December 31, 2009

I'm Learning to Fly Too.


She acts like summer and walks like rain.
Reminds me that there's a time to change.

Siempre al final de cada año, todo mundo escribe una reseña o un conglomerado de como estuvo o como fueron para ellos esos 365 días. Yo sólo dire que espero que tu fin de año sea bueno y que el que viene sea mejor. Espero que todo lo que se quedo abierto este año se cierre.
Y es todo. No deseo escribir nada más.
No esta vez.

Ya dije todo lo que tenía o podía decir, ya dejé pedacitos de mi en cada texto y por este año, es más que suficiente.




And tell me, did Venus blow your mind?
Was it everything you wanted to find?
And did you miss me while you were looking for yourself out there?
Drops of Jupiter - Train.

Mi lugarsito.


Estaré esperando el año nuevo en el mejor lugar.
Los invito a acompañarme.

Once There Was A Sun.

Nov/1/09




Love hurts...
But sometimes it's a good hurt
And it feels like I'm alive.


You wrote me a letter once. Words that ran through my mind, echoing in the very depths of me, plunging my heart into the most exquisite wine, drowning me in the feelings you so very deeply held for me. Making me love you even more, for the beauty of your words was just an equal of the beauty within you. It had been a never ending roller coaster. Rising from the ground over and over as we hoped our tiny ship would make it through the storm, grasping the sails and holding our hands, waiting for the sun to come up again. Waiting for the storm to end. Times grew better and times grew sad, but there we were dreaming, as we waited another night for the sun to come out. Imagining a life we'd yet to live, watching the stars through a sun roof while yellow bright eyes watched us from the window. Drivelish thoughts in the minds of some fools.
A life we never got to live.

Love sings,
When it transcends the bad things.


You wrote me a letter again. Words filled with the lingering scent of love, tainted with despair and sadness; they made a crack in the wall I'd built around me, in that small shell I used to hide myself from your eyes, the place where I hid my fears, and... The door that doesn't exist, was opened again. I cried and I smiled and I laughed. The world spun in a different way again.
And the chains of thoughts came again, followed by the questions with no answers and the ideas that make no sense but at the end make all the god damned sense in the world. And I gasped and I sighed, the feeling hit me right in the knees and my body seemed to lose balance for a few moments. The knot in my stomach and the tears in my eyes became apparent, so I ran outside the office to scream at the sky for allowing me so much happiness and so much fucking sadness at the same time. Then, I called you. And we talked.
Laughs and jokes, our words were always carefully said and well planned, both of us trying to understand the hidden meanings or feel the silent dagger. At some point I lost the ability to keep on pretending, the screen I placed between us became unimportant and stupid, my dam broke and the feelings came out. One by one, I said every word that had been stuck in my throat for so long.


I only want the truth
So tonight we drink to youth!


Finally, the truth came up.
An already torn truth that fitted no place but all at the same time. A silent truth that required acceptance and bled silence. The kind of silence you just can't brake. The kind of moment you can't but feel in your gut, ripping you slowly and steadily, over and over and over. I couldn't listen. I couldn't just listen to any of it. Not again, not anymore.
Making an oath with myself, I swore to rip you out. To never have a need for anything related to you again I wandered off to different horizons, looking always to place more of that damned distance between us. I looked for so many ways of placing a barrier between us, always busy building a wall so high up you'd never be able to cross back again, trying to find a safe place to hide from you, a spot where you'd never reach me again. It didn't work. I started digging holes on the concrete that I'd so furiously placed around myself, trying to spot you in the walking crowd, trying to see if you could see me too.
Stupid
plans. Stupid ideas.

Running away from something isn't going to take the fear away. But we all learn in different ways. We all do stupid things sometimes while trying to look cool and collected, while pretending to blend with the crowd. The list of the stupid things I did this god-damned year seems to be never ending, the priceless time I've wasted mourning over things that should have been very well buried in the darkest corner of my mind to never be touched again. All of this trying to protect myself from that which destroyed me, from the cancer that ate me slowly and steadily. To seal the increasing crack in the magic I felt in being me.

I felt as if I'd lost a whole year into nothing. I felt as if nothing I'd done in all this time mattered. But that's a fallacy, I've learned so much about me, about life, about love. I've discovered there's so much yet to be learned and for the first time in my life, become grateful for all the sh*t around. Because I've loved and lost, because I've cried and mourned, because I've used my heart to see the world again; and I can see it again glistening in the sky of my life. With all its small details, with all its small things. Long gone are the dark days of yesterday, my heart yearns again from dreams of blue yonder. For laughs, for dreams, for more days to see the shinning sun and more nights to feel the winter's breath.
Even if I'm ripped out. Even if my wooden heart's been splintered so badly it can no longer be the same again. Even if my body's so sick on the inside it won't last long enough. I want to live everyday as if tomorrow was never there, as if yesterday was a life ago. I want to use all the love that's been there misused, to serve something greater, to heal a dying world in the way I can't heal my dying corpse.
To use the time I have left to grant smiles, to create sunshine and to bring joy.
Then, and only then, will the time I've spent in this Earth become the experience it was meant to be.



Sometimes when I'm alone I wonder
Is there a spell that I am under
Keeping me from seeing the real thing?

December 29, 2009

Esa Pinche Distancia.

Dic/4/09

I have often dreamed of a far off place.


Las personas piensan que la distancia es algo que puedes medir, que es la lejanía o proximidad que hay entre A y B; un espacio de tierra que divide dos puntos en el mapa, un espacio de tiempo que separa dos sucesos. Algo que existe en cada plano, algo que ponemos todas las personas, algo que nos separa hoy, esa pinche distancia.
Pienso en esa separación misteriosa que existe tras una pelea, tras una discusión; en el hecho de que tu estás hasta allá y yo hasta acá, en todo y en nada. En el sentimiento de añoranza, en el vacío que permanece, en el hueco que queda en la cama, en el coraje que mitiga la amargura. Todos los hijos producto de un distanciamiento, de una supuesta separación.

Pero... ¿Es la distancia realmente importante?

Yo pienso, bueno mejor dicho, quiero creer, que existe sólo en la mente. Yo quiero creer que es tan sólo un estado mental, una carencia de imaginación o un bache en el camino que nunca nos enseñan a brincar. Sueno loca, ya sé, pero para mí tiene sentido, hoy las cosas se ven distintas, porque por primera vez me siento a analizar realmente que es esa "distancia".

Te pienso seguido, y cuando lo hago, es como si estuvieras aquí, es como si no hiciera falta tenerte frente a mi para sentirte cerca, a pesar de que sé que pues realmente, no estás. Me pasa algo, me siento mal, me pongo emo; lo primero que hago es pensar donde estarás, que podrás estar haciendo y en cuanto tengo oportunidad busco como leerte. Porque es la única manera de estar siempre en contacto, porque me hace bien, porque cada palabra cálida que escribes se siente como una palmada en la espalda, como aquél suspiro de aliento que me hace falta.

Te veo y me veo, y entiendo que las cosas pasan por algo, entiendo que hay cosas que tienen sentido cuando veo a través del caleidoscopio de la vida y sonrío, porque no me siento sola.
Estando tu tan lejos, no me siento sola, de pensar que entre tanta gente, entre tantas personas, puedo ser un rostro mas, una caminante mas en la vida, pero que tal vez para ti, no soy sólo uno mas. Soy esa mano que buscas entre la multitud, esa persona que quisieras encontrarte en el camino de regreso a casa... y eso llena mi corazón de madera, y me da motivos para decir "hay que seguir caminando", porque quiero que tu mano encuentre la mía. Quiero toparme contigo mientras regresas, en un camino que tomé por una casualidad predicha, porque nunca dejé de caminar en tu dirección.

A veces dices cosas sin sentido, o me haces demasiadas preguntas. A veces también dudas de las cosas que pasan por mi cabeza, alguna vez ya dudaste de aquello que te dije, preguntándome por que tú, y no alguien más; porque alguien tan grande y con tan poco que darme. Recuerdo la furiecita en mis entrañas, el coraje en mis ojos mientras indagaba en el porqué de tus dudas tan tontas, tratando de entender qué es lo que te hacía demeritarte de esa manera. Pero no lo entendí. Así que decidí explicartelo en palabras simples, para que no te diera trabajo entender ninguna, para que no se te fuera a olvidar. Y lo digo de nuevo, porque quiero, porque puedo y porque me encanta arrancarte sonrisas mientras miras el monitor y que nadie sepa porque chingados te ries solo.
Me gustas porque puedes tocar fibras en mi que muchas otras personas jamás rozaran siquiera, haces que las cosas que dices me importen, me haces reír, eres sencillo a pesar de que te escuchas harto mamila a veces. Me gustas porque persigues tu sueños, porque mantienes tus ideales y tus principios, por que entiendes cuando digo las cosas más allá de lo que las personas alrededor saben o pueden hacerlo; porque tratas a la gente como igual, por esa esencia tan tuya y tan buena. Y por esa manera tan tuya de hacerme sentir que todo esta bien.

Como cuando vuelvo a leer aquellas cosas que escribí hace tanto y tan poco, que vuelven los sentimientos que ya cedieron, vuelve el torbellino de emociones que me envolvía mientras mi cerebro va analizando nuevamente cada palabra, cada texto... dejandose llevar de nuevo por las emociones que resurgen. Luego llegas tu, y me dices que te ha gustado mi texto, mi manera de decir las cosas, que me respetas por mi forma de pensar. Me llamas auténtica, me llamas sincera, me dices niña pero al mismo tiempo me llamas mujer. Me lees débil, hasta frágil, pero me sabes fuerte. Entras en mi cabeza, escuchas mis miedos, entiendes mi lucha interna y no me juzgas por ello. Al contrario, me impulsas a seguir peleando una batalla fantasma, a no conformarme con estandares sociales, ni comodidades banales. A buscar la felicidad simple en las cosas, en los detalles, en los momentos.
Porque me diste las gracias. Por quien soy y quien quiero ser, por la mujer que jamás podré imitar y por aquella en que me convertiré. Siendo yo siempre, sin máscaras ni pantallas; como hoy y como ayer. Por dejarte entrar.


La gente dice que la distancia separa a las personas.
Pero tu sigues allá y yo acá. Y te pienso y me piensas.
Todos los días.
Entonces dime... ¿Cuál distancia?




When I go the distance, I'll be right where I belong.

It's Not Easy Being Green.



This time I'm mistaken
For handing you a heart worth breaking
And I've been wrong, I've been down,
Been to the bottom of every bottle
These five words in my head scream
"Are we having fun yet?"


Claro que no es fácil.
Menos cuando tienes razón al decir que no debes intentar algo.
Te dije que me iba a arrepentir, te lo dije antes de que te fueras.
Mal plan, y aquí estoy cumpliendo con lo que dije también, que te dejaría saber si algo resultaba fuera de lugar. Aunque bueno, no debería sentirme mal, si de cierta manera lo vi venir. Tal vez es eso, tal vez a veces me canso de saber antes de tiempo, de ése conocimiento que llega antes, de esa duda que se planta en mi cabeza. De saber tantas cosas que no quisiera. De todo eso que viene como en cascada, uno tras otro, llevándose todo a chingar a su madre.
Hoy hay muchas cosas que no quisiera saber. Verdades que duelen y desgarran, que trozan un pedacito de mi a la vez, que me arrancan odio.
Como nunca había sentido.

Te dije que no debía. Me caga saber las cosas.
Me caga.


This is how you remind me
Of what I really am

December 28, 2009

A Late Christmas Gift.

A very very late Christmas gift.
For someone who still believes in fairy tales.



Be free little bird, said the boy as he looked through his sad amber eyes at the little box in his hands. Careful enough, he placed the box in the ground. A tear escaped his eyes and a sad smile appeared on his face. You can now fly away, you can now touch the sky.


Always look up.
You may see it flying again one day.

December 27, 2009

Como Una Barca de Papel



Hace unos días me mandaron el link a este video. Quesque para mí.
La verdad es que el video me arrancó más que una sonrisilla, la música, la fotografía y la melodía son muy buenos. La persona que me lo mandó, tiene muy buen gusto.
Gracias :)



Como la calle que siempre me lleva a ese sitio al que quiero llegar
Como ese bar en la carretera en el que me paro a descansar
Como esa patria sin bandera en la que me siento libre
... Me gusta como eres.

December 26, 2009

Recipe For Commitment.

Dic/19/09


Algunos ayeres atrás, conocí a un muchacho en donde solía trabajar. Un buen amigo y buen compañero. Muchas historias, muchas sonrisas y muchas anécdotas son aquellas cosas que hilan nuestra historia. Las cosas, las necesidades y los tiempos, lo llevaron a alejarse, sin marcar una separación definitiva. Hace meses que no lo he visto.
Anoche tuve la oportunidad de platicar con él; unas lineas escritas en una ventanita del mensajero, permitieron que dos personas en lugares distintos pudiesen conversar acerca del tiempo, del destino, de la vida y del futuro. Pidió mi consejo, no tan sabio, sobre aquello que hoy le quita el sueño: Compromiso.
Quiere comprometerse con la jovencita simpática, amiga mía también, que es su compañera sentimental por lo que vino conmigo a hablar de sus sentimientos y de sus miedos. Por que le aterra fallarle, porque le aterra no ser lo que ella espera o necesita, porque se preocupa de no poder hacerla feliz. Que tontería le dije, si ella no fuera feliz no estaría contigo, no querría estar contigo. No te preocupes por que tan suntuoso es el regalo, sino con que intenciones se lo das, con que intenciones le pides que pase su vida contigo y con cuánta verdad la miras a los ojos cuando le dices que la amas.

Nunca he entendido el afán de los hombres de sentir que tienen que tenerlo todo para que las cosas salgan bien. Que hasta que tengan una casa y un sueldo con grandes cifras las cosas no saldrán bien. Será que soy poco materialista, pero creo más importante las ganas de hacer las cosas bien que el anillo costoso o la casa de cinco baños. Pienso que a una pareja no la hacen una banda dorada y un vestido largo, sino el sentimiento con que se miran a los ojos y la intensidad con que les late el corazón. Esa necesidad de tenerse siempre, esas ganas de quedarse juntos.
Será que todavía soy joven y tal vez un poco estúpida, pero creo que las cosas se pueden hacer cuando uno no deja de sonreír ni de esforzarse. Cuando no dejamos de creer que pase lo que pase, al final del día estarás allá esperándome, para irnos a dormir juntos, para que te cuente mis miedos mientras la noche nos envuelve y maldigo no tener más tiempo para pasarlo contigo. Que no importa que tan mal pueda irte, que tan mal te salgan las cosas, yo te amo como siempre y como nunca. Y si se cae el mundo a pedazos lo último que quiero hacer en esta pinche vida es apretar tu manita en la mía y que entonces si, nos lleve la chingada.
Porque te quiero y me quieres.
Porque eso es compromiso.
Nunca soltarse las manos. Nunca dejarse ir.

No un pinche anillo inservible ni una fiesta llena de gente que no te importan tanto como aquella persona a quien le tomas la mano. Ni una casa ni un vestido ni un viaje.
Eres tu y soy yo. Para siempre.

Eso señores, es el compromiso que yo quiero.

December 25, 2009

My Christmas Wish.

Even I have a wish.
One tiny wish.





I'm not calling for a second chance,
I'm screaming at the top of my voice.
Give me reason but don't give me choice.
'Cause I'll just make the same mistake again.
And maybe someday we will meet,
And maybe talk and not just speak.

Don't buy the promises 'cause, there are no promises I keep.
And my reflection troubles me, so here I go.
Same Mistake - James Blunt

December 23, 2009

Joyeux Anniversaire.


Hace un año, abrí un blog con la intención de hacerle llegar a alguien que estaba lejos, aquellas ideas y sentimientos que revoloteaban en mi interior, intentando por todos los medios crear un puente con quien consideré que jugaba el papel más importante en mi vida.
Sobra decirlo, que estaba equivocada.
En mi afán de romper el círculo y dejar atrás un pasado reciente, cambié la dirección, cambié mi nombre de usuario, cambié el diseño y borré más entradas de las que debí. Traje conmigo algunos textos viejos a este nuevo sitio, que con el tiempo se convertiría en esto, mi Mundito Feliz; un espacio donde desahogar mis ideas y exponerme sin hacerlo realmente. Lo que empezó como un pequeño meme, se convirtió en una serie de ejercicios de redacción, en ensayos que desarrollé sin querer hacerlo y que presenté sin pantallas. Y aquellos que empezaron como desconocidos comentando, me da gusto decir que muchos de ellos hoy son amigos.

Mi pequeño mundito, hoy cumples un año de tu existencia. Un largo y sinuoso año donde cambiaste de forma, de estilo y de idioma; donde te transformaste por completo. Ya no eres el mismo que empezó hace tanto, ni existes más para el que fuera tu propósito original. Porque todas las cosas cambian. Es por eso que hoy he venido orgullosa a decirte, que estoy más que satisfecha con aquello en lo que te has convertido. Y te agradezco que me permitas adentrarme en tu atmósfera, para poder darme un respiro de vez en vez.


Feliz Cumpleaños.

VW



Wish I could prove I love you,
But does that mean I have to walk on water?



Es triste cuando la gente toma posturas que no le corresponden. Cuando se sienten con derecho de hablar de aquello que desconocen y mediante sus comentarios, terminan creando cadenas de daño, donde lastiman cada vez más y más con aquellas palabras que mejor debieran haber permanecido mudas. Porque no entienden de lo que hablan. Porque no conocen las situaciones.
Porque confunden con su veneno.

Hoy lamento en el corazón decir que un lazo importante en mi vida se vio afectado por eso. Porque no puedo con más veneno ni quiero poder hacerlo. Porque ya tuve suficientes hipocresías y desdenes para toda una vida. Porque no puedo volverme a sentar a batallar con gente que decide creer aquello que aporta más chisme a su mesa que lo que sus ojos le demuestran. Gente que nunca se toma el tiempo de saber la verdad, que nunca intenta conocer a la persona que hacen pedazos tan felizmente en su sobremesa. Tan frágil como sólo ella es, la verdad puede ser destruida por cualquiera, porque es subjetiva a lo que tu cerebro y tu corazón te permiten creer.

Ya no puedo tratar de convencer al mundo de que crea en mi.
Por eso hoy te pido disculpas, por tomar otro camino y soltarte la mano.

When we are older you'll understand
It's enough when I say so,
And maybe somethings are that simple.

Simple and Clean - Utada Hikaru.

December 22, 2009

Mi Siempre Fiel


Ayer pasó algo terrible.
Iba en mi pequeño tráiler hacia un café pequeñito y acogedor tras acompañar a una amiga a comprar el regalo navideño para su pequeñito(de tamaño) novio. Veníamos nosotras muy felices y sonrientes, platicando sobre esto y aquello; yo manejando y ella hurgando entre las canciones de mi mp3 buscando alguna que le llenara el oído, cuando de pronto y con el carro en movimiento, mi trailersito empezó a sonar extraño y a tener lo que parecían una serie de espasmos involuntarios. Asustada apagué el estéreo y en lo que trataba de escuchar o por lo menos descubrir que chingados le pasaba a la camioneta, ésta simplemente dejó de acelerar y procedió a hacer un ruido que parecía como si el motor estuviese gimiendo de dolor. La velocidad se redujo notablemente en muy pocos segundos, los carros de atrás nos pitaron, casi nos chocan y los cambios ya no entraron de nuevo.
Como pudimos orillamos el tráiler en una calle no muy iluminada ni muy alegre, saqué mi celular y le llamé a quien nos pudiera socorrer mientras escuchaba a mi amiga reírse nerviosilla de la situación. Llegaron por nosotras, dejamos a mi amiga en su casa y volvimos a ver que tan rescatable era la situación. Imposible hacer andar al tráiler, había que jalarlo las no sé cuantas calles hasta la casa de alguien donde pudiese quedarse afuera sin temor de que amaneciera detenido en bloques y sin llantas ni motor. Conseguimos un cincho, uno de ellos se metió bajo la camioneta para poder amarrarla mientras el otro ponía su Ranger frente a la misma, con el cincho ya ajustado. Entre las calles horrendas y el tráfico, fue una odisea total.

Al final, lo único importante es, que mi camioneta murió ayer.

Terrible.
Y hoy por eso, ando rete emo.

December 21, 2009

Excepción a la Regla.



Las cosas no siempre son fáciles. Eso es una verdad universal.
A veces duelen, a veces no; algunas otras te arrancan suspiros pero otras te roban sonrisas. Puedes llorar de rabia un momento y al otro sentirte estúpida por lo que ya pasó. Así es la vida.
A todos nos pasa, una y otra vez, en un eterno ciclo sin fin. Tal como canta Simba muy feliz antes de que se muera Mufasa, lo que por cierto, marcó mi niñez, y, continua hoy en día, haciéndome llenar papelitos con mocos cuando escucho al pobre cachorro preguntar "¿Papá?". Y de la mamá de Bambi no quiero ni hablar.

En fin. Es parte de vivir.
Esta realidad caótica que creamos las personas día con día. Esta sintonía extraña de sonidos fuertes y bajos que convierten nuestra existencia en una melodía imperfectamente perfecta. Que las cosas pasen, que las situaciones nos afecten... es meramente normal, si es que existe tal concepto. A mi me puede mover una infinidad de cosas. Desde experiencias hasta sonidos. Porque yo soy así, por que lo permito.
Es mi manera de vivir
.
Por eso, me duele saber que ahorita tus ojitos están llenos de lágrimas. Que te sientas triste o con los hombros pesados por la preocupación o el coraje, me mueve; por que me pesa que te deprimas, porque tu sonrisa alegra muchos de mis días, porque quiero devolverte poquito de todo lo que me das a manos llenas. Y esta es la única manera que hacerlo, la única que tengo a mi alcance en estos momentos y la que espero sirva mejor: Escribirte.

Ya no llores Gallito. Tu dinero perdido no es importante, las cosas van y las cosas vienen. Estas aquí, estas bien; no hubo otra visita madrugadora al zoológico ni más problemas de otro tipo. Te vi por fin, hablamos después de tanto, me volviste a alegrar el corazón; con tu plática, con tu regaño, con tu presencia y con la fragante flor blanca que pusiste entre mis manos mientras me sonreías como siempre. No te preocupes más por aquello que no puedes cambiar, mejor busquemos soluciones para esto, maneras donde podamos recuperar aquella trivialidad perdida y que la sonrisa no se borré de tu rostro de nuevo. Seca tus lágrimitas ya, que no se ha arruinado nada por unas cuantas rupias perdidas, todavía podemos hacer que los días que vengan valgan la pena, así no tengamos nada en las bolsas, yo me encargo de que no pases tristezas.
Aunque odie la Navidad, esta vez haré una excepción. Por ti y tus pesitos desaparecidos.

Pero si aún así, todavía quieres llorar, ven a llorar conmigo.
Te espero.


No such thing as you lost it all.
God knows even angels fall.
Even Angels Fall - Jessica Riddle

December 19, 2009

December 18, 2009

Due For A Miracle

Dic/06/09

Do I trust my heart or just my mind

Why is truth so hard to find in this world...



Este fin de semana salí de la ciudad de nuevo.
Buscando sacar pensamientos reciclados y delirios muertos, opté por dejar que la carretera fuera poniendo orden en mis ideas, acomodando los escalones quebrados de mi cerebro; esperaba encontrar un lugar donde sentarme sola y no pensar en nada, donde el ambiente me ayudara a dejar que el aire caliente saliera ahora que no ha podido salir ni escribiendo.
En medio del desierto, busqué donde enterrar mi cabeza en la arena, pero no pude encontrar ningún hueco lo suficientemente grande donde cupieran todas mis ideas revueltas. En ninguna parte pude sentarme y debatir conmigo misma aquellas cuestiones que tengo atravesadas, las decisiones que hay que tomar y las resignaciones que deben llegar. Las fechas, las situaciones, los desenlaces; todo se había apilado uno tras otro, poquito a poquito, llenando el vaso con su líquido grisáceo y viscoso. Mi cerebro se veía incapaz de formar una sola conclusión lógica a ninguno de sus planteamientos. Imposibilitada de conversar con alguno de mis compañeros de viaje, mi demonio interno se alimentaba de cada segundo de duda y poco a poco, iba haciéndose cada vez más grande.




Entre el mundo de personas desconocidas que habitan aquél pequeño pueblo, una se me acercó de repente y, al cabo de un rato, cambió de manera abrupta mi velada, mi ánimo y mis ideas. Ella era una mujer mayor que vivía en el condominio a un costado de aquél donde dormíamos esa noche. Acercándose a mi con una trivialidad, le ofrecí una sonrisa y unos minutos de conversación, los cuales aceptó al principio muy a regañadientes, sin embargo, los minutos transcurrían, convirtiéndose en horas, y nosotras seguíamos hablando. La gente alrededor nos miraba extrañadas, ella recargada en el cerco de su casa y yo en el carro de Dios sabe quien, dos perfectas extrañas en edades opuestas, dobladas de la risa, sentadas fumando juntas. Mientras platicábamos de ella, de mi, de porque vivía en ese pueblito, de porque le entendía tan bien, de esto, de aquello; la escuchaba como hablaba en su acento sureño y no podía más que sonreír, recordé como siempre solíamos mofarnos de las personas con ése acento que llamaban al Contact Center y sentí irónico, que conociera a alguien que me simpatizara tanto y hablara así en un viaje al que no pensaba asistir, en un momento donde mis entrañas se revolvían de la tensión. La vida tiene una manera graciosa de hacer las cosas.

En algún punto hablamos de casas, de vidas; y, en un momento de confianza, me invitó a conocer su preciosa casa por dentro. Yo he escuchado una y mil veces historias espantosas de como la curiosidad mató al gato, pero, y ése es mi gran pero, yo he aprendido a confiar en esa pequeña vocecita, llamenle instinto, subconsciente, psique, Dios, Alá, Pepe Grillo o como sea que lo denominen; a través de los años y más a raíz de los últimos eventos, me he dado cuenta que es mi mejor manera de descubrir si debo o no tomar el camino amarillo. En ése momento, decidí que había que arriesgarse y ver hacia dónde me llevaban las baldosas brillantes.
Puedo decir con la mano en la cintura que no me equivoqué.

Eres la primer extraña que entra a mi casa en más de dos años, me dijo, mientras sus perros se acercaban para conocerme, olfateando cada una de mis prendas; sonreí, el amor con el que les hablaba a sus animales me conmovía, porque los trataba como iguales, a sabiendas que ellos también entienden cuando una sabe cómo hablarles. Los perros al parecer me aceptaron, pues al cabo de un rato respondían cuando les llamaba o se sentaban a mi lado cuando me detenía en el pasillo. Recorrimos toda la casa, ella me iba mostrando cada detalle mientras me explicaba cada cosa que preguntaba, el porqué de ciertos adornos o ciertos acabados en la pared y al mismo tiempo me contaba la historia de como había llegado desde Las Vegas hasta ésa casa en un pueblito pequeño en la mitad de la nada. Aquella casa me hablaba, cada pared y cada cuadro que veía, era como si fuera mi casa, eran cosas que yo colgaría en mis paredes, las botellas que había en su estante eran botellas que yo compraría; paredes, muebles, escaleras y techos todos de madera obscura, tal como dije que yo querría mi cabañita, con el techo empinado de un lado y una terraza con vista al mar rodeada de arboles. Libreros llenos en cada lado de la casa, sillones espaciosos, una barrita, fotos que tapizaban cada rincón de la casa; era como un sueño muy extraño, donde las cosas hacían eco en mi, donde su realidad se asemejaba a la mía en dimensiones diferentes... sólo que no era un sueño.
Al llegar al segundo piso, entrando a la habitación principal, se le llenaron los ojos de lágrimas y entonces me contó: Su marido había fallecido ahí dos años atrás. Por eso ella no dormía en su recamara desde ese día, por eso la puerta estaba cerrada y el segundo piso inutilizado. Porque no podía subir ni dormir en una cama vacía. Eso botó en algo que alguna vez escribí hace ya mucho tiempo y volví a sentir que encajaba conmigo de una forma surrealista que no tenía sentido en mi lógica, pero tenía todo el sentido en el Mundito. Porqué el insomnio me consumió durante mucho tiempo, porque me hacía falta alguien en mi cama, porque me sentía tan sola y porque mi cuerpo no podía (ni puede todavía) encontrar como acomodarse. La abracé sin decir nada, dejando que sus lagrimitas corrieran por mis hombros y sintiendo la pesadez escurrirle por los poros.

De ahí vinieron las historias, sentadas en la sala, bebimos juntas mientras compartíamos anécdotas; de aquí y de allá brotaban los recuerdos, una cosa llevaba a la otra y los temas seguían saliendo. Me contó de como ella y su marido se tatuaron en cada hombro el nombre del otro y orgullosa, se levantó la manga del suéter para mostrar la tinta en su piel gastada. Yo sonreí y le mostré la mía, orgullosa también del significado no tan especial de mi propio garabato. Platicamos de todo y de nada; de su trabajo como voluntaria en el refugio de animales, de mi sueño infantil de tener un refugio auto-sustentable de perros callejeros, de la frágil y utópica fantasía de la felicidad, de relaciones violentas, de fechas difíciles y de épocas mejores donde las cosas eran más sencillas. En algún punto, mientras sostenía un cigarro en su mano, me dijo con lagrimitas en los ojos, que no podía dejar de creer porque la vida se vivía una vez y que sólo una vez llenaría mi cama la persona adecuada, que no permitiese que eso se desvaneciera jamás porque sería al final del camino cuando me diese cuenta de lo fácil de solucionar que habían sido las cosas, y entonces sería demasiado tarde. Cree, me dijo, porque yo lo hice demasiado tarde y lo viví demasiado poco.

Cuando llegó el momento de irnos, me flaquearon las piernitas, le vi el rostro ensombrecer, la plática estaba tan buena y aún quedaba mucha noche por delante; pero no había como discutir, era hora de partir. Me abrazó torpemente y ambas guardamos silencio un momento, disfrutando la cercanía, el calor, la confianza; al separarnos, me tomó de las manos y mirándome a los ojos me dio las gracias por ser la primer desconocida que le duele dejar ir, por la plática, por las risas, por el abrazo y por haber ido a un viaje que no pensaba ir. Que una desconocida te diga que eres una persona magnifica tiene una impresión gigantesca en uno, especialmente cuando sientes, que de verdad te aprecian por estar ahí en el momento adecuado. Cuando tocas la vida de alguien, en un momento de necesidad y puedes significar una diferencia, es entonces que sientes que estas haciendo las cosas bien; es ahí cuando en verdad puedo pensar que los matices nunca han dejado de existir.

La sonrisa se me dibuja, porque entiendo que el mundo aún tiene cosas esperándome, aún queda algo que puedo hacer. Y quiero hacerlo.



I'll stare straight into the sun
And I won't close my eyes
Till I understand or go blind
Stare At The Sun - Thrice

December 16, 2009

Have You Seen Me Lately?

Nov/12/09



This isn't going to be easy.



Hace algunos días vi esta película otra vez. Muchas de las sensaciones que me provocó la primera vez volvieron, evocando de nuevo las memorias que se entretejen bajo mi piel. De nuevo me encontré a mi misma buscando ese apretón de mano que me dijera que todo estaba bien cuando el niño ciego habla de suerte; porque el mundo es tan frío a veces, porque las cosas se sienten tan grandes, porque sobre mis hombros hay tanta impotencia... Pero también llenó mi corazón de nostalgia, inyectando de nuevo ese suero de imaginación, donde me siento a preguntarme porque no pude hacerle creer también. Porque si las cosas se pueden creer, porque si nuestras circunstancias no eran tan terribles, porque si queríamos hacerlo, porque si nunca perdí la fe, porque si el sueño existe... ¿porque no?

Al igual que la película, yo también alguna vez dije, escápate conmigo. Por más estúpido que eso sea ante el mundo, por más irracional que sea para todos, yo lo quería. Quería batallar, quería vivir en un cuartucho, quería ir en contra del precepto "normal" de una casa grande, con un perro, un montón de estupideces y cosas inútiles con que uno llena sus casas. Quería despertar apretada en una camita pequeña, con mis piernas entre las suyas, con frío tal vez, con hambre... pero ahí, en un espacio propio, en nuestro espacio. Quería tener que dividir el gasto entre lo importante y lo esencial, que me dijeran a veces que no se podía esto o aquello. Quería decirle al mundo que se fuera al diablo, que me levantaría como leona y defendería eso que anhelábamos mientras veíamos el amanecer de nuevo. Quería que siguiera sus sueños, quería seguir los míos y dejar que la vida nos condujera por el camino que debíamos seguir. Porque podíamos, porque creía en eso, porque creía en esa persona tanto...
La vida no es una película, me dijo, cuando llorando, le pedí que creyera en trabajar por aquello que nos hacia felices. La gente no vive de eso, ya madura.




Yeah you got a piece of me,
but it's just a little piece of me.



Y mis castillos se derrumbaron; esas torres de cristal que había construido con tanto esmero, esa fortaleza donde ocultaba mi corazón, cayó a mi alrededor convertido en grandes y filosas astillas, que rasgaron lo poco de idealista que creía tener en mí. Mi corazón de niña de palo se encerró, las cosas perdieron sentido al punto de caer en la nada. Porque me dolía su muerte, porque me dolía el perderle y porque creía en pelear por lo que uno anhela... me aventé a las balas, esperando demostrar con eso algo que jamás tuvo que haberse puesto en tela de juicio.
Algo que jamás debió dudar.

Querer demostrarle algo a alguien que no quiere ver, me convirtió en una persona ciega y sorda; sin poder ni ver el mundo afuera ni escuchar a aquellos que me pedían, by all means, que volviera a caminar derecha, que abriera mis ojos a un mundo que tenía tantas cosas que darme. A mi puerta se formaron las personas, aquellas a quienes nunca esperé y con quienes estoy más allá de agradecida, con pancartas de adelante y panquesitos de chocolate para compartir. Pero no era suficiente, no era aquello decía yo, justificando con eso mi ceguera y mi necedad de seguir estrellándome en un muro que ya no existía. ¿Porque si yo podía creer, a pesar de todo y nada, porque esa persona no? No entendía que las cosas eran como cantaba Unkle Bob, I see you, you see me... differently; no entendía que no puedes cambiar la perspectiva de una persona. No entendía que estaba ciclada.

I remember me.
And all the little things that make up a memory.


Es extraño cuando despiertas un día y al levantarte, te das cuenta que la que se levanta ya no eres tú. Que eres una especie de remedo de persona, los trapos que quedan de quien alguna vez fuiste. Esa triste imagen que ves en el espejo todas las mañanas mientras tratas de convencerte a ti misma de que no te ves tan mal, esa que te devuelve la sonrisa a medias, no es nadie más sino tu; o por lo menos, el espectro de lo que solías ser. Descubres de pronto como tus hábitos han cambiado, como tu cuerpo ha cambiado... y eres la última en darte cuenta.
Yo desperté un día para encontrar un rostro cansado que me miraba fijamente en el espejo; bolsas bajo los ojos, la piel áspera, el cabello enmarañado y unos cuantos kilos menos, esa era la figura que me miraba tras el delgado cristal. Amanecí entendiendo, por fin, que había perdido todo, inclusive a mi misma, porque había dejado que las cosas se me salieran de las manos. Por que había corrido cuando no tenía que hacerlo y porque había luchado cuando ya no había porque hacerlo. Me había convertido en presa de todos mis miedos, y por ellos, había permitido que mis castillos cayeran. Que no sólo había existido duda de su lado, sino también del mío; porque siempre temí no ser aquello, porque siempre pensé que todo terminaría.
Entonces odié a mi reflejo, por ser la imagen viva de una yo cobarde y maltrecha.



Pero no me culpo, ni culpo a nadie ya. No apunto con mi dedo pequeñito a nadie, porque no hay nadie a quien apuntar. Las cosas pasan como deben pasar, y son, como deben ser. He aprendido mucho, he visto mucho, he hecho mucho, en todo este tiempo que he pasado convertida en un harapo; he entendido cosas que no podía hacer antes y he aceptado algunas otras que jamás podré entender. Me conozco más hoy de lo que lo hacía ayer.
Y por eso, por todo eso, doy gracias por tantos malos pasos.

Porque, sin importar todo lo que el mundo pueda decir al respecto, hoy quien soy.


Can you tell me,
One thing you remember about me?
Have You Seen Me Lately - Counting Crows


Just one thing.

Notas de la Repostera

Hace algún tiempo, escribí sobre algunos posts que tenía sin publicar, textos que están cargados de todo eso que en su momento traje encima, de situaciones que me hacen desahogarme de la única manera que sé; pues, esta semana he publicado el primero, y creo que continuaré haciéndolo hasta sacar todos los que quedan, pobrecitos textos huerfanitos que no han visto la luz. Para sacar lo viejo antes de que termine el año. Por que los escribí por algo, por que no borro textos ni los modifico una vez publicados y porque quiero y puedo.

Amén.

December 10, 2009

Drivelish Thoughts

It doesn't hurt me.
You wanna feel how it feels?
You wanna know, know that it doesn't hurt me?
You wanna hear about the deal I'm making?
You be running up that hill
You and me be running up that hill



La gente piensa que siempre que sonrío es porque estoy feliz, lo que no saben, es que yo siempre sonrío, aunque por dentro sienta que se me desgarran las entrañas, aunque lo único en lo que pueda pensar es en doblar las rodillas y caer al suelo como madera vieja. Yo sigo sonriendo.
Las personas piensan que las cosas no pueden afectarme, que no me dañan, porque soy descuidada y distraída, que porque vivo en mi mundito significa que no me importa el otro, el real; que los comentarios se me resbalan, que las personas me son indiferentes, que el mundo es para mi una pelota rosa que rebota entre nubes blancas. Que estupidez. Lo que no piensan es que tal vez vivo en mi mundo, en este pequeñito y rasgado mundo, porque a veces no puedo con las situaciones. Que escojo distraerme, porque no quiero romper a llorar cada vez que recibo una patada en el estómago y prefiero desconectarme unos momentos, para tratar de salvaguardar lo poco de humanidad que no me ha sido arrebatado. Aquellas pequeñas dosis de mi persona que todavía valen algo. Esa yo pequeñita que se oculta bajo capas de piel quemada, pidiendo al señor barbudo que vive en el cielo, que le dé fuerzas para seguir aguantando cada vez que escucha de los labios de las personas que ama, lo inútil de su existencia y lo débil de su carácter.

Quienes me conocen saben que a menudo mi mirada se pierde en el horizonte, o se queda fija mirando algo que realmente no estoy mirando; porque ya no estoy ahí, ya no formo parte de la conversación o del momento, estoy en otra parte, en mi mundito. Perdida entre recuerdos, entre destellos de vidas que ya no vivo; nadando en un mar de sensaciones apiladas en el desván de mi memoria, recordadas constantemente por una piel que no olvida. Creando cadenas de pensamiento que no terminan, que parten de A, pasan por Ω y terminan en .
Es como salir de un trance, cuando vuelvo a la realidad, excusándome ante las personas por mi falta de atención, culpando al sueño o a alguna trivialidad, sin revelar realmente el motivo de mi repentino silencio. Porque la gente no entiende, porque esconderme en mi mundito no cambia nada, no me protege realmente de nada, sólo aminora las cosas a ratos, a momentos, permitiéndome seguir caminando por un camino que no entiendo, haciendo pensar a la gente que estoy loca y dándome espacio para tomar aire antes de zambullirme de nuevo en esto que llaman realidad.

Me preguntaron hoy que si cambiaría algo de mi vida, que si preferiría ser alguien más; claro que lo haría, claro que prefiero ser otra persona. Alguien completo, alguien sin tantas fallas, alguien que no se rompa cuando las cosas caen encima; una persona cuyo templo no haya sido saqueado por una vida sedienta de sangre, por una humanidad deseosa de crucificar todo aquello que sea diferente. Dicen que uno elige sus situaciones antes de venir al mundo, que es un aprendizaje que debes vivir para que pueda prevalecer en aquella parte inmortal de cada persona. Que vienes a encontrarte una y otra vez con aquellos problemas que no pudiste resolver en tus vidas pasadas, como escalones que debes superar, vas repitiendo ciclos hasta que has aprendido aquello que te hace falta.
Dicen puras estupideces. Yo no creo en nada. Ya no.

Si pudiera cambiar lugares, si pudiera ser alguien más... sería muchas otras personas, quien sea menos yo, quien sea menos este remedo de humano, esta intrusa en la vida de tantas personas. Sería alguien que tuviese algo que dejarle al mundo; algo que trascendiera más allá de las simples fronteras mortales del tiempo y espacio, que hiciera eco en el universo, una persona valiente, que no permitiese que su templo se le viniera encima, que no dejara que le saquearan su torre.


And if I only could,
Make a deal with God,
And get him to swap our places,
Be running up that road,
Be running up that hill,
Be running up that building.
If I only could, oh...


Aunque sea por un momento, aunque sea sólo una vez, quisiera despertar siendo otra persona, saber que se siente estar en otro lugar, en otros zapatos; unos no tan gastados de tanto caminar sin sentido. Aunque sea por un momento...

Ser ella.
Esa parte de ti que se perdió en el tiempo, esa a quien jamás dejarás de extrañar, aquella a quien le pidieras que pasara una y mil vidas contigo. Esa a quien jamás sabré reemplazar. Aquella entrada en el libro de tu vida que marca la pauta para como se escribe tu historia, la que relees constantemente antes de irte a dormir, esperando que tus sueños te lleven allá de nuevo. Ser esa persona que te regala sonrisas sin tratar, esa que te roba el aliento a momentos, en destellos de piel que se muestran sin querer, la que hace que tus poros exhalen amor cada mañana cuando despiertas desnudo entre sus brazos. La que hace que pidas al cielo cada noche, más vida para vivirla con ella, más horas en tu día para disfrutarlas a su lado, por los días se te hacen tan cortos... Aquella con quien leyeras comics en el jardín, entre la hojarasca naranja que pinta con sus distintos matices el suelo donde nos sentaríamos. Esa con quien vieras el cerro en las mañanas cuando te despide con un beso antes de irte a trabajar, con quien caminar en las tardes bajo las arboledas de algún parque cercano paseando a uno de los mil perros que adoptamos de la calle, ése que te querría más a ti que a mí. A quien llamaras cuando salieras de viaje, esperando escuchar su voz al otro lado de la línea para poder dormirte hablando; a quien le contaras tus aventuras ñoñas y tus situaciones extrañas, para que riera contigo de cosas que tal vez no tienen gracia para nadie pero que nos arrancan sonrisas a carcajadas a nosotros.

La estrellita en tu camino, los sueños que te llenan, esas grandes cosas y esas pequeñas cosas que te hacen el día, que te arrancan sonrisas de la nada al pensarlas y hacen creer a la gente que estas loco porque sonríes sin razón alguna. La ilusión de la confianza que crece en tu pecho, la mano amiga que te ayuda a levantarte, la compañera de viaje con quien ves el mundo.

Caminar contigo, volar contigo; a un mundo que sólo conoces cuando mi piel te lleva hasta allá, para que de nueva cuenta, puedas ver las estrellas en el cielo.


You don't want to hurt me,
But see how deep the bullet lies.
Unaware that I'm tearing you asunder.
There is thunder in our hearts, baby.
So much hate for the ones we love?
Tell me, we both matter, don't we?


O ella.
Ser esa hija que tanto amas, esa que esperaste con ansías durante meses, contemplando tu vientre blanco, sintiendo su pequeñito corazón crecer dentro de ti. Aquella a quien nombraste como fuiste nombrada tu, y, como tu madre antes que eso. Esa persona a quien puedes entender y escuchar, con quien puedes ser madre al tiempo que eres amiga; aquella que nunca te ha decepcionado, que jamás ha convertido tu dicha en coraje, esa quien jamás ha necesitado esforzarse por tu aprobación o tu cariño. Podrías entonces abrazarme como si no me odiaras, como si no fuera un esfuerzo sobrehumano mantener contacto visual conmigo; no habría motivos para esa furia en tus ojos cansados, porque entonces ya no sería una vergüenza llevar el mismo apellido. No existirían en mi mente destellos de noches fuera de casa, de caminar en la noche buscando refugio entre callejuelas desiertas de un pueblo que pretende ser ciudad, mientras cargo piedras en los bolsillos por el terror que me recorre la espalda. No sería débil de carácter, ni me faltarían fuerzas para hacer las cosas, porque estarías ahí tras cada caída para sostener mi cuerpo cansado, para darme palabras de aliento y mostrar tu apoyo. Sería amada por ti y dichosa ante todos; estaría un poco más entera y sería tal vez un poco más valiente, pues no existirían aquellas cicatrices que me hacen temerosa, que me hacen bajar la mirada ante tantas cosas. Me amarías finalmente, como yo te amo a ti, como lo he hecho desde que me trajiste al mundo y como lo voy a hacer hasta el día que mi cuerpo podrido sea alimento de gusanos.


Si tan sólo pudiera...



If I only could, be running up that hill.
Running Up That Hill - Placebo

December 7, 2009

IJLL

Es triste que una persona en quien confiaste tanto, dejé que los celos la cieguen y use su boca para lastimar; es triste que hable de cosas que no debe y no entiende porque no puede controlar su coraje... pero es aún más triste que no se siente a preguntarse porque siente ese coraje o tratar de entender que lo provoca y que sólo actúe en favor de su estupidez, victimizando cada acción, convirtiendo cada pequeño detalle en una monstruosidad.
Utilizando situaciones que en algún punto le fueron confiadas, esta hurgando entre las comisuras de mi quebrada persona, buscando donde picar, donde dejar el cuchillo encajado... para que su rabia y dolor sean compartidos. Justificando sus acciones con la leyenda de, te lo digo antes de que te vuelvas a equivocar.

Nunca abrí la boca para quejarme de tus pendejadas, por que supuse tendrías tus razones, porque supuse que eran tus situaciones las que te orillaban a eso; pero hoy, tras leer tus pretextos para las puñaladas, tras procesar una y otra vez aquellos reclamos insensatos... caigo en la triste conclusión de que permites que tus celos saquen lo mejor de ti, que jamás fuiste directa con las cosas, que tienes el descaro de decir que "trataste todo"...

Basura.
La cosas se dicen en la cara y de frente. No con mamaditas.


Chinga tu madre, con todo respeto.

December 4, 2009

Gallito



I like to make myself believe
That planet Earth turns slowly...


Soy bien rara. Ya sé, ni me digas. Siempre lo he sabido.
Pero no importa tanto, una vez que te acostumbras al circo, a los payasos y a las palomitas regadas bajo las tablas que la hacen de gradas, las demás cosas dejan de tener el sentido o el peso que solían, para ser un elemento más de la extrañeza del día a día.

Pero entre mis malabaristas y mis chihuahas entrenados, a veces me siento sola en la pista a pensar cosas, muchas y variadas; analizo mis días, mis momentos, para que cada uno sea especial, para encontrar los elementos que lo hacen distinto a los demás.
Hoy sólo pienso en una cosa.

Estoy agradecida.
Porque me regalas días, porque me regalas sonrisas, porque tu rosa preciosa, por tu compañía, por haberte encontrado, por tu amistad, por tu cariño, por tus malos chistes y tus baches en el camino, por hacer tu llanta cuadrada, por los hippies, los cafés, las pláticas, por mi visita al zoologico, por las sonrisas que me robas, por las que aún no llegan, por dejarme manejar, por tus amigas que son bien simpáticas, por tu mano siempre presta... por todo y por ti.

Te quiero.

December 3, 2009

Pre-Christmas Grinchness


Me preguntas que si que quiero para Navidad, bah, como si la fecha fuera en lo más mínimo de mi agrado. Como si me dieran ganas de hacer algo ese día, otro que sepultarme bajo mis cobijas o beber tinto hasta desmayarme con una caja de blacks a un lado mientras espero a que los roedores navideños hagan su cena feliz con mi cuerpo briago. Pones tu cara de perrito y tratas de sermonearme, que la familia, que los amigos, que acá, que allá...
Sólo tengo algo que decir al respecto: bah.
Si, soy una grinch, ¿y qué? Si tu fueras yo, serías igual.
Insistes.
Diciendo que lo haga por ti, que piense en cuantas ganas tienes de pasar Navidad conmigo, que por algo las cosas han sucedido así... pero no entiendes, y no puedo hacerlo más simple que esto:

No . me . gusta . Navidad.


Sólo hay dos días en todo el calendario que no me gustan, sólo son dos los días donde quiero hundir mi cabeza en el fango un rato o beber hasta perder la conciencia. Uno es Navidad, y el otro... de ése ya no quiero hablar, ya escribí de aquello en otro post, hoy no estoy para eso.
Mis deseos navideños son nulos este año.

Quita ya tu cara de perrito, ya dije que no. Deja de mirarme así, esto es chantaje, lo sabes, y te encanta. Muy en tu papel, insinúas que debe haber algo que espere para esa fecha, algo que quisiera que el gordo de rojo me trajera. No, cree cuando te digo que no te sueño a ti envuelto en celofán. Tampoco. Nadie que se tenga un poco de respeto sueña con un tatuaje de los Chargers, tu no cuentas, obviamente no te tienes respeto. Además, ya hay tinta en mi espalda y por el momento esta bien así.

Me preguntas por mi color favorito. Pff... No te rindes ¿o sí? Sigh.
Si estas tan decidido a que haya algo que me alegre, o tan necio a que algo que me guste llegué en Navidad, aquí esta esto, y lo puedes encontrar acá. Aunque, irónicamente, no podrías dármelo para Navidad, porque aún no sale.

Así que, touché.