September 30, 2009

Refund


Hoy iba caminando con un amigo, saliendo de un café que me encanta, platicando de esto y de aquello; poniéndonos al corriente después de tanto sin vernos, cuando en una esquina vi sentado a un señor. Se veía triste, preocupado; absorto en sus pensamientos, le era indiferente a la pequeña perrita sentada a su costado, su carrito estaba tras él, abandonado junto con la pila de cosas que yacían sobre el.
Lo reconocí de inmediato.

Pidiéndole un segundo a mi amigo, me acerqué a él y le sonreí.
Me miró extrañado, y antes de que me dijese nada, le dije "Yo a usted le tomé una foto hace ya algún tiempo." Parpadeo un par de veces antes de sonreír ampliamente.
"Ya recuerdo", dijo, "Hola, ¿cómo estas?". Le sonreí de nuevo.
"Bien", contesté, "Me da gusto verlo, que bueno que esta bien".

El señor no dijo nada, solo saludo con su mano y siguió sonriendo.
Pero no tenía que decirme nada. El saber que me recuerda, y que pude devolverle la sonrisa que me regaló hace tiempo, me bastó para sonreír todo el día.



Give me those broken hands of yours,
Hand me the broken smiles.
No wired fences and no more blood.
I'll fix them all,
I'll make it right.

September 27, 2009

All These Things That I've Done...

film the time travelers wife racel mcadams

Hace unos días vi le película "The Time Traveler's Wife".
El concepto que maneja, de alguien que vive atrapado en un constante cambio de tiempo, me ha fascinado. El problema es que también, como todo en el mundo que ofrece un poco del adjetivo interesante para mi, me crea cadenas de pensamiento. Lo raro es, que las cadenas que ésta película creo, ya las había tenido antes. Alguna vez pensé en eso.
Igual que como pensé en lo del accidente, sobre si te diría quien era yo y que había pasado, pensé en lo de viajar en el tiempo. La idea, de poder conocerte en otra época, me daba viajes a mundos y situaciones imaginarias. La verdad, es que me fascinaba la idea; por eso cuando vi el trailer de esa película, supe que la tenía que ver.
No me equivoqué. Lo malo es, que trajo consigo toda la lista de viajes que ya tuve alguna vez, y todas las facetas tuyas que me hubiese gustado compartir.

Quería conocerte de niño; entender porque habías sido un niño callado como te describen tus padres, comprar laminitas de animalitos contigo, decirte que los ligers solo son gatos grandotes y que me dieras una cátedra de porque crecen de ese tamaño. Que me contaras a risas como tu hermano casi prende tu casa en llamas y espantarte diciendo que Hulk vendría por ti.
Como adolescente, ser yo quien te diera tu primer beso y pegarle a la mujer que te robó la inocencia. Verte jovenzuelo, correteando con una fila de geeks más jóvenes pero igual de feos, llevarte atrás de las gradas del campo del IVM y besarte mientras tu madre suponía que jugabas fútbol con tus amigos o alguna geekería propia solo de ustedes.

Conocerte en carrera, allá en Monterrey. Sentarme contigo a ver la ciudad desde la cima del cerro y que me contaras tus sueños mientras maldecías que no hubiese señal de celular para llamarles a todos y decirles que lo habías logrado, y de paso, pedirle que te fueran a rescatar. Ser yo quien te cuidara cuando bajases todo raspado y con las manos ardiendo por tocar hiedra venenosa y dejarte un pomito de ungüento en la mesita de noche, para que te pusieras cuando despertases dos días después. Verte pasar caminando por el TEC, con tu gorrito de wannabe-cholo y tu laptop destartalada porque Alfredito hizo de las suyas de nuevo.
Quería tocar a tu puerta esa navidad que pasaste solo allá, con una botellita de vino y decirte que nunca estarías solo jamás, que llegaría la navidad donde cenaríamos Chow Mein de cajita, sin un peso en la bolsa y en una casa que no era nuestra, pero con el corazón feliz. Recorrer contigo las calles de la ciudad, con tu cámara en la mano y encontrarte en el camino, mientras venias de correr, con tu bolsita de plástico llena de Guinness, mientras finges que no eres alcohólico y darte la manita hasta llegar a tu casa, que conocí sin saber. Verte dar clases en la prepa donde trabajabas, sentarme entre tus alumnos y verte en tu faceta de joven adulto, arrancándole suspiritos a Gabrielita mientras te coquetea sutilmente y tu finges no notarlo.

Darte mi hombro cuando el mundo se vino encima, cuando creíste que era el fin y tiraste el anillo para esa mujer con la que no puedo competir. Decirte que no todo estaba perdido, que no llorases más, pues había quien te estaba esperando sin saberlo. Que por favor, no dejases de creer nunca; porque yo te esperaba en el pueblo al que volviste sin querer hacerlo.
Estar ahí cuando el motor de tu carro se derritió en carretera, aunque eso significase empujar contigo el carro los nosecuantos kilómetros que fueron, contándote alguno de mis malos chistes mientras tu sonríes por cortesía y yo pataleo porque quiero más atención.
Quería ir al Cántaros en un día donde llevases 15 horas de trabajo, haciendo nómina y pagando cuentas, sólo para encerrarte en la oficina y hacerte sudar amor por los poros, mientras tus papás debaten en su casa si estarás haciendo un buen trabajo como administrador y tus clientes se preguntan que son esos sonidos extraños que salen de la oficina.

Quería poder ver todas esas historias que conozco de memoria y estar ahí para darte la mano cuando sintieras que te temblaban las rodillas. Porque me duele que te duela.Que no fueran sólo recuerdos vívidos que compartiste conmigo, historias que se convirtieron por una u otra en parte de la nuestra, entretejiendo su relato con el nuestro.
Pero el hecho de que sólo pueda imaginarlo... hace que la magia nunca se muera.



The broken clock is a comfort, it helps me sleep tonight
Maybe it can stop tomorrow from stealing all my time

Tu huella



Hoy me acordé de ti Goma.
Hace algunos ayeres, cuando todavía no solíamos leernos ni encontrábamos sentido en las palabras de la otra, escribiste un post respecto a una canción de Bacilos, que francamente, yo encontraba completamente desesperante. Nunca le había puesto atención si quiera. Me hartaba que todo el día estuviera en el radio. Fue de esas canciones que uno odia por nada.
Me desesperaba. Así sin más.

En tu post, tu decías que alguien acababa de decirte que esa canción se la había escrito a su novia, que murió ahogada en el mar. Hablabas del rush hormonal que tenías y de manejar de madrugada a conseguir cigarros que apagasen un poco tu caos interno. Ese día, cuando encontré tu post, eran como las 4 y algo a eme, y yo no podía dormir. Estaba muerta de nervios.
Había por primera vez, tomado la firme decisión de ir y enfrentar a la única persona que puede provocarme un ataque de pánico con sólo mirarme, y no podía ni cerrar los ojos por todas las miles de ideas que me caían a chorros. Mi cerebro construía billones de escenarios y los derrumbaba como castillos de cristal, uno tras otro. Encendí un cigarro, apagué las luces del jardín y me senté afuera sola, a fumar mientras veía el cielo despejado. Al leerte, una maraña de sensaciones agradables vinieron, al pensar que en alguna parte del planeta, alguien estaba igual que yo; aun que no fuera por las mismas cosas.

El desenlace del encuentro del día siguiente no fue lo que esperaba; hubo cosas que efectivamente, me rasgaron el corazón de palo como nunca lo hubiera pensado, sin embargo, la dicha que siento de poder aunque sea establecer una conversación monosilábica con esa persona, es inmensa y superada sólo por el hecho de saber que en la zozobra, nunca ha olvidado como sonreír.
Pero eso, no es de lo que quiero hablarte hoy.

Hoy, mientras manejaba del trabajo a casa (Sip, tuve que ir a trabajar en Sábado, mega loser; lo sé), venía divagando como suelo hacer, cuando escuché la canción en alguna estación del radio mientras trataba de sintonizar algo que me mantuviera consciente y despierta hasta llegar a casa. Eran las 4:43 pe eme, el calor estaba algo pesado y el trafico lento, como de costumbre.
Dejé la canción en lo que la reconocía, y al momento de hacerlo, me sorprendí a mi misma cantándola. Lo que nunca hubiese creído.
Todo por que en el momento que la melodía tocó mis oídos, evocó inmediatamente el recuerdo del amor perdido entre las olas que dejó tu post de hace ya rato. Recordé esa noche que ya mencioné y me sentí solidaria con el cantante, con su tristeza y con la nostalgia que el mar le provoca.


Las huellas en la arena si duelen.
Un chingo.

September 20, 2009

Des Mouvements

Ayer tembló la tierra.
Y como siempre, no me dí ni cuenta. Tenía la cabeza en otras cosas, tenía mil ideas encima, iba manejando sin saber ni a donde. Pensaba en lo que iba a escribirle al Mundito, porque tenía tantas cosas que decirle... Me dí por enterada cuando sonó mi teléfono, con mi madre exaltada del otro lado, diciendo que había temblado fuerte. Mi ma siempre ha sido tremendamente nena para los temblores, especialmente cuando no nos tiene al lado, porque se asusta todavía más.
Le aseguré que todo estaba bien, y mientras hablaba con ella, pensaba dudosa aún, si de verdad habría temblado fuerte o sólo era el miedo de mi mamá que la hacia extrapolar las cosas.
Pensé en ti.
En si estarías bien, en si estabas solo en tu casona, si te daría nervios que disimularias con tu risita marica tan tuya... Mientras hablaba con mi madre, pensaba en el año pasado cuando tembló fortísimo, como me hablaste antes de que se cortaran las lineas, porque te asustaba que me hubiese tocado el temblor en el tercer piso del edificio universitario de cartón al que voy. Dijiste, no cuelgues, quiero seguir hablando contigo cuando esto termine. Y no lo hice, que se caiga el techo y se rompa el piso, pero no cuelgues.
Caí en cuenta que mi madre me hablaba cuando dijo mi nombre en voz alta; asegurándole que ya iba a la casa y que ni me había dado cuenta del temblor, colgué el teléfono.
Cuando volví a ver el teléfono, descubri el mensajillo parpadeante, al abrirlo... no pude evitar sonreír: Si, si estoy bien.
Gracias por preguntar.


...What comes is better, than what came before ...
I Found A Reason - Cat Power.

September 18, 2009

El mundito es feliz.


Me escapé a la playa de madrugada.
Vi el sol salir mientras sentía mis pies enterrarse entre la arena mojada, escuché las gaviotas y vi a los pelicanos bajar al mar. Junté conchitas mientras pensaba en que les diría a mis padres de porque su pequeñuela había huido a la playa a las 3:30 a.m. saliendo del evento de su trabajo. Quería sentir arena, quería que el mundo entero se pusiera en pausa para yo poner en orden todas mis ideas, que se congelara y se rompiera todo, mientras yo veía los pedazos de cristal caer a mis pies... que importan ya, pensaba, necesitaba estar ahí.

Entonces pasó.
El universo me dijo lo que ya sabía. Maldije viajar trescientos kilómetros solo para reafirmarlo. Y Lloré. Pero no fue amargo. Lloré en silencio, mientras el sol bañaba todo a mi alrededor y el mundo se desperezaba. Entonces el mundito fue feliz de nuevo.
Esa felicidad extraña que sólo quien la siente la sabe comprender. Estoy viva.
Tan viva, que siento tanto...





Yo no quiero París con aguacero, ni Venecia sin ti
Contigo (J. Sabina)

Señora B.


Todos tenemos momentos donde las cosas no salen o no son como quisiéramos, todos tenemos ratos donde desearíamos estar en cualquier otra situación o momento distinto al que vivimos, con tal de no tener la ansiedad o los nervios que nos carcomen en el momento.
Sin embargo, estas ahí.
No hay cambio de página ni cambios de pista. Ese es el ritmo que lleva tu vida y es al que se debe de acomodar tu paso. Es donde uno hace lo que puede con lo que tiene, donde te aferras a creer que las cosas saldrán adelante y que al final, eso será sólo una más de las cosas en una larga lista de pude superarlo.
Hoy operan a la mamá de una persona que estimo, y cómo no puedo ir personalmente y decírselo, espero que cuando lea esto sepa que yo también espero que todo salga bien. Que yo también espero que cuando nos veamos de nuevo a las 2 a.m. en el messenger de gmail, sea para que me diga que las cosas salieron como debían y que su santa madre descansa a gusto en su casa, ya en recuperación y ya mejorada.

Brillante, espero que todo te haya salido bien.
Recuerda que se te estima muchisimo y que espero el siguiente oneliner, dile a tu ma que tu namber guan fan, le mandó saludos. :)
Mientras, come bubulubus en la espera.
Ya sabes, si puedo hacer algo por ti, sólo pidelo.

Vuelve pronto n___n
Se te extraña harto.

September 15, 2009

Mi amiga

Creo que nunca he hablado de Ana Cristina. Ella es una amiga nueva que hice hace algunas semanas, y de la cual, me siento enteramente orgullosa de decir que veo casi diario. No es alguien con quien me siente a platicar, ni siquiera sé cuántos años tiene, aunque yo le calculo a lo mucho unos 8. Es una niña seria que sin más, me regala una sonrisa todas las mañanas, y debo decirlo, tiene una de las sonrisas más sinceras y bonitas que yo he visto.

Todas las mañanas, en mi ruta al trabajo, paso por el cruce de dos bulevares y allí es donde la veo, vendiendo periódicos como todas las mañanas, acompañada de sus padres, una pareja de mediana edad, aspecto sencillo y buenos modales. Siempre me dicen buenos días cuando me toca hacer el semáforo. Esa es la única parada que hago en todo mi recorrido, ese es el único semáforo que espero este en rojo, para poder saludar a la pequeña y que me regale la sonrisa del día.

Yo sé que para muchos de ustedes, ella no es nadie. Pero a mí me regala felicidad en sonrisitas todas las mañanas, cuando la veo como desde lejos, al ver mi carro, sonríe y se acerca al lado solamente para decirme hola y derretirme el corazón. Cuando me toca el semáforo en verde, la veo por el retrovisor como se sonríe sola, cuando ve mi carro alejarse en la distancia.
Que alguien desconocido, especialmente una niña, tenga en su corazón un lugarcito para mi, que recuerde mi nombre y que me sonría diario, son de esas cosas que hacen que diga que la vida no es bonita, es preciosa.

Me llena el corazón, y me siento importante, porque puedo traerle una sonrisa a alguien a quien no le doy nada. Ojalá el mundo estuviese lleno de Ana Cristinas. Ojalá ella sea siempre sonriente. Ojalá algún día pases por el semáforo ese… y la conozcas.

September 11, 2009

Los temporales que azotan...


Al parecer, no ha llegado el día donde el polvo no se levanté cuando por equis o ye hay intercambio de palabras entre tu y yo. Ya sea que piensas que buscó lugares donde encajar la daga y hundirla hasta que ya no pueda más, o porque sientes que me escondo bajo mi caparazón de imitación de tortuga ninja, made in china. A veces soy yo la que siente que buscas entre los pliegues de mi piel lugares donde la llaga sigue reciente y pones tu dedo gordito como que no queriendo, presionando despacito para verme reaccionar. Lo cierto es, que ambas aseveraciones son falsas.


Tal vez el día donde las cosas sean como antes no llegue nunca, tal vez sea más pronto de lo que imaginamos. Por lo pronto, te digo por aquí que todo esta bien. Que no hay rencores, que no hay corajes. Que sólo espero que lo mejor llegué a ti y que sigo creyendo que algún día platicaremos en el valle de piedra. Yo sé que entiendes lo que significaste y significas para mí, también se que entiendes que hay que darle tiempo al tiempo.

Algún día nos dibujarás de nuevo.
Ya verás.


"Lo bueno de los años es que curan heridas,
lo malo de los besos es que crean adicción."
Siete crisantemos (J. Sabina / A. G. de Diego )

September 10, 2009

Cerritos Mentales

Este domingo abandoné el calor de mi pueblo wannabe ciudad para ir a un paseo organizado por el Colegio en que trabajo, donde ni dan clases ni tienen alumnos. Entre dunas, cerritos de piedra, lagartijas gigantes, arañas asesinas, bicicletas de montaña, escaladas fallidas y demás variedad cultural y local, llegué a la cima de una montañita de piedra.

Desde el principio pensé que sola no podría subir ninguna piedra, me imaginaba a mi misma rodando cuesta abajo y a mi madre en alguna parte diciendo: "Es que no tienes cuidado...". Cada que empezaba a subir una piedra y sentía que se resbalaban las suelas de mis siempre confiables Converse, cada que sentía mi cuerpo congelarse por el miedo inmenso que le tengo a las alturas; pensaba en la historia del cerro de la silla que me contaron hace mucho.
Sólo pensaba en subir y llegar, eso decía la persona que me la contó; quien debo decirlo, decidió subir el cerro por el lado difícil porque su complejo de macho alfa así se lo dictaba o porque así se lo predijo un viejito en un sueño, la verdad no lo recuerdo.

Pensé en seguir la misma filosofía, pensé en sentir el aire fresco y limpio una vez que estuviera hasta arriba... pero más que nada, pensé en que si tu podías hacerlo, yo también.
Me doble los jeans para no pisarlos, ajusté las cintas de los Converse y me puse a subir. Poco a poco, paso a paso, las piedras fueron quedando atrás y el aire comenzó a sentirse distinto.

Al final ahí estaba yo, arriba de todo, viendo a la gente como se veía chiquitita hasta allá abajo. Lo más difícil de subir, fue mi propio cerrito mental.
Y aunque en la foto no estoy hasta arriba, ahi están mis fieles tennis conmigo.
Debe estar orgullo Maestro Hobbit, su alumna llegó al cielo.


September 4, 2009

Within the sound of silence...


Ser para estar. Estar para ser.
Existir. Vivir.

No son sinónimos, son caminos.
Estoy vivo, soy porque existo. Porque respiro, porque sonrío.
Porque sigo caminando, ese camino que no me lleva a ninguna parte.
Solamente, porque decido hacerlo.

Respira tranquilo.
Las cosas están bien. Yo estoy bien.

September 2, 2009

Un día como este...


Anoche, mientras hablaba sobre los pormenores de aquellas situaciones que te hacen dudar sobre si los instantes mágicos son realmente mágicos o sólo una revoltura intestinal que aún no ha sido bien definida; alguien me sonrió como quien le sonríe a la vida y me dijo:

"Yo no espero que creas en mariposas y magia, yo espero que creas en mí como yo creo en ti. Todo lo demás vendrá después, a su paso y a su tiempo. Y yo tengo mucho tiempo, toda la vida si es necesario."

No sé si serían los martinis haciendo efecto, la nostalgia apretada en el corazón y la desconfianza que me escose diario, el cansancio de un día largo... O simplemente la fecha, la hora...

Pero ensucié su camisa con mi rimmel al tiempo que sentía como las cosas salían una tras otra, como se derrumbaban mis castillos de cristal y entraba el agua a chorros, llevandóse todo a la chingada...

Cuando levanté la vista, esa sonrisa seguía ahí.
Y la persona también.


Feliz Cumpleaños a mi.




Y me siento como quien sabe llorar, todavía a mi edad. - TF