July 31, 2009

The littlest things that take me there

Encontré esto mientras navegaba en la interné.
¿Podrías no ser mi amigo por los momentos en los que fantaseo con que vivamos aquí? ¿Puedo soñar con eso y puedes acompañarme a soñar también?
Quiero cerrar mis ojos y dejar que mi mente me lleve a eso, mientras lo hago... ¿puedes darme tu mano?
Vamos juntos a oler el pasto fresco, a recorrer los bosques verdes, el atardecer en la terraza y en la noches frías, prestame tu cuerpo para que sea abrigo, almohada y refugio del invierno. Déjame esconderme bajo los pliegues de tu piel y enterrar ahí los miedos que lleguen de madrugada, con los aullidos de lobos y los sonidos de la noche.

Sólo unos momentos, tan sólo unos instantes...
Déjame soñar, con días mejores.

July 28, 2009

Putrefacción



Entre basura vivo y entre basura me hundo. Gente insulsa y superficial que se alimenta de pedazos de carne humana, comiéndose unos a otros en un ciclo de decadencia infinita. Donde el morbo deambula por los pasillos de éste, el basurero colectivo que cohabitamos todos; haciendo que los cuerpos mordisqueados y corroídos tengan hambre de más, mientras más comen mas hambre tienen. Con cada cuerpo masticado, mayor es el ácido sabor que queda en los labios llenos de palabras hipócritas.

Pero de entre toda la escoria con la que comparto éste gran espacio, a ti tenía que escogerte para compartir un poco de aquel infierno que arde y quema lo poco que me queda de humanidad cada día más. Tenía que decirte de los fantasmas que acechan en los rincones oscuros de mi torcida persona y darte puntos específicos donde clavar tu navaja gastada cuando te volviera a dar la espalda.

Tu, que debajo de todos tus adornos de amistad y bajo los moños de tu bien fingida personalidad, escondes el cobre propio de quien ha vivido bajo los principios básicos de la propia supervivencia basada en la putrefacción de los demás, en alimentarte de todas las flaquezas de los demás y de llenarte del cariño que las personas ponen en ti, para inflar tu ego infinito.
La suma de todos los vicios propios del ser humano, bajo el frágil disfraz de la joven sincera y retraída. La razón misma de la desconfianza y el ejemplo perfecto de todo aquello que he aborrecido en las personas.

Pero no es tu culpa. Son tus circunstancias.
La estúpida soy yo, que te llamé mi amiga...

July 21, 2009

Entre dimensiones y tiempos.


Tal vez en otra vida, en otro universo, en otra dimensión... en este instante, esté yo abrazada de ti, haciendo sudar amor por tus poros; mezclando tu sudor con el mío y desafiando aquel precepto que dice que dos cuerpos no pueden ocupar el mismo espacio al mismo tiempo.
Tal vez también, lo que pasó entre nosotros sea solo un sueño bonito producto de mi imaginación inestable, tal vez tu no existes, tal vez te creé para satisfacer el vacío de una vida mundana.

Pero quizás, y sólo quizás... Seamos el eco resonante de un sentimiento eterno, de una consciencia permanente, de un amor ya antes vivido.

July 16, 2009

Decisiones

Dijimos adiós y gracias, dijimos es hora de partir.
De que cada quien tome su camino...


Te amo. Como lo he hecho siempre.
Por eso, yo también tomó una decisión: decido dejarte ir.
Y aprender a perder.

Soy muy chica, probablemente ni siquiera entiendo el mundo... tal vez no estoy perdiendo nada, por que tal vez nunca te tuve. Tal vez todo esto es un sueño, tal vez la realidad es otra...

Tal vez mañana despierte y sea una gaviota.

July 8, 2009

Mi super poder.

Quisiera borrar los posts llenos de mariquería que he escrito. Pero sería hipócrita ¿no?, era lo que sentía en ese momento, era (y sigue siendo) mi única manera de sacar ese aire caliente que circulaba por mi pequeño y metálico cerebro.

Cuando releo lo que escribí en un momento de debilidad (evocando mis delirios madrugadores del último post)... Me doy asco. Me asquea cuando dejo que me afectes de esa manera. Me molesta la idea de repensar en todo esto, de seguirle dando vueltas. De no justificarte pero no poderte pisar en mi mente como la cucaracha que quisiera que fueras, pero que tristemente... no eres.

No soy ardilla, pero quisiera serlo a veces.
Ser de esas locas que hacen idioteces para sacar sus corajes y frustraciones. Tener el único super poder que realmente quisiera tener; cuando me preguntaste cual sería, te dije que sería hacer estallar las cosas con la mente. Miraste al horizonte, una sonrisa rara se te dibujo en el rostro y solamente respondiste que Dios no le daba alas a los alacranes por algo. Creo que si tuviera el poder, ya muchas veces te habrían estallado las bolitas. Lo sé y lo sabes, si fuera a explotarte algo, te explotaría eso.
Por eso tu pinche sonrisa.

[Inserten maldiciones, muchas y variadas]

¿Que pasó con mi inmensa capacidad para ser fría y desligarme de las personas?... Al cuerno se fue. No puedo chingao tirar esto a la jodida goma, (sin ofender a las Gomas agradables).
Encontrar maneras de odiarte y odiarlo todo, para que pues, fácil y cobardemente, salieran las cosas de mi pecho con rete hartos tragos de embriagantes y dulces sabores de kool-aid con piquete al ritmo de alguna canción llena de evocaciones feministas y de nolonecesitasyupiyay ♫.

Pero no.
Tenía que llenarme de mariquería y escribir otro post lleno de mieles deprimentes. Dejarme llevar por el sentimiento, arrastrada al horroroso camino de lo perdido y llenarme el ñoño corazón de palo de polillitas tuyas.
Basura.
Caca.
Popo.
... No maldigo sólo porque trato de reformar mi vocabulario de pirata. Corregirme y ser doña hielo de nuevo.


Chingado.
Tenías que hacerme creer que todo era bien pinche bonito.
(Y si, ya maldije...)



Descosida

Te he buscado.
Una y otra vez te he buscado.
Buscando ámbar en las miradas ajenas, busco encontrarte o encontrar razones para sentir que no todo fue un sueño bonito. Que existe en el mundo, que trasciendes mis recuerdos. Lo único bonito que poseo, mis memorias; pedazos de tela que dan forma a un saco viejo y raído.

Entré lo roto y lo descosido, busco los pedazos de tela que hilamos juntos, porque es la tela mas suave y la que mejor conservo. Porque a pesar del tiempo, sigue acelerando mi corazón y sigue llevando sonrisas a mis labios.

He buscado reemplazarte, he tratado de comprar tela nueva, para convertir mi saco en vestido, y ponérmelo diario. Pero no consigo encontrar material ni ganas de coser de nuevo. He buscado sentirme de la misma manera al descubrir a alguien que me mira, pero no lo consigo. Nadie da color a mis mejillas ni me hace morderme los labios o bajar la mirada. Es entonces cuando me preguntó si sólo soy yo quien encuentra o relaciona las cosas, quien entreteje la vida para que siempre tenga que pensar en ti, o si es el pinche universo, que conspira para que no olvide que la vida no es amarga, y que existen momentos mágicos y especiales.
Soy tan pinche cursi, en un mundo lleno de amargos y escépticos.
Inclusive tú, te has convertido en escéptico, te has amargado.

Me pregunto si recuerdas cuando todavía creías. Si conservas los pedazos de tela contigo. Esas memorias que cosimos juntos.
Como cuando íbamos en carretera y apareció el caballo que no quiso comer de los Skittles que le ofrecí. Detuviste el carro para que pudiera acercarme al animal, sonreíste al verme decepcionada de que no me hubiera prestado mucha atención y me compraste una canastita de fresas para contentar mi corazón. Solo dijiste, te amo y me diste la mano.

Cuando tu madre estuvo al borde, fui a buscarte a la cueva donde te habías encerrado, para ocultarle tu dolor al mundo... No sabía que decirte, así que te besé, mucho y despacio. Poco a poco, fui desprendiéndote de la coraza, y cuando te rompiste en llanto, te amé. Sudor y lágrimas, todo se mezcló al final, y vimos el amanecer de nuevo.

Un día, molesta contigo, con el mundo, con las situaciones, huí a otra ciudad; aprovechando la caridad de un buen amigo y su familia que salían de viaje, llegué a casa de mi señor padre, a muchos muchos kilómetros de distancia de mi pedazo de desierto. Buscando esquivarte, buscando ocultarme de tu mirada seria y los problemas entre nosotros. Tenía miedo.
Mi padre no dijo nada, ni hizo preguntas; creo que mi madrastra intuyó las cosas, siempre ha sido menos malvada que lo que la pintamos ser.
Llamaron a la puerta al día siguiente, abrí la puerta de la casa y ahí estabas, mirándome triste y alegre al mismo tiempo, preocupado y aliviado. Habías llegado sin avisar.
Rompí a llorar y te abracé, largo y en silencio. No me dijiste nada, sabías que lo sentía.
Fui tan infantil, quería que me extrañaras... quería hacerme la difícil, quería dejar de pelear.
Y ahí estabas, a pesar de que había sido una niña, a pesar de que era yo la que tenía que pedir disculpas.

Mi primer día de escuela, decidimos salirnos de clases e ir a beber, como todos unos universitarios rudos y rebeldes. Llegué un poco briaga a tu casa, entre risitas y tambaleos, timbré mas veces de las necesarias hasta que abriste la puerta. Ahí estaba yo, borracha, dándote las llaves de TU carro, mientras te contaba orgullosa que había saltado mis clases para beber con mis compañeritos. Sonriendo, me dejaste entrar y me acostaste en la cama, sin decir nada hiciste cena y me diste palmadillas en la espalda cuando todo la espiral de wuju empezó a bajar. Me dormí con una quesadilla en la boca y cuando desperté, estabas viéndome, sonriendo como si fuera lo mas bonito y gracioso que hubieras visto jamás. Pregunté algo, pero no escuché la respuesta, me volví a dormir.
Si... mientras masticaba la quesadilla fría.

En Diciembre, me regalaste una semana completa, llena de vino, cenas caseras, abrazos y anécdotas de tu infancia. Yo quería saberlo todo, por que me gustaba como se te llenaba la cara de sonrisas cuando platicabas de tus aventuras en el colegio de varones. Sentados en la mesita para dos, vertiste tu corazón en una copa de vino y me dejaste beberla. Ha sido la mejor semana de mi vida.

Pediste mi mano en navidad, y te dí mi corazón.
A pesar de que siempre ha sido tuyo.

...

July 5, 2009

Goodnight

He estado excusándote ante todos, justificando tus indiferencias, fingiendo que entiendo tus razones o que comprendo tus carencias. Pretendiendo que por que tienes tristezas en tu alma, se justifica con eso tu comportamiento.
Pero en realidad, no es así.

Conozco las patadas que el mundo triste en el que vivimos te puede y te da en la cara, mi cuerpo y mi espíritu poseen cicatrices que prueban que he sobrevivido cuanta prueba me ha sido colocada. Nacida bajo el clásico seno familiar moderno, con una familia rota y chica, conocí desde pequeña las bromas pesadas que te juega la vida cuando se aburre. Si bien mis padres (cada uno por su lado) trataron de impedir que me viera transgredida o afectada por aquellos horrores modernos, en mas ocasiones de las que puedo mencionar en un texto corto y sin su conocimiento, la vida o las situaciones en ella me hicieron pasar malos ratos.

Pero nada se detiene, día con día amanece y el mundo no espera a nadie, a pesar de que es el mismo mundo quien te empuja y te lleva al limite. Nadie se detiene ya pensando en si tienes o no problemas, porque cada quien es un mundo y cada mundo trae sus problemas, su propio caos.
Nuestra sociedad se va fundiendo día con día en la frialdad diaria, son pocos los buenos amigos y mas los meros compañeros; son pocas las buenas relaciones y mas los tragos amargos.

Pero entre el caos, entre la desconfianza; me levanto diario y pienso, que toda la mierda en la que nos hemos sumergido, es solo un mal paso. Que podemos como humanidad, como sociedad, como personas, darnos una segunda oportunidad y respirar aires nuevos. Que vale la pena confiar en la gente, que vale la pena seguir soñando y seguir intentando.
A pesar de que las cicatrices en mi son pruebas claras de que el mundo se pudre mas cada día.

Porque no quiero dejar de creer. No quiero dejar de esperar y trabajar por ese día mejor.
Me caigo, una y otra vez. Me equivoco, y duele, un chingo.
Pero me rehúso a dejar de creer que somos nosotros quienes hacemos del mundo un lugar caótico, y que somos nosotros mismos quienes podemos cambiar eso.

Por eso hoy, que viéndote cambiar a ti, viéndote como cierras la puerta al mundo y las personas, encerrándote en tu burbuja de furia y dolor, no puedo evitar sentirme desdichada y maldecir por lo bajo. ¿Como es posible, que la única persona que me impulsara a seguir creyendo, este ahora rasgando el suelo; mal diciéndonos a todos por sus tristezas? ¿Como es que te has encerrado en tus problemas, olvidando así a aquellos quienes te quieren, regodeándote con tus falsas amistades y falsas alegrías?

No te juzgo. Es tu vida y es tu mundo.
Pero ya no te justifico.
Ya no mas.


So goodnight, goodnight,
Hope that things work out alright...

July 3, 2009

Innominado... si cómo no.

Insomnio, mi mejor amigo, jamás me ha fallado.

Amanece ya, y sigo aquí sentada frente a la laptop, mal diciendo el momento en que mi cuerpo se sintió sediento y decidió despertarme para lloriquear por un vaso de agua en la primer noche que me acuesto a dormir temprano porque mágica y misteriosamente siento sueño a las 10 p.m.
Cosa que no había sucedido desde hace tantísimos ayeres.

La ultima vez fue cuando después de no dormir por casi 39 horas, llegué exhausta y nerviosa después de ver por primera vez en demasiado tiempo, al único extraño que puede hablarme con toda la familiaridad del mundo, porque a fin de cuentas, nadie más me conoce como él.

Se levanta la señora de la casa, me ve sentada frente a la laptop y lo mas probable es que piense que o estoy haciendo negocios sucios en la interné, tal vez comprando niños de Somalia o checando como están vendiéndose mis paquetes de coca en las obscuras calles de Nueva Orleans... o la otra, que probablemente se imagine que me quede despierta toda la noche hablando con el innominado.

Efectivamente, la pregunta no tardó en llegar.
¿Qué haces despierta? ¿No has dormido? ¿Porqué no has dormido?

Considero mis opciones de respuesta:
¿Que hago despierta? Pues padezco de insomnio querida madre.
¿No he dormido? Creo que eso quedo aclarado en la pregunta número uno.
¿Porqué no he dormido? Eso también se aclara con la pregunta uno.

Pero conozco el tono de voz con que lo pregunta, ella espera que yo trastabillé o cometa alguna equivocación que le permita darse cuenta que alguna ilegalidad ha sido cometida, contestó con toda calma que desperté sedienta y ya no pude dormir de nuevo. Inocentemente espero que eso satisfaga su curiosidad malévola, lo cual, obviamente, no sucede.

Ahora es mas agresiva en su táctica, parece que por ser muy temprano ha perdido un poco el toque. ¿Y que estas haciendo? ¿Que has estado haciendo?

Vuelvo a considerar mis respuestas posibles:
¿Y que estas haciendo? Pues estoy llenando formatos en la interné para unirme al ejercito de salvación de las carmelitas descalzas y alimentar así el espíritu sediento de todas esas almas perdidas con mi devoción y fe a la causa.
¿Que has estado haciendo? Buscando pastillas para conseguir que mis pechos disminuyan de tamaño y lograr que me crezca vello en la cara, he decidido cambiar de sexo.

Pero soy marica, y le temo a las represalias, guardaré mi sarcasmo para otro momento.

Nada madre, sólo leía cosas en la interné.
La escucho rezongar.
No me ha creído nada.

Que poco conocimiento tiene sobre mis actividades nocturnas y sobre el día a día de mi vida para pensar que es la segunda opción.

Porque a fin de cuentas, el innominado es pues...
el pinche extraño desaparecido.

July 2, 2009

A Bit of Happiness

A pesar de que hoy era un mal día, hubo un momento en el que todo se desvaneció y por un segundo, pude observar la infinita belleza de un jardín entre mis dedos.
Y mi corazón se sintió feliz.