete bonito.

Saliendo del evento, fui a comer con mi santa madre y con un señor foráneo que resulto ser de la mesa directiva del colegio al que fui alguna vez cuando chica en alguna otra ciudad donde viví antes de volver a éste, mi pedazo de desierto. Resultó haber sido amigo de mis papás y que alguna vez su hija jugó conmigo. Como llegó a reconocernos, ni idea.
Pero lo hizo, y fue bien padre también. El mundo es tan pequeño.
La plática fue amena sin ser una conversación ocasional, se habló de las conferencias, de la actualidad, del gobierno, de los problemas, de las soluciones... sin que uno solo de los temas pasara a ser tedioso.

Llegué a mi sacrosanto hogar, sólo para morir casi 13 horas seguidas sin un solo pestañeo interrumpido, víctima del cansancio acumulado, el desgaste de mis pies por culpa de los benditos tacones, mi falta de alimento saludable en como una semana y pues... la flojera inmensa que saturaba mis poros. Desperté el domingo, ya repuesta y con completo uso de mis facultades mentales, las cuales aproveché para absolutamente nada con un gramo de utilidad.
Me dio el bajón. Me aguanté.
Tomé un larguísimo baño, salí fresca como lechuga y partí a ver a Café Tacvba tocar en las fiestas del pueblo. No importa si no me sé todas las canciones. Cantaron la que más me gusta.

Yay!


Les dejó el video. Me encanta.
Y ahorita en mi momento emo, me llega. Snif.



October 11, 2009

A Thousand Miles Seems Pretty Far...


Pack up
I'm a stray


Dicen que te vas.
Que abandonas este pequeño pueblo. Dicen que vuelves a la ciudad que llena de nostalgia tu corazón y al único lugar que has considerado hogar. Dicen que allá volverás a sonreír como antes y que allá tu corazón estará completo de nuevo. Dicen que quieres poner tierra entre tu y yo.
Dijeron muchas cosas. Y las entiendo todas.
Aunque duelen.

Yo sé que serás feliz, yo sé que estarás bien.
... Yo sé que estarás bien.

Lo pienso diario desde que me dijeron que te marchas.
Es como una plegaria que repito sin cesar, esperando creerla y que me crean cuando la digo. Esperando comprarme mi propia idea. Por que no puedo permitirme doblar las rodillas y caer.
No puedo permitirme tristezas que ya no son mías, pero que no puedo soltar.

Y no lloro. Aunque quisiera.
Aunque siento las lágrimas asomarse y mis rodillas temblar. Aprieto los dientes y aguanto, miro al cielo y pienso que las cosas pasan por algo. Me repito la plegaria y me muerdo los labios.
Pero no todo es tristeza, también me siento feliz por ti.
Porque ése es tu sueño. Porque esa es tu vida.

Sólo observo silenciosa desde las gradas, aguantando las ganas de gritar, esperando que tomes las decisiones que más te convengan. Esperando que cada paso que des te acerque más al nirvana; a la felicidad perdida, a ésa, tu casa frente al parque...

Aunque signifique que te marchas, que ya no importa si volteo o no al ver un carro rojo, no serás tu de todas maneras; no importa, pero pensar que en alguna parte de la gran ciudad, estas siendo tu de nuevo, estas empezando a brillar otra vez. Llevando la vida que siempre quisiste llevar. En un trabajo que te llene y te permita crecer. Con la gente con quien siempre añoraste volver a esta. Siendo feliz.


I'll stay the same...


Mi mundo es tan pequeño. Un mundito que a veces no es ni tan feliz.

Veo las cosas desde unos ojos que siguen buscando oro donde no hay. Sigo creyendo en cuentos de hadas, sigo esperando que la gente sea buena en el fondo y que cuando dicen quererse sean sinceros. Sigo llorando con los perritos atropellados, porque sigo sintiendo impotencia de que nadie le importe matar a un animal o dos. Sigo sintiendo coraje cuando veo a los niños en la calle, por que siento que a nadie le importa que ellos se están perdiendo de una infancia bonita para que como adultos se les juzgue por ver la vida desde ojos amargos y hacer lo único que nosotros como sociedad les enseñamos a hacer. Sigo maldiciendo cuando alguien es grosero conmigo, porque yo trato de no ser grosera con nadie, por que en el fondo, me siento mal. Sigo haciendo más de lo que me toca en el trabajo, por que no esta de más que todos pongamos un poquito más, a pesar de que valga madre si trabajas o no siempre y cuando le caigas bien al jefe.

Aún lloro con las películas. Aún me emociona ver el mar, aún me mueve algo dentro el ver un amanecer. Aún me da miedo estar sola en la obscuridad. Aún me flaquean las rodillas cuando alguien que quiero me dice algo hiriente. Aún espero que la universidad se convierta en eso que me prometieron al ingresar, donde de verdad aprenda algo que valga la pena.
Sigo pensando que las cosas son de quien las trabaja, que los vecinos pueden ser personas agradables, que la gente en la calle tiene una historia preciosa tras ellos, que lo mejor que puedes hacer es hacer sonreír a alguien en la calle.

Sigo siendo débil ante los ojos de los demás. Sigo siendo muchacha de pueblo para todos.
Entonces dime, ¿Qué puede dejarte alguien como yo, que no puede soportar el mundo real? ¿Que tengo para darte a ti, que ya tienes todo?

Nada.


Me siento feliz de que te marches.
Aunque no pueda sonreír cuando lo digo. En el fondo, yo sé que vas a estar bien.
Yo sé que es lo mejor.


Oh say say say, you'll...


Yo sé.
Espero que siempre sonrías igual. Espero que encuentres aquello que te hace feliz, que tus libros se tripliquen, que camines de nuevo la senda hacia la cima del cerrito donde el aire aun es fresco. Que no te pierdas en el camino. Que no destruyas tu carro otra vez. Espero que tu cabello vuelva a crecer, que encuentres más fulanitos en taxis que quieran ser tus amigos, que encuentres razones para ya no pensar que beber es lo único que queda. Que no pases navidad solo nunca más. Que siempre mires al cielo al salir por las mañanas.
Espero muchas cosas buenas para ti. Porque mereces el mundo.

Buen Viaje.
Wait.
They don't love you like I love you.

October 5, 2009

I hate you space and time.

A veces maldigo las coincidencias tanto como maldigo el calor.
Especialmente cuando me ponen en una situación incómoda o dónde tenga que toparme contigo. No sé reaccionar.
No en ése momento; me tiemblan las piernillas, se me acelera el corazón y el riesgo de morir accidentada mientras manejo se incrementa unas mil veces. Me pongo tiesa y volteo la cara, a pesar de que siento la sonrisa de idiota asomarse entre mis labios.

Por eso no me gusta verte. Porque sigues moviendo mi mundo como si nada. Que te importa a ti, bah! Tu mundito es tan fantástico como el mío. No hay lugar para duendes en un circo de enanos.

Todo por andar de buena samaritana recogiendo a un amigo que se quedó tirado. Maldito su carro y maldito él. Maldito el compromiso de ir y devolverle un favor. Maldita mi elección de retorno. Maldito tu carro que se cruzó en el momento.
Maldito tu por voltear y verme, sin verme.

Chale.



Solo me pongo triste cuando alguno..
en el momento más inoportuno.. me pregunta por ti.
Como un explorador (J. Sabina)

October 4, 2009

Vuela Conmigo


We couldn't all be cowboys
So some of us are clowns
Some of us are dancers on the midway
We roam from town to town
I hope that everybody can find a little flame
Me, I say my prayers, then I just light myself on fire
And walk out on the wire once again.



El circo de todos los días.
Es como una rutina a la cual uno parece acabar por acostumbrarse; los vecinos que se pelean de madrugada mientras tu pides al cielo que no se maten, o por lo menos que dejen dormir mientras lo hacen, el tráfico del asco por las famosas vías rápidas que lo único que tienen de rápidas es su capacidad de ocasionar accidentes en dos minutos o te devuelven tu dinero, que abras el periódico y de cinco encabezados dos sean asesinatos, uno secuestro, otro influenza y otro crisis. Los papás histéricos dejando a sus niños en la escuela, echándose el carro unos a otros para ser el que deje a Juanito(no ése Juanito) más cerquita; el que va hablando por Nextel a gritos en la calle con el altavoz a todo lo que da porque ha de ser bien pinche sordo y no escucha bien, el fulanete que te dice porquerías de carro a carro y piensa que su técnica de seducción esta resultando excelente mientras tu pides que el siguiente accidentado sea él...
Repito, el circo en el que vivimos. Tan colorido y variado como siempre.

Tengo que escribir un ensayo sobre crisis para mi clase de redacción, y la única crisis que puedo pensar es en la propia. Todo lo anterior lo tengo presente, puedo escribir cuartilla tras cuartilla de cómo eso nos acaba como sociedad. Pero no me interesa en este momento. Sólo pienso en mi circo. En mi pista sin animales, ni malabaristas... dónde el único payaso soy yo.
Pero nadie parece reírse conmigo.
Empezando mis veintes, me siento a la deriva, empujada por una corriente con la cual no me identifico pero que no puedo detener. Buscando las piezas que arman mi Barbie Dream House, pero que no existen o ya no están. Donde me levanto, hago las cosas que tengo que hacer, voy al trabajo, salgo con mis amigas; pero todo el tiempo preguntando... ¿para que esto, o para que aquello? Estudio mi carrera, tengo mi trabajo, atiendo mis intereses... pero, ¿son realmente mis intereses?

Me llaman conformista, me llaman estúpida... pero no me siento conforme.
No quiero esto por lo que todos se desviven, no quiero esta fantasía urbana por la que todos mueren, no quiero estas necesidades ficticias que nos crea la vida diaria. Esa psicosis de adquirir cosas que no sabes si necesitas pero que compras de todas maneras. No me venden la idea de que el mundo necesita consumir para ser feliz.
A mi el mundo me hace feliz sólo por ser eso, el mundo; con todas sus caras desconocidas y sus relatos apócrifos. Sin embargo, es él quien me cuestiona y me ataca por no ambicionar más del mismo.

Entonces salgo y hago las cosas que el mundo dicta, sigo las reglas y juego las cartas que me tocan, pero por mi lado, cuando me quedo sola, cuando me voy a dormir... Sigo pensando en mi casita en la colina de algún país Nórdico, cuidando a mis animalitos, donde las cosas sean tan simples como quiero que sean. Donde sea una rutina que no me ahoga, sino que me ocupa, que me llena y donde al final del día, este una cenita sencilla y casera para dos. Sigo soñando con algún día despertar y salir a una ciudad consciente de lo que puede hacer, donde el valor del trabajo es más importante que el valor del dinero. Sigo esperando el día donde las cosas dejen de hacernos daño, donde pueda realmente decir quiero esto, sin recibir la sarta de comentarios sobre que tan patético es que no tenga ambiciones, solamente porque las mías son diferentes.

Sigo esperando encontrarte en mi cama.


We couldn't all be cowboys...
Goodnite Elisabeth - Counting Crows

October 2, 2009

I’ll be misunderstood,
By the beautiful and good in this city,



Vivo en un eterno viaje.
Las cosas ordinarias me regalan experiencias extraordinarias día con día, cuando leo cosas que me recuerdan esto, cuando voy manejando y pienso en aquello... cuando como hoy, que llueve y pienso en las noches en Ense, con una tazita llena de licor de crema irlandesa y unos luckys descansando a mi costado. El olor de la hierba mojada y la sensación de la misma en mis pies, también me lleva a otras partes, a jardines traseros llenos de gatitos salvajes tan fieros y peligrosos con sus pequeñas patitas como la muerte misma.
Mi vida se entreteje junto con todos esos recuerdos, que inconscientemente regresan, cuando por equis o ye, son evocados por algún incidente o situación, por algo que veo, huelo o siento a mi alrededor. Es como si mi biblioteca multimedia estuviera siempre en búsqueda de elementos relacionados. Si digo chicharos, pienso en el hombre verde, si digo Belanova pienso en carretera (no pregunten por que!), si digo caballos pienso en skittles, si veo un Sanborns pienso en prenderle fuego, si huelo algún libro viejo pienso en mi abuelo y su casa, si huelo una Heineken pienso en besos furtivos...
Todo tiene una historia. Todo tiene un trasfondo.
Es como una película que se repite una tras otra tras otra tras otra vez...

La gente piensa que soy extraña.
Yo pienso que los extraños son ellos.


None of this was planned,
Take me by the hand,
just don’t try and understand